tag:blogger.com,1999:blog-87332128206645434772021-12-27T03:45:19.650-06:00Aprendiendo a andar en biciInsensatez universal en un par de ruedasDarinka Rodríguezhttp://www.blogger.com/profile/12652180934668954358noreply@blogger.comBlogger71125tag:blogger.com,1999:blog-8733212820664543477.post-26572046994509034842017-11-21T23:36:00.000-06:002017-11-22T00:06:26.422-06:00Corrí un Gran Fondo de 100 km en una bicicleta plegable <div dir="ltr" style="line-height: 1.38; margin-bottom: 0pt; margin-top: 0pt;"><span style="background-color: transparent; color: black; font-family: &quot;arial&quot;; font-size: 11pt; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: 400; text-decoration: none; vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;">Lo hice, aunque los compañeros ciclistas me veían con una expresión entre asombro, espanto, burla y respeto. Pero voy a empezar desde el inicio, es decir, en el </span><span style="background-color: transparent; color: black; font-family: &quot;arial&quot;; font-size: 11pt; font-style: italic; font-variant: normal; font-weight: 400; text-decoration: none; vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;">big-bang</span><span style="background-color: transparent; color: black; font-family: &quot;arial&quot;; font-size: 11pt; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: 400; text-decoration: none; vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;"> de esta historia de equilibrios y necedades. </span></div><b id="docs-internal-guid-4279deac-e21f-5b57-395e-3ca0c8f37170" style="font-weight: normal;"><br /></b><br /><table align="center" cellpadding="0" cellspacing="0" class="tr-caption-container" style="margin-left: auto; margin-right: auto; text-align: center;"><tbody><tr><td style="text-align: center;"><a href="https://4.bp.blogspot.com/-i9sGywKOmGk/WhUGjecRfdI/AAAAAAAAGIo/VwWzqF8pRG0Ai2MimKQZyWDOL19t7xuagCLcBGAs/s1600/unnamed%2B%25284%2529.jpg" imageanchor="1" style="margin-left: auto; margin-right: auto;"><img border="0" data-original-height="1600" data-original-width="1203" height="400" src="https://4.bp.blogspot.com/-i9sGywKOmGk/WhUGjecRfdI/AAAAAAAAGIo/VwWzqF8pRG0Ai2MimKQZyWDOL19t7xuagCLcBGAs/s400/unnamed%2B%25284%2529.jpg" width="300" /></a></td></tr><tr><td class="tr-caption" style="text-align: center;">Darinka Rodríguez y su medalla del Gran Fondo MX 2017</td></tr></tbody></table><table align="center" cellpadding="0" cellspacing="0" class="tr-caption-container" style="margin-left: auto; margin-right: auto; text-align: center;"><tbody><tr><td style="text-align: center;"><img border="0" data-original-height="1600" data-original-width="1200" height="400" src="https://3.bp.blogspot.com/-9BydApeOv1I/WhUGqJkc6CI/AAAAAAAAGIs/UkPsWK0rKrIZAbiEb-2T2VIzan1tNz6QACLcBGAs/s400/unnamed%2B%25283%2529.jpg" style="margin-left: auto; margin-right: auto;" width="300" /></td></tr><tr><td class="tr-caption" style="text-align: center;">Nótese que el casco ya está en el suelo</td></tr></tbody></table><div class="separator" style="clear: both; text-align: center;"><a href="https://3.bp.blogspot.com/-9BydApeOv1I/WhUGqJkc6CI/AAAAAAAAGIs/UkPsWK0rKrIZAbiEb-2T2VIzan1tNz6QACLcBGAs/s1600/unnamed%2B%25283%2529.jpg" imageanchor="1" style="margin-left: 1em; margin-right: 1em;"></a><br /></div><a href="https://3.bp.blogspot.com/-9BydApeOv1I/WhUGqJkc6CI/AAAAAAAAGIs/UkPsWK0rKrIZAbiEb-2T2VIzan1tNz6QACLcBGAs/s1600/unnamed%2B%25283%2529.jpg" imageanchor="1" style="margin-left: 1em; margin-right: 1em;"></a><br /><div dir="ltr" style="line-height: 1.38; margin-bottom: 0pt; margin-top: 0pt;"><span style="font-family: &quot;arial&quot;; font-size: 11pt; white-space: pre-wrap;">Yo no supe andar en bicicleta hasta que no cumplí 21 años y fue eso lo que me hizo la apasionada que soy de movilidad y de bicis: fue mi primera terquedad, aprender a destiempo. Tengo libros sobre ciclismo urbano y profesional, además de ser la feliz propietaria de tres <i>biclas</i> que me han llevado a lugares donde el pensamiento vuela y otros donde no hay caminos amables para andar. </span></div><b style="font-weight: normal;"><br /></b><br /><div dir="ltr" style="line-height: 1.38; margin-bottom: 0pt; margin-top: 0pt;"><span style="background-color: transparent; color: black; font-family: &quot;arial&quot;; font-size: 11pt; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: 400; text-decoration: none; vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;">Me volví una apasionada de un instrumento tan bello como poético, y hoy en día soy lo suficientemente afortunada como para ir a mi trabajo todos los días en alguna de mis dos bicis, ambas me fueron obsequiadas en su momento por la persona que más me quería y hace un par de años perdí mi bicicleta de montaña, la única que yo me compré. </span></div><b style="font-weight: normal;"><br /></b><br /><div dir="ltr" style="line-height: 1.38; margin-bottom: 0pt; margin-top: 0pt;"><span style="background-color: transparent; color: black; font-family: &quot;arial&quot;; font-size: 11pt; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: 400; text-decoration: none; vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;">Tener una bici de características idóneas para un suave rodar </span><a href="http://www.eluniversal.com.mx/metropoli/edomex/bici-de-adolfo-lagos-cuesta-200-mil-pesos" style="text-decoration: none;"><span style="background-color: transparent; color: #1155cc; font-family: &quot;arial&quot;; font-size: 11pt; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: 400; text-decoration: underline; vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;">no es nada barato</span></a><span style="background-color: transparent; color: black; font-family: &quot;arial&quot;; font-size: 11pt; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: 400; text-decoration: none; vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;">, así que me he mantenido muy cómoda con mis dos aparatitos. Actualmente poseo un armatoste </span><span style="background-color: transparent; color: black; font-family: &quot;arial&quot;; font-size: 11pt; font-style: italic; font-variant: normal; font-weight: 400; text-decoration: none; vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;">vintage</span><span style="background-color: transparent; color: black; font-family: &quot;arial&quot;; font-size: 11pt; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: 400; text-decoration: none; vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;"> que pesa como 13 kilos y donde es difícil andar cuesta arriba. La bici plegable modelo Napoles siempre resulta mucho más ligera para cualquier camino y es la que casi siempre escojo para trayectos largos. </span></div><b style="font-weight: normal;"><br /></b><br /><table align="center" cellpadding="0" cellspacing="0" class="tr-caption-container" style="margin-left: auto; margin-right: auto; text-align: center;"><tbody><tr><td style="text-align: center;"><a href="https://2.bp.blogspot.com/--folvM4-GQA/WhUHtpfhtrI/AAAAAAAAGI0/XY1lRFQhJDoY6XS7QjfnMpTrMOBmCe3IwCLcBGAs/s1600/cletopatra.jpg" imageanchor="1" style="margin-left: auto; margin-right: auto;"><img border="0" data-original-height="720" data-original-width="960" height="240" src="https://2.bp.blogspot.com/--folvM4-GQA/WhUHtpfhtrI/AAAAAAAAGI0/XY1lRFQhJDoY6XS7QjfnMpTrMOBmCe3IwCLcBGAs/s320/cletopatra.jpg" width="320" /></a></td></tr><tr><td class="tr-caption" style="text-align: center;">Aquí rodando en mi bici vintage en febrero de 2011</td></tr></tbody></table><br /><table align="center" cellpadding="0" cellspacing="0" class="tr-caption-container" style="margin-left: auto; margin-right: auto; text-align: center;"><tbody><tr><td style="text-align: center;"><a href="https://1.bp.blogspot.com/-n5vPkMAy2YM/WhUH1qsKplI/AAAAAAAAGI4/thR-gIsCkVIsuv8iEma3MN03e5ijlJdIQCLcBGAs/s1600/unnamed%2B%25286%2529.jpg" imageanchor="1" style="margin-left: auto; margin-right: auto;"><img border="0" data-original-height="1600" data-original-width="1200" height="320" src="https://1.bp.blogspot.com/-n5vPkMAy2YM/WhUH1qsKplI/AAAAAAAAGI4/thR-gIsCkVIsuv8iEma3MN03e5ijlJdIQCLcBGAs/s320/unnamed%2B%25286%2529.jpg" width="240" /></a></td></tr><tr><td class="tr-caption" style="text-align: center;">Esta es mi bici plegable lista para el Gran Fondo 2017</td></tr></tbody></table><div dir="ltr" style="line-height: 1.38; margin-bottom: 0pt; margin-top: 0pt;"><br /></div><div dir="ltr" style="line-height: 1.38; margin-bottom: 0pt; margin-top: 0pt;"><span style="background-color: transparent; color: black; font-family: &quot;arial&quot;; font-size: 11pt; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: 400; text-decoration: none; vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;">Este año me inscribí al Gran Fondo que organiza </span><a href="http://www.ciclismoparatodos.com.mx/inicio/" style="text-decoration: none;"><span style="background-color: transparent; color: #1155cc; font-family: &quot;arial&quot;; font-size: 11pt; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: 400; text-decoration: underline; vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;">Ciclismo para Todos</span></a><span style="background-color: transparent; color: black; font-family: &quot;arial&quot;; font-size: 11pt; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: 400; text-decoration: none; vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;"> a sabiendas de que no tengo un vehículo adecuado para andar los 100 kilómetros de la categoría en la que me anoté. Incluso pensaba en rodar los 120 km, pero se me hizo una barbaridad con la </span><span style="background-color: transparent; color: black; font-family: &quot;arial&quot;; font-size: 11pt; font-weight: 400; text-decoration: none; vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;"><i>chiqui</i></span><span style="background-color: transparent; color: black; font-family: &quot;arial&quot;; font-size: 11pt; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: 400; text-decoration: none; vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;">-bici, mientras que 60 km me los ando cualquier domingo en el ciclotón de la ciudad (no es por presumir, por cierto). </span></div><b style="font-weight: normal;"><br /></b><br /><div dir="ltr" style="line-height: 1.38; margin-bottom: 0pt; margin-top: 0pt;"><span style="background-color: transparent; color: black; font-family: &quot;arial&quot;; font-size: 11pt; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: 400; text-decoration: none; vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;">Cien kilómetros era la distancia que necesitaba para desafiarme a mí misma. Pensar en llegar en los tres primeros lugares era un disparate y ya ni hablemos de figurar en el Top 10. Lo único que quería era andar ese largo largo trayecto en mi bici plegable. El año pasado el trayecto se me hizo corto: Miguel me había prestado su preciosa y ligerísima Fixed, pero se nos hizo fácil y nos cerraron la vialidad antes de tiempo, por lo que apenas anduvimos unos 80 kilómetros. </span></div><b style="font-weight: normal;"><br /></b><br /><div dir="ltr" style="line-height: 1.38; margin-bottom: 0pt; margin-top: 0pt;"><span style="background-color: transparent; color: black; font-family: &quot;arial&quot;; font-size: 11pt; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: 400; text-decoration: none; vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;">Este año no pedí ninguna bicicleta prestada. Así que éramos mi plegable y yo para enfrentar esos 100 kilómetros. </span></div><br /><table align="center" cellpadding="0" cellspacing="0" class="tr-caption-container" style="margin-left: auto; margin-right: auto; text-align: center;"><tbody><tr><td style="text-align: center;"><a href="https://2.bp.blogspot.com/-2Zuis1yh85E/WhUIxpJCLJI/AAAAAAAAGJA/G9_OfKcCSZwgQ2tcGJvNH-QLwxzFNo69ACLcBGAs/s1600/unnamed%2B%25281%2529.jpg" imageanchor="1" style="margin-left: auto; margin-right: auto;"><img border="0" data-original-height="1600" data-original-width="1203" height="320" src="https://2.bp.blogspot.com/-2Zuis1yh85E/WhUIxpJCLJI/AAAAAAAAGJA/G9_OfKcCSZwgQ2tcGJvNH-QLwxzFNo69ACLcBGAs/s320/unnamed%2B%25281%2529.jpg" width="240" /></a></td></tr><tr><td class="tr-caption" style="text-align: center;">¿No se notan las ojeras, verdad?</td></tr></tbody></table><b style="font-weight: normal;"><br /></b><br /><div dir="ltr" style="line-height: 1.38; margin-bottom: 0pt; margin-top: 0pt;"><span style="background-color: transparent; color: black; font-family: &quot;arial&quot;; font-size: 11pt; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: 400; text-decoration: none; vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;">En punto de las seis de la mañana ya me encontraba en la línea de salida de la categoría de 100K. No estaba en la vanguardia, desde luego, porque habría sido una osadía, pero me podían ver haciendo mis estiramientos y tratando de calentar lo que más pude aunque los 8 grados centígrados de temperatura ambiente a esa hora lo hacían difícil. </span></div><b style="font-weight: normal;"><br /></b><br /><div dir="ltr" style="line-height: 1.38; margin-bottom: 0pt; margin-top: 0pt;"><span style="background-color: transparent; color: black; font-family: &quot;arial&quot;; font-size: 11pt; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: 400; text-decoration: none; vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;">Uno de los participantes me cuestionó: “¿</span><span style="background-color: transparent; color: black; font-family: &quot;arial&quot;; font-size: 11pt; font-style: italic; font-variant: normal; font-weight: 400; text-decoration: none; vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;">Esa</span><span style="background-color: transparent; color: black; font-family: &quot;arial&quot;; font-size: 11pt; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: 400; text-decoration: none; vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;"> es la bici que vas a usar?” Pues sí, me pareció obvio decirle que sí, era ESA la bici que iba a usar. Luego me preguntó si ya había hecho un Gran Fondo anteriormente, respuesta que ya conocen. Me deseó suerte como otra decena de ciclistas a lo largo del camino.</span><br /><table align="center" cellpadding="0" cellspacing="0" class="tr-caption-container" style="margin-left: auto; margin-right: auto; text-align: center;"><tbody><tr><td style="text-align: center;"><a href="https://2.bp.blogspot.com/-Jcw_wABumok/WhUJQrME2EI/AAAAAAAAGJI/LMaSdA_aNYUncAgKfETJszZAAHT4nx5WACLcBGAs/s1600/GranFondo01.jpg" imageanchor="1" style="margin-left: auto; margin-right: auto;"><img border="0" data-original-height="720" data-original-width="960" height="240" src="https://2.bp.blogspot.com/-Jcw_wABumok/WhUJQrME2EI/AAAAAAAAGJI/LMaSdA_aNYUncAgKfETJszZAAHT4nx5WACLcBGAs/s320/GranFondo01.jpg" width="320" /></a></td></tr><tr><td class="tr-caption" style="text-align: center;">Nótese la diferencia de bicicleta</td></tr></tbody></table><span style="font-family: &quot;arial&quot;; font-size: 11pt; white-space: pre-wrap;">Pasadas las seis y media de la mañana, organizadores y miembros del gobierno de la CDMX dieron el banderazo de salida. Primero salieron los que recorrerían los 120 kilómetros y luego mi grupo. Salí con el corazón dándome tumbos de la emoción. Los primeros 5 kilómetros fueron los más sencillos y del kilómetro 15 al 20 me vino en síndrome de ciclista fumador, con mocos y tos por todos lados. </span><br /><span style="font-family: &quot;arial&quot;; font-size: 11pt; white-space: pre-wrap;"><br /></span></div><div dir="ltr" style="line-height: 1.38; margin-bottom: 0pt; margin-top: 0pt;"><span style="background-color: transparent; color: black; font-family: &quot;arial&quot;; font-size: 11pt; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: 400; text-decoration: none; vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;">Del kilómetro 20 al 50 fueron pura incertidumbre. Cuando tienes un camino tan largo por recorrer y no llevas compañía, no hay otro remedio que la meditación: </span><span style="background-color: transparent; color: black; font-family: &quot;arial&quot;; font-size: 11pt; font-style: italic; font-variant: normal; font-weight: 400; text-decoration: none; vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;">por qué estoy haciendo esto, qué es lo que quiero demostrar metiéndome en esta carrera, en qué estaba pensando cuando me inscribí aunque no tengo una bicicleta para correr esas distancias</span><span style="background-color: transparent; color: black; font-family: &quot;arial&quot;; font-size: 11pt; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: 400; text-decoration: none; vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;"> y otras miles de funestas sentencias.</span></div><b style="font-weight: normal;"><br /></b><br /><div dir="ltr" style="line-height: 1.38; margin-bottom: 0pt; margin-top: 0pt;"><span style="background-color: transparent; color: black; font-family: &quot;arial&quot;; font-size: 11pt; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: 400; text-decoration: none; vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;">Los pensamientos se hacían cada vez más agudos en la medida que otros ciclistas venían a hacer comentarios de mi Napoles plegable: “mis respetos”, “qué valor”, “wow, con esa bici”, decían algunos. Cuando llegamos a la altura del camino previo a subirnos al segundo piso del Periférico me tomé mi primer descanso en el punto de hidratación.</span></div><b style="font-weight: normal;"><br /></b><br /><div dir="ltr" style="line-height: 1.38; margin-bottom: 0pt; margin-top: 0pt;"><span style="background-color: transparent; color: black; font-family: &quot;arial&quot;; font-size: 11pt; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: 400; text-decoration: none; vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;">Fueron apenas unos tres minutos para tomar líquidos, un poco de fruta y contemplar a todos los participantes tan bien armados con sus bicicletas, sus trajes de ciclista, sus barras energéticas y bebidas hechas para deportistas. Y yo me veía a mí misma tan ridícula: con mis licras de tianguis y mis tenis normales que me habían regalado. Lo único decente que traía puesto era el casco y ni eso, que yo uso un casco más bien urbano y no uno de esos aerodinámicos que usa la banda profesional. </span></div><b style="font-weight: normal;"><br /></b><br /><div dir="ltr" style="line-height: 1.38; margin-bottom: 0pt; margin-top: 0pt;"><span style="background-color: transparent; color: black; font-family: &quot;arial&quot;; font-size: 11pt; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: 400; text-decoration: none; vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;">No quise perder tiempo y seguí adelante. Naturalmente las subidas fueron lo más pesado de ese día. Incorporarse al segundo piso del periférico fue un triunfo en sí y el trayecto que va de Mundo E a Plaza Satélite tiene una infame inclinación que quita el aliento y te hace ir cada vez más lento. Hasta entonces había rodado a una velocidad promedio de 24 kilómetros por hora, </span><a href="https://www.strava.com/?hl=es" style="text-decoration: none;"><span style="background-color: transparent; color: #1155cc; font-family: &quot;arial&quot;; font-size: 11pt; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: 400; text-decoration: underline; vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;">según Strava</span></a><span style="background-color: transparent; color: black; font-family: &quot;arial&quot;; font-size: 11pt; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: 400; text-decoration: none; vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;">.</span></div><b style="font-weight: normal;"><br /></b><br /><div dir="ltr" style="line-height: 1.38; margin-bottom: 0pt; margin-top: 0pt;"><span style="background-color: transparent; color: black; font-family: &quot;arial&quot;; font-size: 11pt; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: 400; text-decoration: none; vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;">Del kilómetro 50 al 70 todo fue obstinación, porque las miradas de otros ciclistas iban del asombro a la conmiseración. Los tramos empinados empezaron a bajar mi velocidad, pero mi pensamiento entonces era un impulsivo coraje que me obligaba a andar a pesar de que las piernas me respondían cada vez menos. Lo de la respiración ya había quedado superado mucho muy atrás, pero no la capacidad de mis piernas, que estaba en juego. Ya sólo me hacía falta que un calambre le fuera a dar al traste a la competencia.</span></div><b style="font-weight: normal;"><br /></b><br /><div dir="ltr" style="line-height: 1.38; margin-bottom: 0pt; margin-top: 0pt;"><span style="background-color: transparent; color: black; font-family: &quot;arial&quot;; font-size: 11pt; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: 400; text-decoration: none; vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;">Después del kilómetro 70 pensé en mí como una sobreviviente. Unos kilómetros antes, un ciclista con una bicicleta envidiable me había obsequiado un chocolate diciéndome que me ayudaría más adelante. Cuánta razón tuvo: por ahí del kilómetro 68, ya estando en el tramo cercano al sur de Periférico, me comí la barrita que me dio un impulso adicional para el resto de la carrera. </span><br /><span style="background-color: transparent; color: black; font-family: &quot;arial&quot;; font-size: 11pt; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: 400; text-decoration: none; vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;"><br /></span><br /><table align="center" cellpadding="0" cellspacing="0" class="tr-caption-container" style="margin-left: auto; margin-right: auto; text-align: center;"><tbody><tr><td style="text-align: center;"><a href="https://4.bp.blogspot.com/-0Z0yBmr3j6g/WhUJ8vxrN4I/AAAAAAAAGJQ/K3FTh60jbDIpToIcjzXehOSRRBS9n7E1QCLcBGAs/s1600/unnamed%2B%25282%2529.jpg" imageanchor="1" style="margin-left: auto; margin-right: auto;"><img border="0" data-original-height="1600" data-original-width="1203" height="320" src="https://4.bp.blogspot.com/-0Z0yBmr3j6g/WhUJ8vxrN4I/AAAAAAAAGJQ/K3FTh60jbDIpToIcjzXehOSRRBS9n7E1QCLcBGAs/s320/unnamed%2B%25282%2529.jpg" width="240" /></a></td></tr><tr><td class="tr-caption" style="text-align: center;">Aquí ya estoy a la altura de San Jerónimo</td></tr></tbody></table></div><div dir="ltr" style="line-height: 1.38; margin-bottom: 0pt; margin-top: 0pt;"><span style="background-color: transparent; color: black; font-family: &quot;arial&quot;; font-size: 11pt; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: 400; text-decoration: none; vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;">Después de apurar el chocolate y mientras luchaba por seguir cuesta arriba, una chica (con otra impresionante bici de ruta), me preguntó dónde estaba la meta del grupo de 60 kilómetros. La habíamos dejado atrás hace unos 8 kilómetros, así que le recomendé que de una vez se echara la ruta de los 100, que yo la veía tan campante y capaz. Con toda ligereza siguió hacia adelante y no la volví a ver. Cómo envidié su preciosa bici blanca con detalles en rosa fluorescente. </span></div><b style="font-weight: normal;"><br /></b><br /><div dir="ltr" style="line-height: 1.38; margin-bottom: 0pt; margin-top: 0pt;"><span style="background-color: transparent; color: black; font-family: &quot;arial&quot;; font-size: 11pt; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: 400; text-decoration: none; vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;">Después del kilómetro 85 tenía las piernas tan tensas como la situación política en Estados Unidos, pero estaba muy animada por haber llegado tan lejos: con seguridad sabía que había superado mi marca de la vez pasada con una bicicleta con una capacidad infinitamente menor que la anterior. </span></div><b style="font-weight: normal;"><br /></b><br /><div dir="ltr" style="line-height: 1.38; margin-bottom: 0pt; margin-top: 0pt;"><span style="background-color: transparent; color: black; font-family: &quot;arial&quot;; font-size: 11pt; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: 400; text-decoration: none; vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;">Dimos vuelta en Viaducto Tlalpan para recorrer los últimos 15 kilómetros. Entonces ya me puse un poco más contenta y de vez en cuando soltaba el manubrio para empujar mis piernas con los brazos, que nunca antes había sentido los muslos tan pesados al andar en bicicleta y sobre todo, después de tantas cuestas arriba. </span></div><b style="font-weight: normal;"><br /></b><br /><div dir="ltr" style="line-height: 1.38; margin-bottom: 0pt; margin-top: 0pt;"><span style="background-color: transparent; color: black; font-family: &quot;arial&quot;; font-size: 11pt; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: 400; text-decoration: none; vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;">Al regreso sobre Calzada de Tlalpan, todo estaba lleno de policías cuidando que ningún malhumorado automovilista se fuera a cruzar al lado de los conos azules que colocan siempre que hay uno de estos eventos. Ya con alegría saludaba a cuanto policía me veía y cantaba un poco de lo que escuchaba en mis audífonos. </span></div><b style="font-weight: normal;"><br /></b><br /><div dir="ltr" style="line-height: 1.38; margin-bottom: 0pt; margin-top: 0pt;"><span style="background-color: transparent; color: black; font-family: &quot;arial&quot;; font-size: 11pt; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: 400; text-decoration: none; vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;">Entonces pasó algo que no esperaba: uno de los organizadores del Gran Fondo pasó en su motocicleta y me advirtió que un kilómetro y medio atrás estaba ya una patrulla indicando que se abriría la vialidad. Y aunque traté de apurarme lo más que pude, las piernas ya no me daban para más. </span></div><b style="font-weight: normal;"><br /></b><br /><div dir="ltr" style="line-height: 1.38; margin-bottom: 0pt; margin-top: 0pt;"><span style="background-color: transparent; color: black; font-family: &quot;arial&quot;; font-size: 11pt; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: 400; text-decoration: none; vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;">Minutos más tarde, ya tenía a la patrulla justo detrás mío, a escasos cuatro kilómetros de la meta. ¡Cuatro kilómetros y yo ya tenía a la barredora de la poli encima! Como pude, saqué de mis piernas y de mi corazón el último mendrugo de energía que me quedaba. </span></div><b style="font-weight: normal;"><br /></b><br /><div dir="ltr" style="line-height: 1.38; margin-bottom: 0pt; margin-top: 0pt;"><span style="background-color: transparent; color: black; font-family: &quot;arial&quot;; font-size: 11pt; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: 400; text-decoration: none; vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;">Ese último tramo no dejé de gritar un segundo: los automovilistas atorados en Tlalpan me lanzaban miradas socarronas mientras otros me echaban porras: “tú puedes”, “¡vamos!”, al tiempo en que los policías no dejaban de vociferar que la vialidad iba a ser recuperada. Yo no dejé de echar esa clase de aullido que se emite cuando uno no puede más, pero saca fuerzas de flaqueza. </span></div><b style="font-weight: normal;"><br /></b><br /><div dir="ltr" style="line-height: 1.38; margin-bottom: 0pt; margin-top: 0pt;"><span style="background-color: transparent; color: black; font-family: &quot;arial&quot;; font-size: 11pt; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: 400; text-decoration: none; vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;">A unos metros de arribar a la Plaza Tlaxcoaque, un paso a desnivel me separaba de mi victoria. Un paso que implicaba una bonita cuesta abajo y una subida en curva que marcaría el final de la agonía de mis piernas, pero el inicio de mis laureles. Cuando por fin atravesé la meta, estaba </span><a href="https://twitter.com/mareoflores" style="text-decoration: none;"><span style="background-color: transparent; color: #1155cc; font-family: &quot;arial&quot;; font-size: 11pt; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: 400; text-decoration: underline; vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;">Mario</span></a><span style="background-color: transparent; color: black; font-family: &quot;arial&quot;; font-size: 11pt; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: 400; text-decoration: none; vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;"> esperándome con un platanito en la mano y un beso en los labios. </span></div><b style="font-weight: normal;"><br /></b><br /><div dir="ltr" style="line-height: 1.38; margin-bottom: 0pt; margin-top: 0pt;"><span style="background-color: transparent; color: black; font-family: &quot;arial&quot;; font-size: 11pt; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: 400; text-decoration: none; vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;">De acuerdo</span><a href="http://www.marcate.com.mx/resultado/SPTMCAR1511199444/581" style="text-decoration: none;"><span style="background-color: transparent; color: #1155cc; font-family: &quot;arial&quot;; font-size: 11pt; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: 400; text-decoration: underline; vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;"> con los tiempos oficiales</span></a><span style="background-color: transparent; color: black; font-family: &quot;arial&quot;; font-size: 11pt; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: 400; text-decoration: none; vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;">, fui la última de las mujeres inscritas en la categoría de 100 kilómetros en llegar, y después de mí, nadie más llegó a la meta. ¡Último lugar para mí! ¡Por fin he sido </span><span style="background-color: transparent; color: black; font-family: &quot;arial&quot;; font-size: 11pt; font-weight: 400; text-decoration: none; vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;"><i>la que más </i></span><span style="background-color: transparent; color: black; font-family: &quot;arial&quot;; font-size: 11pt; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: 400; text-decoration: none; vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;">algo!</span></div><b style="font-weight: normal;"><br /></b><br /><div dir="ltr" style="line-height: 1.38; margin-bottom: 0pt; margin-top: 0pt;"><span style="background-color: transparent; color: black; font-family: &quot;arial&quot;; font-size: 11pt; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: 400; text-decoration: none; vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;">Fui por mi medalla, me comí otros cuantos plátanos, me bebí toda el agua que pude y me descubrí siendo la más feliz de haber llegado a la meta. Estuve a nada de tirarme en medio de la plaza para sobarme las piernas, pero en vez de eso posé para la foto y me puse a subir mi logro a redes sociales. </span></div><b style="font-weight: normal;"><br /></b><br /><div dir="ltr" style="line-height: 1.38; margin-bottom: 0pt; margin-top: 0pt;"><span style="background-color: transparent; color: black; font-family: &quot;arial&quot;; font-size: 11pt; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: 400; text-decoration: none; vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;">Estando en esa situación, recordé a los corredores que</span><a href="http://www.animalpolitico.com/2017/09/10-mil-corredores-trampa-maraton-cdmx-mil-clasificaron-boston/" style="text-decoration: none;"><span style="background-color: transparent; color: #1155cc; font-family: &quot;arial&quot;; font-size: 11pt; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: 400; text-decoration: underline; vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;"> mintieron en sus resultados</span></a><span style="background-color: transparent; color: black; font-family: &quot;arial&quot;; font-size: 11pt; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: 400; text-decoration: none; vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;"> en el Maratón de la Ciudad de México de este año; los que se subieron al metro o simplemente desaparecieron del mapa y después posaron para la foto. Entiendo que uno busca reconocimiento, que se le aplauda el mérito de recorrer tantos kilómetros usando la propia fuerza, pero para eso también existen las carreras de 10 kilómetros o los medios maratones. </span></div><b style="font-weight: normal;"><br /></b><br /><div dir="ltr" style="line-height: 1.38; margin-bottom: 0pt; margin-top: 0pt;"><span style="background-color: transparent; color: black; font-family: &quot;arial&quot;; font-size: 11pt; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: 400; text-decoration: none; vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;">Les comparto los datos de mi aplicación y también lo que está disponible <a href="http://www.marcate.com.mx/resultado/SPTMCAR1511199444/" target="_blank">en la página de Márcate</a> con los resultados oficiales bajo el nombre de Darinka Rodríguez Pacheco o el número de corredor 581. Nada de trampas, ni aunque haya andado en una bici pequeña. 100.3 kilómetros a 19.4 kilómetros por hora en 5:10:03, ni más ni menos. </span></div><b style="font-weight: normal;"><br /></b><br /><div dir="ltr" style="line-height: 1.38; margin-bottom: 0pt; margin-top: 0pt;"><span style="background-color: transparent; color: black; font-family: &quot;arial&quot;; font-size: 11pt; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: 400; text-decoration: none; vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;">Andar en bici es encontrar el equilibrio y escuchar la voz interior, por eso es prácticamente imposible mentir al respecto. Andar en bici es el desafío de abrirse camino y encontrarse a uno mismo. Por eso amo andar en bici. </span></div><div class="separator" style="clear: both; text-align: center;"></div><div class="separator" style="clear: both; text-align: center;"><a href="https://4.bp.blogspot.com/-E2zXhtIwjeA/WhUMjU5ZgQI/AAAAAAAAGJo/NjTu3nis81kRJBfCUr2jb8miezh4OKE-wCLcBGAs/s1600/IMG_2403.jpg" imageanchor="1" style="margin-left: 1em; margin-right: 1em;"><img border="0" data-original-height="848" data-original-width="749" height="320" src="https://4.bp.blogspot.com/-E2zXhtIwjeA/WhUMjU5ZgQI/AAAAAAAAGJo/NjTu3nis81kRJBfCUr2jb8miezh4OKE-wCLcBGAs/s320/IMG_2403.jpg" width="282" /></a></div><br />Darinka Rodríguezhttp://www.blogger.com/profile/12652180934668954358noreply@blogger.com10tag:blogger.com,1999:blog-8733212820664543477.post-26900204753289725322016-02-01T19:00:00.000-06:002017-03-27T21:45:48.635-06:00100 razones para no estudiar periodismo que agradecerás en el futuro<div class="MsoNormal"><br /></div><div class="MsoNormal">Hay un momento en la vida de todo <strike>alcoholescente,</strike>&nbsp;adolescente en que tiene que pensar en su futuro... hay que escoger qué estudiar y no hay dónde esconderse, pues nadie quiere tener un Nini en el álbum de la familia. <span style="mso-spacerun: yes;">&nbsp;</span><o:p></o:p></div><div class="MsoNormal"><br /></div><div class="MsoNormal"><span style="mso-ansi-language: ES-TRAD;">Los más afortunados (cualquiera que haya pisado más de un año una institución educativa a nivel medio superior), habrán salido de la horrorosa clase de Orientación Vocacional tres veces más confundido que cuando tenían, digamos, entre ocho y diez.<o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormal"><br /></div><div class="MsoNormal"><span style="mso-ansi-language: ES-TRAD;">“¿Qué quieres ser de grande?” es una inocente pregunta que se suele hacer a los niños y que sutilmente esconde una navaja afilada a largo plazo, porque en su momento uno responde con seguridad infinita la profesión idónea para ESE momento de su vida.<o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormal"><br /></div><div class="MsoNormal"><span style="mso-ansi-language: ES-TRAD;">Entonces uno desea ser astronauta Jedi surca-galaxias, doctora sana-corazones, poderosa policía incorruptible y algunos quisieran crecer sólo para volverse Spiderman y quién sabe qué otras cosas increíbles y poco mundanas.<o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormal"><br /></div><div class="MsoNormal"><span style="mso-ansi-language: ES-TRAD;">Pasan los años y llega el triste momento en que tienes que lidiar con un mundo que no comprendes, una escuela que la mayor de las veces es un fastidio y para acabar de torcer la historia, empiezas a ser víctima de tus hormonas: tienes 16 años y es momento de elegir carrera. <o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormal"><br /></div><div class="separator" style="clear: both; text-align: center;"><br /></div><div class="MsoNormal"><br /></div><div class="separator" style="clear: both; text-align: center;"><iframe allowfullscreen="" class="YOUTUBE-iframe-video" data-thumbnail-src="https://i.ytimg.com/vi/8iVUcLClQew/0.jpg" frameborder="0" height="266" src="https://www.youtube.com/embed/8iVUcLClQew?feature=player_embedded" width="320"></iframe></div><div class="MsoNormal" style="text-align: center;"><b>Nene, no Nini, por favor.</b></div><div class="MsoNormal"><br /></div><div class="MsoNormal"><span style="mso-ansi-language: ES-TRAD;">Voy a contar mi historia porque es la primera que tengo a la mano y porque no me apetece contar la de alguien más (y por que el blog es mío). Cuando era niña quería ser de todo: científica, veterinaria, chef, médico, astronauta, presidente, paleontóloga, policía, modelo de pasarela y claro, por qué no... reportera y/o escritora (desde entonces ya ponía las dos cosas en la misma categoría, vayan ustedes a saber por qué). <o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormal"><br /></div><div class="MsoNormal"><span style="mso-ansi-language: ES-TRAD;">Cuando llegué a la tremebunda edad de los dieciséis, momento previo en que en las preparatorias de la UNAM te exigen que elijas sí o sí un área de especialización, probé con una treintena de exámenes de orientación vocacional y por supuesto, también me fui de practicante en las áreas que me podría aplicar con mayor pericia.</span></div><div class="MsoNormal"><br /></div><div class="MsoNormal"><span style="mso-ansi-language: ES-TRAD;">Y, por desgracia, no: tenía dieciséis, una vida caótica de adolescente y los demonios de mi vocación no tocaron a mi puerta.</span></div><div class="MsoNormal"><br /></div><div class="MsoNormal"><span style="mso-ansi-language: ES-TRAD;"><a href="https://www.facebook.com/LaCasaDelCurioso/videos/983476408373779/" target="_blank">¿Elección o vocación? He ahí el dilema. </a></span></div><div class="MsoNormal"><br /></div><div class="MsoNormal"><span style="mso-ansi-language: ES-TRAD;">Escogí estudiar periodismo porque en ese momento supuse que era muy buena escribiendo, investigando y sacándole verdades a la gente; pero sobre todo porque con esas habilidades era la mejor opción para no morirme de hambre cuando ya no tuviera $ubsidio familiar. <o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormal"><br /></div><div class="MsoNormal"><span style="mso-ansi-language: ES-TRAD;">Entré a la universidad cuando apenas cumplí los dieciocho y a la entrada de mi apestosa facultad, había un letrero que sólo yo veía y que decía, palabras más, palabras menos: “Felicidades, ya eres adulto y te chingas, ya no hay vuelta atrás”. <o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormal"><br /></div><div class="MsoNormal"><span style="mso-ansi-language: ES-TRAD;">En cuarto semestre y ya con dos años de experiencia laboral supe que había errado el camino, pero como decía el letrero invisible (que sólo mi sicosis veía), había que terminar. Quienes me conocen saben que abandoné un año a mi UNAM para probar suerte en otra escuela y regresé para desacomodar el desorden. <o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormal"><br /></div><div class="MsoNormal">Hoy, con diez años de experiencia en medios de comunicación, un montón de historias en mis archivos<span style="mso-spacerun: yes;">&nbsp; </span>y la penosa noticia de que el<a href="http://internacional.elpais.com/internacional/2014/10/20/actualidad/1413813519_972620.html" target="_blank">20 por ciento de los chavos en la región son Ninis</a>, sólo les puedo venir a decirles (a ustedes, mocosos sin rumbo), por qué, en definitiva, NO deberían de estudiar periodismo si no quieren acabar locos, exhaustos y ensimismados. <o:p></o:p></div><br />1. No necesitas estudiar periodismo para ser periodista. Estudia otra cosa.<br />2. No vas a obtener dinero de esto.<br />3. ¿Crees que te desvelaste en la escuela? Te voy a contar la historia de mis ojeras.<br />4. Aunque se haya profesionalizado, el periodismo sigue siendo un oficio.<br />5. Contar historias es de juglares o de necios.<br />6. Puedes tener oficina y un jefe, pero jamás serás Godínez.<br />7. No hay respeto para quien busca historias no contadas.<br />8. ¿Ves esa explosión?<br />9. ¿Ya viste que todos corren en sentido contrario?<br /><div>10. ¿Qué es lo que te hace correr en sentido opuesto a la supervivencia?</div><div><br />11. ¿Contar la historia de la explosión? Suerte (y un poco de sábila).<br />12. Apple no te va a regalar un iPhone, por cierto.<br /><b>13. Contarás las historias más increíbles del mundo.</b>14. La dieta del periodista es comer rápido y comer cuando se pueda.<br />15. La quincena es tu segundo bien más preciado.<br /><b>16. Tu bien más preciado es tu capacidad de contar historias.</b><br />17. No eres Creelman entrevistando a Díaz. Necesitas una grabadora o una cámara.<br />18. Tu mejor amigo será una grabadora, un realizador, un camarógrafo o un fotógrafo.<br />19. Necesitas leer cien páginas para escribir apenas una. Si note gusta leer, huye de una buena vez.<br /><b>20. Te mintieron: en esta carrera NECESITAS estudiar matemáticas.</b><br />21. No te la vas a pasar de cocktail en cocktail.<br />22. Conocerás a gente muy importante y ellos te olvidarán al segundo siguiente.<br />23. El dinero es el bien más escaso.<br />24. Tu primer enemigo es el policía que no te deja pasar al lugar.<br />25. El medio no es el mensaje, pero cuando tienes el medio, las cosas cambian.<br />26. Hablarás con personas que te coagularán la sangre de inmediato.<br />27. Se necesita tener paciencia, por desgracia.<br />28. ¿Crees que no importa tu apariencia? Hasta los criminales tienen códigos.<br />29. No hay reportero sin suerte.<br />30. Matarás a quien sea por las ocho columnas.<br /><br />31. Si no sabes que son ocho columnas no sigas leyendo.<br /><b>32. Tu nombre en ocho hace que valga la pena los puntos anteriores.</b><br />33. Mañana siempre es hoy.<br />34. Hoy es un concepto tan relativo como el tiempo.<br />35. Tu nota ya se le ocurrió a alguien más.<br />36. El día es tu noche y viceversa.<br />37. Tus amigos no son tus amigos. Al menos hasta que no lo diga el punto final.<br />38. En serio, no vas a hacer dinero de esto.<br />39. Si pensaste que ser bonita era la clave, te equivocas.<br />40. Vas a tener que estudiar de todo para contar tu historia: economía, derecho y hasta yoga.<br /><br /><b>41. Escribir duele. Y mucho.</b>42. Para hacer televisión hay que aprender a escribir.<br />43. Para hacer radio hay que aprender a escribir.<br />44. Para hacer un podcast hay que aprender a escribir.<br />45. Tienes que aprender a escribir para todo.<br />46. ¿No te gusta el café? Es más fácil encontrar café que rosas en el mar.<br />47. El mundo te parecerá lento. Irremediablemente lento.<br />48. Tus preguntas siempre serán incorrectas.<br />49. No sabes nada.<br />50. NO SABES NADA.<br /><br />51. Siempre te criticarán.<br />52. Hoy escribes de espectáculos. Mañana de negocios y al rato de seguridad. Nadie sabe.<br />53. Tienes que aprender de todo.<br />54. Si quieres fama, olvídalo.<br />55. Aunque te digan que el pasado siempre fue mejor, sabes que no es así.<br /><b>56. No necesitas sacar dieces todo el tiempo.</b><br />57. La penumbra es tu amiga. La notoriedad es buena a discreción.<br />58. Eres famoso como escritor de cinco minutos.<br />59. Vas a necesitar sentido del humor para lo que sigue.<br />60. Esto nunca acaba.<br /><br />61. No vas a tener días de asueto.<br />62. Si sigues leyendo y no has entendido, te lo digo: estudia otra cosa.<br /><b>63. Siempre tienes algo que contar. SIEMPRE.</b><br />64. Vas a ser muy sexy. Pero no vas a tener tiempo de atenderlo.<br />65. Cualquier hecho será cuestionable.<br />66. Dicho lo anterior, cabe resaltar que todo es relativo.<br />67. Hoy te aman. Mañana te odian y así sucesivamente.<br />68. Aprende eso, aprende aquello. Aprende siempre.<br />69. Siempre te vas a pasar. De todo.<br />70. Tu editor es tu amigo y tu primer enemigo.<br /><br />71. Tu editor $%$&amp;64Ç%1<br />72. Escribes para alguien más, nunca para ti.<br />73. El lector es tu enemigo.<br />74. El lector es tu amigo.<br />75. El lector es todo.<br />76. Cuando digo “lector” es tu chamba.<br /><b>77. La realidad es otra. No vas a cambiar el mundo siendo periodista.</b>78. Esperarás la muerte de alguien. Eso siempre es nota.<br />79. Eres un zopilote.<br />80. Este trabajo es picar piedra.<br /><br />81. Vas a encontrar a personas más idiotas pero más exitosas que tú.<br />82. No pasa nada.<br />83. Vas a necesitar respirar profundo muy a menudo.<br /><b>84. No acabas de decir algo y ya estás pensando en lo que sigue.</b>85. Vas a tener que memorizar un montón de nombres y datos inútiles.<br />86. Un día te apasiona algo. Mañana ya no.<br />87. Te vas a equivocar y te va a doler peor que un desamor.<br />88. ¿Por qué no me entere de eso antes?<br /><b>89. Amo mi trabajo, amo mi trabajo, amo mi trabajo.</b>90. Entenderás que los viajes significan conocer, pero no como tú creías.<br /><br />91. Te acomodarás en cualquier espacio por minúsculo que parezca.<br />92. La envidia de otro siempre será tu alegría.<br /><b>93. Todo cambia siempre.</b>94. Aún estás a tiempo de cambiar de profesión.<br />95. Vas a necesitar más que tu buena actitud.<br />96. La ortografía es excelente, pero la sintaxis es valiosa (y no es lo único).<br />97. Aunque digas que no, te interesa el bien común.<br />98. Eres el superhéroe, no necesitas ser salvado.<br />99. En realidad, sí.<br /><br /><b>100. Hablarás. Dirás. Escribirás. Serás quien cuente la historia del mundo. Y por esa sonrisa valdrá la pena.</b></div>Darinka Rodríguezhttp://www.blogger.com/profile/12652180934668954358noreply@blogger.com3tag:blogger.com,1999:blog-8733212820664543477.post-70736805845861286682016-01-11T20:43:00.000-06:002016-01-11T20:44:17.793-06:00Azul<br /><span style="font-family: Helvetica Neue, Arial, Helvetica, sans-serif;"></span><br /><div style="text-align: right;"><span style="font-family: Helvetica Neue, Arial, Helvetica, sans-serif;"><i>There's a starman waiting in the sky,&nbsp;</i></span></div><span style="font-family: Helvetica Neue, Arial, Helvetica, sans-serif;"><div style="text-align: right;"><i>hed like to come and meet us,&nbsp;</i></div><div style="text-align: right;"><i>but he thinks he'd blow our minds..</i>.</div></span><br /><span style="font-family: Helvetica Neue, Arial, Helvetica, sans-serif;"><br /></span><span style="font-family: Helvetica Neue, Arial, Helvetica, sans-serif;">Quienes me conocen saben que yo escribo <i>con</i> música. Ya sea que me empeñe en explicar una fórmula insensata para calcular un &nbsp;endemoniado impuesto o le escriba un verso triste a un amor ingrato.</span><br /><span style="font-family: Helvetica Neue, Arial, Helvetica, sans-serif;"><br /></span><span style="font-family: Helvetica Neue, Arial, Helvetica, sans-serif;">Esa noche no escribí con música,<i> le escribí a la música.</i> Se trataba de Space Oddity, de David Bowie.&nbsp;</span><br /><span style="font-family: Helvetica Neue, Arial, Helvetica, sans-serif;"><br /></span><br /><div class="separator" style="clear: both; text-align: center;"><iframe allowfullscreen="" class="YOUTUBE-iframe-video" data-thumbnail-src="https://i.ytimg.com/vi/cYMCLz5PQVw/0.jpg" frameborder="0" height="266" src="https://www.youtube.com/embed/cYMCLz5PQVw?feature=player_embedded" width="320"></iframe></div><div style="text-align: center;"><span style="font-family: Helvetica Neue, Arial, Helvetica, sans-serif;"><br /></span></div><span style="font-family: Helvetica Neue, Arial, Helvetica, sans-serif;"><br /></span><span style="font-family: Helvetica Neue, Arial, Helvetica, sans-serif;">La noticia de su fallecimiento me puso el insomnio agudo aún sin conocerlo a ciencia cierta. El hecho de no poder dormir la madrugada del lunes me hablaba de un mal síntoma a nivel cósmico. Cuando tomé mi teléfono lo confirmé.&nbsp;</span><br /><span style="font-family: Helvetica Neue, Arial, Helvetica, sans-serif;"><br /></span><span style="font-family: Helvetica Neue, Arial, Helvetica, sans-serif;">Con este breve cuento pretendo encender una llama pequeña en un universo colmado de estrellas. Algunas tan grandes como el mismo Bowie.&nbsp;</span><br /><span style="font-family: Helvetica Neue, Arial, Helvetica, sans-serif;"><br /></span><span style="font-family: Helvetica Neue, Arial, Helvetica, sans-serif;">Gracias por tanto.&nbsp;</span><br /><br />----<br /><br /><span style="font-family: Helvetica Neue, Arial, Helvetica, sans-serif;"><b>Azul</b></span><br /><span style="font-family: Helvetica Neue, Arial, Helvetica, sans-serif;"><br /></span><span style="font-family: Helvetica Neue, Arial, Helvetica, sans-serif;">(Texto originalmente escrito en 2013)</span><br /><span style="font-family: Helvetica Neue, Arial, Helvetica, sans-serif;"><br />Cansado, Julián salió a caminar. Decir cansado puede ser impreciso, así que corregiré: estaba hastiado, colmado de fastidio, harto de las luces a las sombras... todo él era un semillero de indiferencia y fatiga.<br /><br />Antes de salir, tomo un carboncillo, dos lápices HB y un esfumino. Dejó las llaves, la cartera, el móvil y se despojó de tiempo.<br /><br />Y caminó al sur, siempre al sur. No obstante, aunque los pulmones se le llenaron de un viento septentrional, él ya no encontraba el norte. Hacía un buen clima en la ciudad y las calles lucían tan desiertas como puede estar un corazón destrozado. El sol, opaco en esta ocasión, no le despertaba ya ningún tipo de entusiasmo. La luz se veía plana, la atmósfera asesina y sus ideas lánguidas.<br /><br />Cuando llegó al muelle, se detuvo. Desde la ventana pude ver el boceto desdibujado de su persona acercándose al mar. Sabía bien que no intentaría cometer el disparate de querer caminar sobre el agua: él siempre me dijo que los que estaban hechos para volar no se llevan bien con las profundidades marinas.<br /><br />Permaneció un buen rato mirando de mala gana el mar, que ya a esas alturas del día se teñía de bermellón mezclado con azul.<br /><br />Azul como las pinturas más tristes y las noches más profundas. Azul como el universo cuando hay distancia y como la luz cuando se desdobla en melancolía. Azul como la música más cruel.<br /><br />Antes de que se hiciera de noche y porque el camino se le había terminado, Julián sacó uno de sus lápices y dibujó una carretera. Esbozó un camino sobre la sábana de la noche y lo hizo de un sólo destino: de ida, un sólo carril y perfilándose al horizonte.<br /><br />Cuando se dio por satisfecho puso su nombre en uno de los bordes y se trepó en el camino. Desde mi ventana que daba al mar pude ver cómo subía en su camino de tiza y noche para no regresar.<br /><br />Antes de que pudiera alcanzarlo, su camino de lápiz se difuminaba entre las sombras de la noche.<br /><br />Esa noche, Julián nos dejó.<br /><br />***<br /><br /><i>Querida Sol:<br /><br />Escogí el muelle porque eras la única persona de la que pensé en despedirme. Sabía que estarías viendo desde tu ventana como solíamos hacerlo antes de que los días se pusieran tan insoportablemente añiles.<br /><br />Cuando llegué a la Luna, sabía que ya no podías alcanzarme. Desde la luminosa quietud de ese desierto blanco no me quedó duda que la Tierra es un lugar demasiado azul como para que pudiera permanecer en él.<br /><br />Permanecí un par de meses en la Luna, pero me fui al lado que nadie ha visto aún, y sólo así conseguí dormir. Al despertar, como no tenía reloj, supuse que ustedes estarían viviendo ya el otoño y extrañé un poco los ocres de la ciudad y sus matices terracotas. <br /><br />Dibujé un camino más largo. Pasé al lado de Marte y una noche casi choco con un cometa. La parte más difícil fue cruzar el río de asteroides, pero encontré a unos contrabandistas de Júpiter y los soborné con unos retratos para que detuvieran su frenético tránsito y pudiera finalmente pasar. <br /><br />Hoy, ya lejos de tanto azul, echo un vistazo al universo y me recuerda la calma de tus ojos negros. Te escribo desde la recién inaugurada paz de mi nueva casa. Todas las mañanas salgo a caminar y le doy tres vueltas a los anillos. A veces hay uno que otro visitante, pero apenas me mencionan el planeta azul al que quieren observar les digo que se marchen de mi casa.<br /><br />¡Tengo el cosmos entero para dibujar sobre él, Sol! Y aunque se me están acabando los lápices que traje conmigo, no pienso volver.<br /><br />El planeta es demasiado azul y yo no puedo hacer nada al respecto.<br /><br />Te recuerdo siempre,</i><br /><br /> <br /><br />Julián<br /><br />Jápeto, un día de enero de 2015.</span>Darinka Rodríguezhttp://www.blogger.com/profile/12652180934668954358noreply@blogger.com0tag:blogger.com,1999:blog-8733212820664543477.post-32403462647493819612014-05-17T19:49:00.000-05:002014-05-17T23:42:14.548-05:00El Jardín de los Destellos<br /><div style="background-color: white; color: #222222; font-family: arial, sans-serif; font-size: 13px; text-align: justify;"><i><span lang="ES-MX" style="font-family: Arial; font-size: 10pt; line-height: 14px;">Las rosas son rojas y las violetas azules.</span></i></div><div style="background-color: white; color: #222222; font-family: arial, sans-serif; font-size: 13px; text-align: justify;"><i><span lang="ES-MX" style="font-family: Arial; font-size: 10pt; line-height: 14px;"><br /></span></i></div><div style="background-color: white; color: #222222; font-family: arial, sans-serif; font-size: 13px; text-align: justify;"><span style="font-family: Arial; font-size: 10pt; line-height: 14px;">Bajo ese lema, la segregación del Jardín de los Destellos se hizo cotidiana. Las flores fueron entonces catalogadas por el color de sus pétalos y se vivió una época oscura llena de sol en la floresta, conocida como el Apartheid del Huerto.</span></div><div style="background-color: white; color: #222222; font-family: arial, sans-serif; font-size: 13px; text-align: justify;"><span style="font-family: Arial; font-size: 10pt; line-height: 14px;"><br /></span></div><div style="background-color: white; color: #222222; font-family: arial, sans-serif; font-size: 13px; text-align: justify;"><span lang="ES-MX" style="font-family: Arial; font-size: 10pt; line-height: 14px;">Miles de capullos, desde que vieron el primer albor en el invernadero, crecieron con la miserable idea de que su fragancia era insignificante cuando el carmín no había coloreado sus corolas. La discriminación se hizo oficial cuando el afable jardinero empezó a comercializar con más entusiasmo a las flores rojas.</span></div><div style="background-color: white; color: #222222; font-family: arial, sans-serif; font-size: 13px; text-align: justify;"><span lang="ES-MX" style="font-family: Arial; font-size: 10pt; line-height: 14px;"><br /></span></div><div style="background-color: white; color: #222222; font-family: arial, sans-serif; font-size: 13px; text-align: justify;"><span lang="ES-MX" style="font-family: Arial; font-size: 10pt; line-height: 14px;">La víspera de San Valentín, los botones más purpúreos encabezados por la familia Blossom se engalanaban de esplendor, pues para ellas era todo el sol, el mejor abono y la tierra más fértil. Se pintaban de pasión en la colorada causa de su encanto y su discurso floral manchaba de carmesí el jardín entero.</span></div><div style="background-color: white; color: #222222; font-family: arial, sans-serif; font-size: 13px; text-align: justify;"><span lang="ES-MX" style="font-family: Arial; font-size: 10pt; line-height: 14px;"><br /></span></div><div style="background-color: white; color: #222222; font-family: arial, sans-serif; font-size: 13px; text-align: justify;"><span lang="ES-MX" style="font-family: Arial; font-size: 10pt; line-height: 14px;">En los bosques contiguos, las mariposas y abejas extranjeras relataban a los abetos el inusual comportamiento de las flores en el Jardín de los Destellos.</span></div><div style="background-color: white; color: #222222; font-family: arial, sans-serif; font-size: 13px; text-align: justify;"><span lang="ES-MX" style="font-family: Arial; font-size: 10pt; line-height: 14px;"><br /></span></div><div style="background-color: white; color: #222222; font-family: arial, sans-serif; font-size: 13px; text-align: justify;"><span lang="ES-MX" style="font-family: Arial; font-size: 10pt; line-height: 14px;">Las rosas más rosadas, consideradas un poco portentoso híbrido de palidez y dulzura, vivían a la mitad del fuego cruzado con las flores blancas, cuya fragancia apenas se percibía entre el rubí perfumado de sus homónimas rojas.</span></div><div style="background-color: white; color: #222222; font-family: arial, sans-serif; font-size: 13px; text-align: justify;"><span lang="ES-MX" style="font-family: Arial; font-size: 10pt; line-height: 14px;"><br /></span></div><div style="background-color: white; color: #222222; font-family: arial, sans-serif; font-size: 13px; text-align: justify;"><span lang="ES-MX" style="font-family: Arial; font-size: 10pt; line-height: 14px;">Entre las violetas la situación no distaba mucho de lo que acontecía con las rosas, pero la insatisfacción de éstas, pese ser una minoría rampante en el jardín, se minimizó entre los trinos de los pájaros carpinteros y sus sindicatos.</span></div><div style="background-color: white; color: #222222; font-family: arial, sans-serif; font-size: 13px; text-align: justify;"><span lang="ES-MX" style="font-family: Arial; font-size: 10pt; line-height: 14px;"><br /></span></div><div style="background-color: white; color: #222222; font-family: arial, sans-serif; font-size: 13px; text-align: justify;"><span lang="ES-MX" style="font-family: Arial; font-size: 10pt; line-height: 14px;">Un tercer grupo, segmentado del mismo modo por las rosas rojas, decidió sin embargo, establecer una resistencia pasiva a mitad del jardín justo al mediodía del Día de San Valentín: el sector de los claveles.</span></div><div style="background-color: white; color: #222222; font-family: arial, sans-serif; font-size: 13px; text-align: justify;"><span lang="ES-MX" style="font-family: Arial; font-size: 10pt; line-height: 14px;"><br /></span></div><div style="background-color: white; color: #222222; font-family: arial, sans-serif; font-size: 13px; text-align: justify;"><span lang="ES-MX" style="font-family: Arial; font-size: 10pt; line-height: 14px;">Clavelina Bloom, un joven botón que apenas comenzaba a florecer, se plantó frente a la fuente para pronunciar un histórico discurso en la historia de las florestas.</span></div><div style="background-color: white; color: #222222; font-family: arial, sans-serif; font-size: 13px; text-align: justify;"><span lang="ES-MX" style="font-family: Arial; font-size: 10pt; line-height: 14px;"><br /></span></div><div style="background-color: white; color: #222222; font-family: arial, sans-serif; font-size: 13px; text-align: justify;"><span lang="ES-MX" style="font-family: Arial; font-size: 10pt; line-height: 14px;">“Porque todas hemos florecido para ver el mismo sol que ilumina a rosas, violetas y claveles por igual, no importa cuán silvestres sean...</span></div><div style="background-color: white; color: #222222; font-family: arial, sans-serif; font-size: 13px; text-align: justify;"><span lang="ES-MX" style="font-family: Arial; font-size: 10pt; line-height: 14px;"><br /></span></div><div style="background-color: white; color: #222222; font-family: arial, sans-serif; font-size: 13px; text-align: justify;"><span lang="ES-MX" style="font-family: Arial; font-size: 10pt; line-height: 14px;">¡La fragancia no es determinada por el color de un pétalo, sino por el candor de las corolas, la estabilidad de sus tallos y la entereza de sus raíces!</span></div><div style="background-color: white; color: #222222; font-family: arial, sans-serif; font-size: 13px; text-align: justify;"><span lang="ES-MX" style="font-family: Arial; font-size: 10pt; line-height: 14px;"><br /></span></div><div style="background-color: white; color: #222222; font-family: arial, sans-serif; font-size: 13px; text-align: justify;"><span lang="ES-MX" style="font-family: Arial; font-size: 10pt; line-height: 14px;">Todas somos flores, hermanas, y hemos nacido para ser la risa del mundo y colorear al mundo. Engalanamos las celebraciones y somos la alegoría de los enamorados.</span></div><div style="background-color: white; color: #222222; font-family: arial, sans-serif; font-size: 13px; text-align: justify;"><span lang="ES-MX" style="font-family: Arial; font-size: 10pt; line-height: 14px;"><br /></span></div><div style="background-color: white; color: #222222; font-family: arial, sans-serif; font-size: 13px; text-align: justify;"><span style="font-family: Arial; font-size: 10pt; line-height: 14px;">Todas somos flores, y pertenecemos al vasto jardín del mundo” dijo mientras sus pétalos se abrían de par en par y se empapaba toda de rocío.</span></div><div style="background-color: white; color: #222222; font-family: arial, sans-serif; font-size: 13px; text-align: justify;"><span style="font-family: Arial; font-size: 10pt; line-height: 14px;"><br /></span></div><div class="separator" style="clear: both; text-align: center;"><a href="http://4.bp.blogspot.com/-HAm19cfvnzw/U3gDKAQ_XUI/AAAAAAAABbs/-AZfEozlFBw/s1600/IMG_6144.jpg" imageanchor="1" style="margin-left: 1em; margin-right: 1em;"><img border="0" src="http://4.bp.blogspot.com/-HAm19cfvnzw/U3gDKAQ_XUI/AAAAAAAABbs/-AZfEozlFBw/s1600/IMG_6144.jpg" height="400" width="388" /></a></div><div style="background-color: white; color: #222222; font-family: arial, sans-serif; font-size: 13px; text-align: justify;"><span style="font-family: Arial; font-size: 10pt; line-height: 14px;"><br /></span></div>Darinka Rodríguezhttp://www.blogger.com/profile/12652180934668954358noreply@blogger.com1tag:blogger.com,1999:blog-8733212820664543477.post-26571188417137354032014-04-23T23:11:00.000-05:002014-04-24T00:04:28.875-05:00Por qué escribo...<!--[if gte mso 9]><xml> <o:DocumentProperties> <o:Revision>0</o:Revision> <o:TotalTime>0</o:TotalTime> <o:Pages>1</o:Pages> <o:Words>560</o:Words> <o:Characters>3192</o:Characters> <o:Company>Myself</o:Company> <o:Lines>26</o:Lines> <o:Paragraphs>7</o:Paragraphs> <o:CharactersWithSpaces>3745</o:CharactersWithSpaces> <o:Version>14.0</o:Version> </o:DocumentProperties> <o:OfficeDocumentSettings> <o:AllowPNG/> </o:OfficeDocumentSettings></xml><![endif]--> <!--[if gte mso 9]><xml> <w:WordDocument> <w:View>Normal</w:View> <w:Zoom>0</w:Zoom> <w:TrackMoves/> <w:TrackFormatting/> <w:PunctuationKerning/> <w:ValidateAgainstSchemas/> <w:SaveIfXMLInvalid>false</w:SaveIfXMLInvalid> <w:IgnoreMixedContent>false</w:IgnoreMixedContent> <w:AlwaysShowPlaceholderText>false</w:AlwaysShowPlaceholderText> <w:DoNotPromoteQF/> <w:LidThemeOther>EN-US</w:LidThemeOther> <w:LidThemeAsian>JA</w:LidThemeAsian> <w:LidThemeComplexScript>X-NONE</w:LidThemeComplexScript> <w:Compatibility> <w:BreakWrappedTables/> <w:SnapToGridInCell/> <w:WrapTextWithPunct/> <w:UseAsianBreakRules/> <w:DontGrowAutofit/> <w:SplitPgBreakAndParaMark/> <w:EnableOpenTypeKerning/> <w:DontFlipMirrorIndents/> <w:OverrideTableStyleHps/> <w:UseFELayout/> </w:Compatibility> <m:mathPr> <m:mathFont m:val="Cambria Math"/> <m:brkBin m:val="before"/> <m:brkBinSub m:val="--"/> <m:smallFrac m:val="off"/> <m:dispDef/> <m:lMargin m:val="0"/> <m:rMargin m:val="0"/> <m:defJc m:val="centerGroup"/> <m:wrapIndent m:val="1440"/> <m:intLim m:val="subSup"/> <m:naryLim m:val="undOvr"/> </m:mathPr></w:WordDocument></xml><![endif]--><!--[if gte mso 9]><xml> <w:LatentStyles DefLockedState="false" DefUnhideWhenUsed="true" DefSemiHidden="true" DefQFormat="false" DefPriority="99" LatentStyleCount="276"> <w:LsdException Locked="false" Priority="0" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" QFormat="true" Name="Normal"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="9" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" QFormat="true" Name="heading 1"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="9" QFormat="true" Name="heading 2"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="9" QFormat="true" Name="heading 3"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="9" QFormat="true" Name="heading 4"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="9" QFormat="true" Name="heading 5"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="9" QFormat="true" Name="heading 6"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="9" QFormat="true" Name="heading 7"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="9" QFormat="true" Name="heading 8"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="9" QFormat="true" Name="heading 9"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="39" Name="toc 1"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="39" Name="toc 2"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="39" Name="toc 3"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="39" Name="toc 4"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="39" Name="toc 5"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="39" Name="toc 6"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="39" Name="toc 7"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="39" Name="toc 8"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="39" Name="toc 9"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="35" QFormat="true" Name="caption"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="10" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" QFormat="true" Name="Title"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="1" Name="Default Paragraph Font"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="11" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" QFormat="true" Name="Subtitle"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="22" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" QFormat="true" Name="Strong"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="20" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" QFormat="true" Name="Emphasis"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="59" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Table Grid"/> <w:LsdException Locked="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Placeholder Text"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="1" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" QFormat="true" Name="No Spacing"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="60" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Light Shading"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="61" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Light List"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="62" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Light Grid"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="63" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Medium Shading 1"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="64" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Medium Shading 2"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="65" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Medium List 1"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="66" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Medium List 2"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="67" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Medium Grid 1"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="68" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Medium Grid 2"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="69" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Medium Grid 3"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="70" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Dark List"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="71" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Colorful Shading"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="72" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Colorful List"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="73" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Colorful Grid"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="60" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Light Shading Accent 1"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="61" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Light List Accent 1"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="62" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Light Grid Accent 1"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="63" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Medium Shading 1 Accent 1"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="64" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Medium Shading 2 Accent 1"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="65" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Medium List 1 Accent 1"/> <w:LsdException Locked="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Revision"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="34" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" QFormat="true" Name="List Paragraph"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="29" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" QFormat="true" Name="Quote"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="30" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" QFormat="true" Name="Intense Quote"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="66" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Medium List 2 Accent 1"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="67" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Medium Grid 1 Accent 1"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="68" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Medium Grid 2 Accent 1"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="69" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Medium Grid 3 Accent 1"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="70" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Dark List Accent 1"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="71" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Colorful Shading Accent 1"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="72" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Colorful List Accent 1"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="73" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Colorful Grid Accent 1"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="60" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Light Shading Accent 2"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="61" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Light List Accent 2"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="62" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Light Grid Accent 2"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="63" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Medium Shading 1 Accent 2"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="64" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Medium Shading 2 Accent 2"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="65" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Medium List 1 Accent 2"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="66" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Medium List 2 Accent 2"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="67" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Medium Grid 1 Accent 2"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="68" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Medium Grid 2 Accent 2"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="69" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Medium Grid 3 Accent 2"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="70" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Dark List Accent 2"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="71" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Colorful Shading Accent 2"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="72" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Colorful List Accent 2"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="73" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Colorful Grid Accent 2"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="60" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Light Shading Accent 3"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="61" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Light List Accent 3"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="62" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Light Grid Accent 3"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="63" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Medium Shading 1 Accent 3"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="64" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Medium Shading 2 Accent 3"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="65" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Medium List 1 Accent 3"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="66" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Medium List 2 Accent 3"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="67" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Medium Grid 1 Accent 3"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="68" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Medium Grid 2 Accent 3"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="69" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Medium Grid 3 Accent 3"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="70" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Dark List Accent 3"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="71" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Colorful Shading Accent 3"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="72" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Colorful List Accent 3"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="73" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Colorful Grid Accent 3"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="60" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Light Shading Accent 4"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="61" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Light List Accent 4"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="62" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Light Grid Accent 4"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="63" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Medium Shading 1 Accent 4"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="64" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Medium Shading 2 Accent 4"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="65" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Medium List 1 Accent 4"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="66" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Medium List 2 Accent 4"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="67" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Medium Grid 1 Accent 4"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="68" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Medium Grid 2 Accent 4"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="69" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Medium Grid 3 Accent 4"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="70" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Dark List Accent 4"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="71" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Colorful Shading Accent 4"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="72" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Colorful List Accent 4"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="73" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Colorful Grid Accent 4"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="60" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Light Shading Accent 5"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="61" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Light List Accent 5"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="62" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Light Grid Accent 5"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="63" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Medium Shading 1 Accent 5"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="64" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Medium Shading 2 Accent 5"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="65" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Medium List 1 Accent 5"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="66" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Medium List 2 Accent 5"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="67" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Medium Grid 1 Accent 5"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="68" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Medium Grid 2 Accent 5"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="69" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Medium Grid 3 Accent 5"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="70" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Dark List Accent 5"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="71" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Colorful Shading Accent 5"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="72" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Colorful List Accent 5"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="73" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Colorful Grid Accent 5"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="60" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Light Shading Accent 6"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="61" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Light List Accent 6"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="62" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Light Grid Accent 6"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="63" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Medium Shading 1 Accent 6"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="64" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Medium Shading 2 Accent 6"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="65" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Medium List 1 Accent 6"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="66" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Medium List 2 Accent 6"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="67" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Medium Grid 1 Accent 6"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="68" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Medium Grid 2 Accent 6"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="69" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Medium Grid 3 Accent 6"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="70" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Dark List Accent 6"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="71" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Colorful Shading Accent 6"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="72" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Colorful List Accent 6"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="73" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" Name="Colorful Grid Accent 6"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="19" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" QFormat="true" Name="Subtle Emphasis"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="21" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" QFormat="true" Name="Intense Emphasis"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="31" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" QFormat="true" Name="Subtle Reference"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="32" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" QFormat="true" Name="Intense Reference"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="33" SemiHidden="false" UnhideWhenUsed="false" QFormat="true" Name="Book Title"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="37" Name="Bibliography"/> <w:LsdException Locked="false" Priority="39" QFormat="true" Name="TOC Heading"/> </w:LatentStyles></xml><![endif]--> <!--[if gte mso 10]><style> /* Style Definitions */ table.MsoNormalTable {mso-style-name:"Table Normal"; mso-tstyle-rowband-size:0; mso-tstyle-colband-size:0; mso-style-noshow:yes; mso-style-priority:99; mso-style-parent:""; mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt; mso-para-margin:0cm; mso-para-margin-bottom:.0001pt; mso-pagination:widow-orphan; font-size:12.0pt; font-family:Cambria; mso-ascii-font-family:Cambria; mso-ascii-theme-font:minor-latin; mso-hansi-font-family:Cambria; mso-hansi-theme-font:minor-latin; mso-ansi-language:EN-US;} </style><![endif]--> <!--StartFragment--> <br /><div class="MsoNormal"><span style="font-size: 10.0pt; mso-ansi-language: ES-TRAD;">Decía <b>Gabriel García Márquez</b> que escribía para que sus amigos lo quisieran al tiempo que sonreía con sosegada amabilidad para los desconocidos que cariñosamente lo llamaban "Gabo" sin haberse topado siquiera en otra vida. Escribiendo y no de otra forma se hizo de millones de amigos que con el paso de los años lo fuimos queriendo como si de verdad hubiéramos visto con los ojos de Remedios la bella, porque contemplamos la muerte de Santiago Nasar o de cuando en cuando nos ataca el síndrome de Florentino Ariza.<o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormal"><br /></div><div class="MsoNormal"><span style="font-size: 10.0pt; mso-ansi-language: ES-TRAD;">No me sorprendió que tuviéramos un pensamiento similar; no obstante, si nos atenemos a la unilateral y homogénea línea del tiempo, fue él quien lo dijo primero. Pero igualmente dijo que las ideas no le pertenecen a nadie...<o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormal"><span style="font-size: 10.0pt; mso-ansi-language: ES-TRAD;"><br /></span></div><table align="center" cellpadding="0" cellspacing="0" class="tr-caption-container" style="margin-left: auto; margin-right: auto; text-align: center;"><tbody><tr><td style="text-align: center;"><a href="http://2.bp.blogspot.com/-AR7hUoQncuM/U1iJ3A1vl2I/AAAAAAAABXM/BJgm8hAr-n0/s1600/gabriel-garcia-marquez13.jpg" imageanchor="1" style="margin-left: auto; margin-right: auto;"><img border="0" src="http://2.bp.blogspot.com/-AR7hUoQncuM/U1iJ3A1vl2I/AAAAAAAABXM/BJgm8hAr-n0/s1600/gabriel-garcia-marquez13.jpg" height="277" width="400" /></a></td></tr><tr><td class="tr-caption" style="text-align: center;"><div class="MsoNormal" style="font-size: medium;"><span style="font-size: x-small;">Gabriel García Márquez. Foto: La Jornada.</span></div></td></tr></tbody></table><div class="MsoNormal" style="text-align: center;"><br /></div><div class="MsoNormal"><span style="font-size: 10.0pt; mso-ansi-language: ES-TRAD;">Yo siempre argumenté que escribía porque quiero que las personas estén orgullosas de mí y me quieran. Lo dije como a los ocho años cuando descubrí un poema de Sabines, a los doce cuando leí la primera de una docena de novelas de Saramago y a los veintidós cuando me encontré con José Carlos Becerra.<o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormal"><br /></div><div class="MsoNormal"><span style="font-size: 10.0pt; mso-ansi-language: ES-TRAD;">Pero no hay escritor con suficiente vida si no tiene por lo menos un par de reveses. Un mal editor, un texto que no causó efecto o lo peor: perder tres años de cuentos, cartas, poesías y desvaríos por un error informático. Hace casi ya dos meses perdí el documento que contenía la esencia de mis noches, la acuarela de mi dicha y mis lágrimas de tinta vertidas sobre el invisible cielo de mi computadora.<o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormal"><br /></div><div class="MsoNormal"><span style="font-size: 10.0pt; mso-ansi-language: ES-TRAD;">Sentí como si me hubieran quemado la casa, como si el huracán hubiera pasado encima de mí o como cuando un ladrón descubre que le han vaciado el departamento. De ello no quedó más que algunos fragmentos que conservo porque algunas noches tuve el arrebato de mandar a remitentes al azar. <o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormal"><br /></div><div class="MsoNormal"><span style="font-size: 10.0pt; mso-ansi-language: ES-TRAD;">Me gustaría decir que me he recuperado del cruel gazapo de esta triste tecnología. Como paliativo, diariamente escribo para un periódico especializado y de vez en cuando me da por escribir un reportaje que mis editores mutilan. <o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormal"><br /></div><div class="MsoNormal"><span style="font-size: 10.0pt; mso-ansi-language: ES-TRAD;">Tengo veintiséis años y escribo de finanzas y economía para<a href="http://www.elfinanciero.com.mx/mis-finanzas" target="_blank"> <b>El Financiero</b></a><b>.</b> Hace como una década, cuando tomé la decisión de estudiar periodismo porque sabía que lo que quería era escribir y trastocar conciencias con una buena estructura. Ya antes había pensado en estudiar letras inglesas o cualquier cosa que me pusiera frente a una página qué llenar con sesudos comentarios y profundas investigaciones. <o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormal"><br /></div><div class="MsoNormal"><span style="font-size: 10.0pt; mso-ansi-language: ES-TRAD;">No obstante, pasaron muchos años tras haber los pasillos de la universidad para que pudiera ver mi nombre escrito en las páginas de una publicación impresa, lo cual sucedió un 16 de abril de 2013, cuando mi primer texto apareció en Hacker de <b><a href="http://www.dineroenimagen.com/contenidos/1298" target="_blank">Excélsior</a>.</b><o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormal"><br /></div><div class="MsoNormal"><span style="font-size: 10.0pt; mso-ansi-language: ES-TRAD;">Cuando el entusiasmo se me enciende escribo cuentos como queriendo reescribir lo que es probable que un día olvide y para que las personas que quiero no dejen de quererme. Los que me conocen, saben que en el punto álgido de mi ternura suelo poner en sus ojos palabras mías como la ofrenda más preciosa que puedo ofrecer por el amor que me dan. <o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormal"><span style="font-size: 10.0pt; mso-ansi-language: ES-TRAD;"><br /></span></div><table align="center" cellpadding="0" cellspacing="0" class="tr-caption-container" style="margin-left: auto; margin-right: auto; text-align: center;"><tbody><tr><td style="text-align: center;"><a href="http://3.bp.blogspot.com/-LLGPLPlYOhM/U1iNlGZ35iI/AAAAAAAABXc/AlPSGRw0-4U/s1600/IMG_8105.JPG" imageanchor="1" style="margin-left: auto; margin-right: auto;"><img border="0" src="http://3.bp.blogspot.com/-LLGPLPlYOhM/U1iNlGZ35iI/AAAAAAAABXc/AlPSGRw0-4U/s1600/IMG_8105.JPG" height="300" width="400" /></a></td></tr><tr><td class="tr-caption" style="text-align: center;">Mi primera portada. Reedición de El Financiero. Miércoles, 26 de febrero de 2014.</td></tr></tbody></table><span style="font-size: 10pt;">Hace algunas semanas ya, uno de mis reportajes vio por vez primera la portada y mi nombre se posó en la primera reedición de El Financiero. Nunca mis palabras </span><a href="http://www.elfinanciero.com.mx/economia/gasto-doble-por-los-servicios-un-lastre-para-la-clase-media.html" style="font-size: 10pt;" target="_blank">me hicieron sentir tan dichosa</a><span style="font-size: 10pt;">.</span><br /><div class="MsoNormal"><br /></div><div class="MsoNormal"><span style="font-size: 10.0pt; mso-ansi-language: ES-TRAD;">Quién sabe cuál es el impulso que me lleva a escribir y preguntar por historias, a tomar las palabras y estructurarlas entre cifras y gráficos y por otro lado juntar los fragmentos de mi imaginación cuando me da por hacerle al cuento. <o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormal"><br /></div><div class="MsoNormal"><span style="font-size: 10.0pt; mso-ansi-language: ES-TRAD;">Escribo para saber de ustedes y conocer el mundo, porque para poder escribir una página antes debimos de haber leído unas cien. &nbsp;<o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormal"><br /></div><div class="MsoNormal"><span style="font-size: 10.0pt; mso-ansi-language: ES-TRAD;">Escribo <b>porque nací para esto</b>. Escribo 'por qué' y me llena el horizonte. Gracias a ustedes por leerme, porque creo que es así como se construye el mundo: por quienes lo escribimos al mismo tiempo que buscamos leerlo. <o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormal"><span style="font-size: 10.0pt; mso-ansi-language: ES-TRAD;"><br /></span></div><table align="center" cellpadding="0" cellspacing="0" class="tr-caption-container" style="margin-left: auto; margin-right: auto; text-align: center;"><tbody><tr><td style="text-align: center;"><a href="http://3.bp.blogspot.com/-s2Ki4HUEzy8/U1iNksJZBfI/AAAAAAAABXY/zjHhmIP-xNg/s1600/IMG_7045.jpg" imageanchor="1" style="margin-left: auto; margin-right: auto; text-align: center;"><img border="0" src="http://3.bp.blogspot.com/-s2Ki4HUEzy8/U1iNksJZBfI/AAAAAAAABXY/zjHhmIP-xNg/s1600/IMG_7045.jpg" height="400" width="300" /></a></td></tr><tr><td class="tr-caption" style="text-align: center;">Esta es quien les escribe (en una toma <i>selfie</i>, tan de moda ahora). En ocasiones también sale en tele, pero esa es otra historia.&nbsp;</td></tr></tbody></table><div class="MsoNormal"><span style="font-size: 10.0pt; mso-ansi-language: ES-TRAD;"><br /></span></div><div class="MsoNormal"><span style="font-size: 10.0pt; mso-ansi-language: ES-TRAD;"><br /></span></div><div class="MsoNormal"><br /></div><!--EndFragment-->Darinka Rodríguezhttp://www.blogger.com/profile/12652180934668954358noreply@blogger.com2tag:blogger.com,1999:blog-8733212820664543477.post-51506297406315068282012-11-15T04:36:00.000-06:002012-11-15T04:39:09.717-06:00De los temblores.<br /><div class="MsoNormalCxSpFirst" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><span style="font-family: &quot;Arial&quot;,&quot;sans-serif&quot;; font-size: 10.0pt; line-height: 115%;">Toda mi vida supe de temblores. <o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><br /></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><span style="font-family: &quot;Arial&quot;,&quot;sans-serif&quot;; font-size: 10.0pt; line-height: 115%;">Siempre desperté con la suave oscilación de un brazo en mi hombro diciendo “ya es hora…” para irse a la escuela. La fuerte sacudida del nervio al estar acompañada. El simulacro escolar sólo para hacerme correr. La voz trémula al hablar en público. La agitación del corazón cuando aprendí a andar en bicicleta. El terremoto neuronal en el examen de química. <o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><br /></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><span style="font-family: &quot;Arial&quot;,&quot;sans-serif&quot;; font-size: 10.0pt; line-height: 115%;">Luego vino el amor y su trepidación. El estremecimiento de una caricia. Tiritar de deseo. La impredecible vibración de un orgasmo.<o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><br /></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><span style="font-family: &quot;Arial&quot;,&quot;sans-serif&quot;; font-size: 10.0pt; line-height: 115%;">Hemos estado en sismo todo el tiempo, pero sólo cuando se sacude la tierra podemos percibirlo. <o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><br /></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><span style="font-family: &quot;Arial&quot;,&quot;sans-serif&quot;; font-size: 10.0pt; line-height: 115%;">9.2.1 en escala de Rodríguez-Pacheco para el corazón. 6 en la escala Saffir-simpson para mis ojos.&nbsp;<o:p></o:p></span></div>Darinka Rodríguezhttp://www.blogger.com/profile/12652180934668954358noreply@blogger.com2tag:blogger.com,1999:blog-8733212820664543477.post-73915995949883656702012-10-18T01:42:00.000-05:002012-10-18T01:43:20.234-05:00Cuento breve para el fin del mundo. <br />Como en el inicio de un mal chiste, se abrió el telón.<br /><br />Era la puesta en escena del Sistema Solar.<br /><br />Y el único villano, era la Tierra...<br /><br /><br /><div class="separator" style="clear: both; text-align: center;"><a href="http://4.bp.blogspot.com/-lD9UinRF3LM/UH-ka1mTKsI/AAAAAAAAA3A/ZF7G_BEeHu0/s1600/Tierra.jpg" imageanchor="1" style="margin-left: 1em; margin-right: 1em;"><img border="0" height="235" src="http://4.bp.blogspot.com/-lD9UinRF3LM/UH-ka1mTKsI/AAAAAAAAA3A/ZF7G_BEeHu0/s320/Tierra.jpg" width="320" /></a></div><br />Darinka Rodríguezhttp://www.blogger.com/profile/12652180934668954358noreply@blogger.com0tag:blogger.com,1999:blog-8733212820664543477.post-52709559050874309812012-10-03T01:49:00.000-05:002012-10-03T01:51:46.114-05:002 de octubre. No. <br /><div class="MsoNormalCxSpFirst" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><span style="font-family: &quot;Arial&quot;,&quot;sans-serif&quot;; font-size: 10.0pt; line-height: 115%;">Ya es 3 de octubre y todavía no se me olvida…<o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><br /></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><span style="font-family: &quot;Arial&quot;,&quot;sans-serif&quot;; font-size: 10.0pt; line-height: 115%;">Por fortuna, mi generación y todas las posteriores a ese aciago día no tienen ni idea de lo que pasó. Pero podemos imaginarlo perfectamente… <o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><br /></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><span style="font-family: &quot;Arial&quot;,&quot;sans-serif&quot;; font-size: 10.0pt; line-height: 115%;">Desde muy pequeña tuve conciencia de lo ocurrido, porque me lo contó mi abuela y todos mis profesores al punto del llanto, de la desesperación o de una apasionada furia. Después de sus palabras, nunca supe cómo pudieron arremeter contra ellos, en qué descabellada novela cabían armas de un lado e idealismo del otro; no entendía qué clase de abominable monstruo arrebataba la vida de unos sólo por querer un cambio. En verdad… no me cupo en la cabeza entonces y la violencia aún es para mí una idea demasiado voluminosa para mi diminuto y soñador cerebro.<o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><br /></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><span style="font-family: &quot;Arial&quot;,&quot;sans-serif&quot;; font-size: 10.0pt; line-height: 115%;">Pero no voy a hacer historia porque ésa abunda y parece ser sólo un síntoma de saturación social. Voy a hablar del 2 de octubre como yo lo he vivido y como creo que lo vivimos los que no lo vivimos. <o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><br /></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><span style="font-family: &quot;Arial&quot;,&quot;sans-serif&quot;; font-size: 10.0pt; line-height: 115%;">Es inherente a los universitarios: la efervescencia de la sangre, la voz crítica y el espíritu disertador. Fuimos a clases de Historia de México y, sobre todo los que crecimos en área tres, nos documentamos hasta el hartazgo del hecho: Poniatowska y Rojo Amanecer como documentos de cabecera. No hay un solo estudiante con el saco bien puesto que no sepa qué ocurrió. Lo triste del asunto es que aún a estas alturas del devenir, no conocemos las causas precisas de <i>por qué</i> ocurrió. <o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><br /></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><span style="font-family: &quot;Arial&quot;,&quot;sans-serif&quot;; font-size: 10.0pt; line-height: 115%;">Aquí podemos abrir un paréntesis de discusión: que si el momento histórico, que si las olimpiadas, que si el gobierno y sus antecedentes; García Barragán y el batallón Olimpia… sí, sí, sí… pero explíquenme. No puedo argumentar muertos porque no tengo mentalidad asesina, no puedo pensar en planes tan siniestros cometidos en contra de quien tiene esa vocación: estudiante, libros, clases y argumentos. Llámenme ingenua, llámenme idiota. No entiendo.<o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><br /></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><span style="font-family: &quot;Arial&quot;,&quot;sans-serif&quot;; font-size: 10.0pt; line-height: 115%;">Lo terrible de esa opacidad es que desde 2002, año en que entré a la Escuela Nacional Preparatoria Número 6, he visto a mucho inscrito (digo inscrito, no estudiante) armando revueltas gratuitas, desmanes sin propósito y agresiones vacuas a todo lo que aparenta ser una fachada de poder. No existe justificación para la agresión ni argumentos para la violencia anónima en un loop que se repite cada año. Otros no tienen siquiera la gracia de estar inscritos en alguna universidad: me consta que son porros. Provocadores. Buscapleitos. <o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><br /></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><span style="font-family: &quot;Arial&quot;,&quot;sans-serif&quot;; font-size: 10.0pt; line-height: 115%;">¿Es ese el espíritu del 68? Ya no hablemos del movimiento global; hablemos de una situación meramente local. No puedo, en verdad no puedo justificar agresiones gratuitas. Pero tampoco me malentiendan: no creo que por unas manzanas se ha podrido la canasta. Yo he asistido a decenas de manifestaciones con puras consignas y alguna pancarta. <o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><br /></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><span style="font-family: &quot;Arial&quot;,&quot;sans-serif&quot;; font-size: 10.0pt; line-height: 115%;">Sin embargo, soy consciente que lo ocurrido en 1968 en México es irrepetible, porque aquellos estudiantes contaban con un elemento que el #yosoy132 no tiene: menos egoísmo. No pensemos que vamos a hacer historia, porque es tan vanidoso como megalómano… No está en manos de un colectivo, ni de un solo individuo, ni en un solo grupo o escuela: está en una idea. Un pensamiento que trasciende y persiste. Ese, es para mí, el verdadero espíritu.<o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><br /></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><span style="font-family: &quot;Arial&quot;,&quot;sans-serif&quot;; font-size: 10.0pt; line-height: 115%;">No me regañen, por favor. La comparación es inevitable porque de entonces a acá, un movimiento estudiantil no había llegado siquiera a ganar nombre y todavía me gana el entusiasmo de que este ímpetu de cambio, florezca. <o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><br /></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><span style="font-family: &quot;Arial&quot;,&quot;sans-serif&quot;; font-size: 10.0pt; line-height: 115%;">¿Qué he visto cada 2 de octubre? Lo mismo: un estandarte glorioso, pero gastado. Ya sabemos de algunos líderes estudiantiles bien plantados en diputaciones o senadurías. Pero he de celebrar que a diferencia de ellos, mucha más gente puede simpatizar con la inconformidad de un estudiante porque los medios, las voces y la situación han cambiado. Pero la represión, ésa… está latente. Siempre contundente y tácita. <o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><br /></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><span style="font-family: &quot;Arial&quot;,&quot;sans-serif&quot;; font-size: 10.0pt; line-height: 115%;">El 2 de octubre no se olvida. &nbsp;<o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><br /></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><span style="font-family: &quot;Arial&quot;,&quot;sans-serif&quot;; font-size: 10.0pt; line-height: 115%;">Yo no puedo olvidarlo porque lo viví sin vivirlo. <o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><br /></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><span style="font-family: &quot;Arial&quot;,&quot;sans-serif&quot;; font-size: 10.0pt; line-height: 115%;">Que no se nos olvide...<o:p></o:p></span></div>Darinka Rodríguezhttp://www.blogger.com/profile/12652180934668954358noreply@blogger.com0tag:blogger.com,1999:blog-8733212820664543477.post-28369948600426966272012-06-15T04:05:00.000-05:002016-02-01T03:19:20.221-06:00Mecánica.<br /><div class="MsoNormalCxSpFirst" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><span style="font-family: &quot;arial&quot; , &quot;sans-serif&quot;; font-size: 10.0pt; line-height: 115%;">– Quisiera que le dé un vistazo a mi coche, sabe… desde hace un par de días no deja de hacer ese insoportable ruido.<o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><br /></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><span style="font-family: &quot;arial&quot; , &quot;sans-serif&quot;; font-size: 10.0pt; line-height: 115%;">El hombre de overol, tras una rápida ojeada y con el vehículo aún encendido, tiró el cigarrillo de sus labios. <o:p></o:p></span><br /><span style="font-family: &quot;arial&quot; , &quot;sans-serif&quot;; font-size: 10.0pt; line-height: 115%;"><br /></span><span style="font-family: &quot;arial&quot; , &quot;sans-serif&quot;; font-size: 10.0pt; line-height: 115%;">-¿Arranca?</span><br /><span style="font-family: &quot;arial&quot; , &quot;sans-serif&quot;; font-size: 10.0pt; line-height: 115%;"><br /></span><span style="font-family: &quot;arial&quot; , &quot;sans-serif&quot;; font-size: 10.0pt; line-height: 115%;">- Ehm... pues sí... todavía.</span></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><br /></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><span style="font-family: &quot;arial&quot; , &quot;sans-serif&quot;; font-size: 10.0pt; line-height: 115%;">– Vamos a dar una vuelta para ver qué pasa… –dijo con gesto indiferente y presuroso. <o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><br /></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><span style="font-family: &quot;arial&quot; , &quot;sans-serif&quot;; font-size: 10.0pt; line-height: 115%;">No era un mecánico cualquiera: había desgastado su paciencia por años en los pasillos de la Facultad de Ingeniería y su último recurso ante el infortunio de cualquier egresado era terminar en su cochera despachando señoritas montadas en ruidosas carcachas de segunda mano, cobrando tan onerosamente como el vecindario se lo permitía. Cada que llegaba una mujer era la misma historia: algún desperfecto en la máquina, por insignificante que fuese, era buen pretexto para cobrar una buena lana.<o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><br /></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><span style="font-family: &quot;arial&quot; , &quot;sans-serif&quot;; font-size: 10.0pt; line-height: 115%;">A primera vista, el coche en cuestión era un armatoste tan recorrido como maltratado, con la pintura deliberadamente rayada y tan lleno de intemperie que era un milagro que todavía caminara… ya no digamos correr. <o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><br /></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><span style="font-family: &quot;arial&quot; , &quot;sans-serif&quot;; font-size: 10.0pt; line-height: 115%;">El (ahora sabemos) ingeniero, acomodó las aceitosas manchas de su vestimenta en el asiento del piloto y la acongojada dueña de la destartalada carrocería ocupó el segundo lugar frente al tablero. Apenas puso el auto en marcha, el sonido de aquél artefacto motorizado se hizo insoportable, fastidioso y repulsivo a cualquier tímpano. No es que fuera chirriante, ni un desgastado crujir de un metal viejo, un engrane sediento de composición o una distorsión sonora usual, síntoma de una clara disfunción automotriz sino todo lo contrario: era un sordo zumbido, una tibia vibración sin un origen plausible, un palpitar vago pero tan estridente que apenas dieron una vuelta a la manzana cuando el técnico paró nuevamente en su establecimiento.<o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><br /></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><span style="font-family: &quot;arial&quot; , &quot;sans-serif&quot;; font-size: 10.0pt; line-height: 115%;">– Tengo que checarlo más a fondo. Estas viejas máquinas suelen dar estas sorpresas… Déjemelo y venga mañana –sentenció fulminante.<o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><br /></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><span style="font-family: &quot;arial&quot; , &quot;sans-serif&quot;; font-size: 10.0pt; line-height: 115%;">La tarde siguiente, la propietaria de esa carcacha con llantas llegó tan o más afligida que cuando arribó por vez primera al anónimo taller donde se suscita este relato y que no era más que una amplia cochera ubicada en una colonia clasemediera de una ciudad sórdida de tráfico. <o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><br /></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><span style="font-family: &quot;arial&quot; , &quot;sans-serif&quot;; font-size: 10.0pt; line-height: 115%;">Pese a las observaciones iniciales, nuestro ingeniero en solitario no pudo encontrar mayor defecto que los años pasados por encima, los kilómetros recorridos y el evidente descuido de la costumbre. Sin embargo, todo el motor y la carrocería entera eran perfectamente funcionales y ni un solo ruido se produjo durante las pruebas. Este mecánico era un granuja, uno de esos patanes de refaccionaria que estafan al incauto a la menor provocación; pero por más que buscó un detalle para desfalcar a la automovilista, no había un ápice qué reparar. <o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><br /></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><span style="font-family: &quot;arial&quot; , &quot;sans-serif&quot;; font-size: 10.0pt; line-height: 115%;">– Revisé su coche y no tiene nada. Llévelo a su agencia, porque yo no le encontré nada – dijo el joven ingeniero mecánico-automotriz, con un viso de enojo en los ojos, pensando que había perdido tiempo y esfuerzo en un coche viejo pero útil.<o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><br /></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><span style="font-family: &quot;arial&quot; , &quot;sans-serif&quot;; font-size: 10.0pt; line-height: 115%;">Con apenas treinta gramos menos de agobio tras la valoración, la propietaria de este cachivache encendió el auto. Y el ruido comenzó de nuevo…<o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><br /></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><span style="font-family: &quot;arial&quot; , &quot;sans-serif&quot;; font-size: 10.0pt; line-height: 115%;">–&nbsp; ¡Ahí está el ruido otra vez! – gritó la mujer al impotente mecánico.<o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><br /></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><span style="font-family: &quot;arial&quot; , &quot;sans-serif&quot;; font-size: 10.0pt; line-height: 115%;">Acercándose con apatía, el ingeniero dio cuenta del sordo estruendo por segunda ocasión. Jamás había escuchado una falla como esa. Frotándose la barbilla en gesto de profunda reflexión, pidió que apagase el motor.<o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><br /></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><span style="font-family: &quot;arial&quot; , &quot;sans-serif&quot;; font-size: 10.0pt; line-height: 115%;">El sonido persistía dentro del auto, pero bastaba poner un pie fuera de la carrocería para que el sonido cesara. <o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><br /></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><span style="font-family: &quot;arial&quot; , &quot;sans-serif&quot;; font-size: 10.0pt; line-height: 115%;">–&nbsp; ¿Puede bajar del auto? Lo voy a revisar otra vez. <o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><br /></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><span style="font-family: &quot;arial&quot; , &quot;sans-serif&quot;; font-size: 10.0pt; line-height: 115%;">Arrancó, puso marcha, dio una vuelta a la colonia por enésima ocasión y cuando volvió, ya tenía el diagnóstico preciso. <o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><br /></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><span style="font-family: &quot;arial&quot; , &quot;sans-serif&quot;; font-size: 10.0pt; line-height: 115%;">–&nbsp; Señorita, yo no soy médico, pero le recomiendo que se revise el corazón... Su auto no tiene nada.<o:p></o:p></span></div>Darinka Rodríguezhttp://www.blogger.com/profile/12652180934668954358noreply@blogger.com1tag:blogger.com,1999:blog-8733212820664543477.post-81581757738696472942012-06-01T03:23:00.001-05:002012-06-15T04:26:02.218-05:00Espacio libre de perfume barato. (Post libre para fumar)<br /><div class="MsoNormalCxSpFirst" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><span style="font-family: Arial, sans-serif; font-size: 10pt; line-height: 115%;"><span style="color: orange;"><b>1.Invasores de atmósferas.</b></span><o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><br /></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><span style="font-family: Arial, sans-serif; font-size: 10pt; line-height: 115%;">Mi manera de fumar se hizo incorregible a los dieciséis, pero empecé a los quince, edad en la que comenzaron muchos de los vicios que se me hicieron posteridad. Era 2003 y una cajetilla costaba entonces catorce pesos. Todos los bares, antros y demás congales nocturnos estaban segmentados en los que se esfumaban y los que no. La hora preferida en los restaurantes era la de los postres, el café y el cigarro en una sobremesa evaporada de ideas y humo o en la absoluta pasividad del solitario fumador.<o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><br /></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><a href="http://1.bp.blogspot.com/-HevRlP8ZMbk/T8h6aPtKnaI/AAAAAAAAAzk/DteCIcxvnus/s1600/7.jpg" imageanchor="1" style="clear: left; float: left; margin-bottom: 1em; margin-right: 1em;"><img border="0" height="240" src="http://1.bp.blogspot.com/-HevRlP8ZMbk/T8h6aPtKnaI/AAAAAAAAAzk/DteCIcxvnus/s320/7.jpg" width="320" /></a><span style="font-family: Arial, sans-serif; font-size: 10pt; line-height: 115%;">Después vinieron esos verdugos de camisetas verdes y aroma a lechuga a expulsarnos a la intemperie con sus leyes, sus advertencias en la pared y sus gazmoñas reprimendas. Hace poco, en una conversación que nunca olvidaré, escuché a Benito Taibo decir que los fumadores somos los nuevos negros en Nueva York en plena década de los cincuenta. <o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><br /></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><span style="font-family: Arial, sans-serif; font-size: 10pt; line-height: 115%;">Y esque apenas uno saca un cigarro y ya hay alguien haciendo repelús, resoplando copiosamente aunque apenas haya aire y huyendo de uno cual si fuese un leproso. Otros aún más molestos describen por enésima ocasión cuando visitaron a aquél familiar que murió de modo espeluznante en el hospital, haciendo un minucioso relato de cómo escupían sangre y poniendo énfasis en lo amoratado de sus labios en la eterna letanía del fumador pasivo. Sin embargo, los más recalcitrantes son los ex fumadores: apenas alguien busca fuego para el tabaco, el monstruo en cuestión saca el invisible pero pesado trofeo de su abstinencia con el que golpea con fuertes sentencias al nicotinoide para dar inicio al ignominioso juicio de los contemporáneos: qué si uno ahorra miles de pesos al año dejando de consumir, que si los parches, que si los cigarros eléctricos e incluso los más audaces hasta terapeuta recomiendan. <o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><br /></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><span style="font-family: Arial, sans-serif; font-size: 10pt; line-height: 115%;">Lo angustioso de la situación para los chacuacos como yo, es que estas escenas suelen suscitarse en terrazas, jardines o en plena calle: no conformes con sacarnos a un exterior inclemente, tiene uno que fumarse, junto con el cigarro, el consejo del bienintencionado e impertinente no fumador. ¡Afuera, afuera, afuera con su cigarrito!<o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><br /></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><span style="font-family: Arial, sans-serif; font-size: 10pt; line-height: 115%;">Dicen que fumar es invasivo, porque uno contamina la atmósfera con pestilentes y tóxicas sustancias haciendo el ambiente imposible para los demás. Yo no sé ustedes, pero no hay nada peor que entrar a un elevador que apesta a colonia barata de oficinista, que ciertas habitaciones estén colmadas de aromatizante a frutas del bosque o alguien dejé una estela de ostentosa fragancia apenas se le ocurre pasar. Sus perfumitos y esencias imitadas también perturban los sentidos… <o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><br /></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><span style="font-family: Arial, sans-serif; font-size: 10pt; line-height: 115%;"><span style="color: orange;"><b>2.Los derechos del fumador. </b></span><o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><br /></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><span style="font-family: Arial, sans-serif; font-size: 10pt; line-height: 115%;">Cualquier persona que fuma sabe perfectamente que se está matando a sí misma. Desde la primaria uno tiene la abyecta sentencia de que fumar causa miles de padecimientos irreversibles y aún así nos recetan ratas, niños asmáticos y miembros mutilados en las cajetillas infinitamente ignoradas por quienes disfrutamos del vicio o los que fumamos mecánicamente. Esa clase de mojigatería en las cajetillas no existe en muchos países. <o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><br /></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><span style="font-family: Arial, sans-serif; font-size: 10pt; line-height: 115%;">Cada 31 de mayo los noticieros se llenan de especialistas neumólogos, oncólogos y psicólogos que enumeran con escrupulosa precisión las causas de la adicción a la nicotina y cuán nocivo es nuestro amigo favorito. <o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><br /></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><span style="font-family: Arial, sans-serif; font-size: 10pt; line-height: 115%;">Están además, los sermones de los papás, los maestros y naturalmente, el de los médicos. Sepa usted que todos mis especialistas son fumadores: de ese modo mehe evitado horas y horas de reprimendas innecesarias. <o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><br /></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><span style="font-family: Arial, sans-serif; font-size: 10pt; line-height: 115%;">El que no fuma, está en todo su derecho de no aspirar mi humo. Yo tengo el mismo derecho de quedarme adentro a matarme silenciosa y sigilosa en un tibio interior y no fumarme sus recomendaciones. Tengo derecho a que no se me hagacara de <i>fuchi</i> porque no le hice caso a la clase de educación para la salud. ¿No es como hacerle un gesto repulsivo aun individuo de un grupo minoritario? <o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><br /></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><span style="font-family: Arial, sans-serif; font-size: 10pt; line-height: 115%;">Finalmente: Tiene derecho a permanecer callado hasta que mi cigarrillo se consuma. <o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><span style="font-family: Arial, sans-serif; font-size: 10pt; line-height: 115%;"><br /></span></div><div class="separator" style="clear: both; text-align: center;"><object class="BLOGGER-youtube-video" classid="clsid:D27CDB6E-AE6D-11cf-96B8-444553540000" codebase="http://download.macromedia.com/pub/shockwave/cabs/flash/swflash.cab#version=6,0,40,0" data-thumbnail-src="http://1.gvt0.com/vi/mt4EhV_xw-0/0.jpg" height="266" width="320"><param name="movie" value="http://www.youtube.com/v/mt4EhV_xw-0&fs=1&source=uds" /> <param name="bgcolor" value="#FFFFFF" /> <embed width="320" height="266" src="http://www.youtube.com/v/mt4EhV_xw-0&fs=1&source=uds" type="application/x-shockwave-flash"></embed></object></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><span style="font-family: Arial, sans-serif; font-size: 10pt; line-height: 115%;"><br /></span></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><br /></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><br /></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><span style="font-family: Arial, sans-serif; font-size: 10pt; line-height: 115%;"><span style="color: orange;"><b>3.Ni los veo, ni los fumo</b></span><o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><br /></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><span style="font-family: Arial, sans-serif; font-size: 10pt; line-height: 115%;">Con todo y ser una chacuaca de mediana reputación, ando en bicicleta. Si bien es cierto que las subidas se me hacen pesadas y el aire escasea en una larga pedaleada, el cigarrillo no me hace menos ciclista. <o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><br /></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><span style="font-family: Arial, sans-serif; font-size: 10pt; line-height: 115%;">¡Hubieran visto la cara del que me vio fumar mientras montaba mi bicicleta! ¿Es que acaso es una contradicción en términos? <o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><br /></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><span style="font-family: Arial, sans-serif; font-size: 10pt; line-height: 115%;">*** <o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><br /></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="text-align: justify;"><span class="apple-style-span"><span style="font-family: Arial, sans-serif; font-size: 10pt; line-height: 115%;">El que tiene vocación de humo no aspira a ser menos que fumador. Esfumarse a la menor provocación, evaporarse apenas hay una ventisca, instalarse en los pulmones, ofuscar el olfato y dejar un aroma adonde quiera que se vaya.<o:p></o:p></span></span></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="text-align: justify;"><br /></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="text-align: justify;"><span class="apple-style-span"><span style="font-family: Arial, sans-serif; font-size: 10pt; line-height: 115%;">El gesto del fumador mientras escribe, al momento de reír, a la hora de exasperarse y sobre todo en instantes de suma tensión o inconmensurable placer consiste en llevar a la boca el cigarrillo deseado. Si no hay boca digna besar o palabra que merezca ser pronunciada, el fumador sabe que no hay alternativa plausible que la del tabaco. O la mota. Oel opio. O el aire... A mí me gusta fumar tabaco y aire. <o:p></o:p></span></span></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="text-align: justify;"><br /></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="text-align: justify;"><span class="apple-style-span"><span style="font-family: Arial, sans-serif; font-size: 10pt; line-height: 115%;">Es el suspiro un sucedáneo del cigarrillo cuando la nostalgia ya es mucha, cuando no hay opción sino una sala de espera o los recursos son tan escasos como abundante es el oxígeno alrededor. <o:p></o:p></span></span></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="text-align: justify;"><span class="apple-style-span"><span style="font-family: Arial, sans-serif; font-size: 10pt; line-height: 115%;"><br /></span></span></div><div class="separator" style="clear: both; text-align: center;"><iframe allowfullscreen='allowfullscreen' webkitallowfullscreen='webkitallowfullscreen' mozallowfullscreen='mozallowfullscreen' width='320' height='266' src='https://www.youtube.com/embed/OteP9mNM8fg?feature=player_embedded' frameborder='0' /></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="text-align: justify;"><span class="apple-style-span"><span style="font-family: Arial, sans-serif; font-size: 10pt; line-height: 115%;"><br /></span></span></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="text-align: justify;"><br /></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="text-align: justify;"><span class="apple-style-span"><span style="font-family: Arial, sans-serif; font-size: 10pt; line-height: 115%;"><span style="color: orange;"><b>4. Tipos de humo</b></span><o:p></o:p></span></span></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="text-align: justify;"><br /></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="text-align: justify;"><span class="apple-style-span"><span style="font-family: Arial, sans-serif; font-size: 10pt; line-height: 115%;">Existimos, en orden de importancia, los que fumamos por inercia, los que fumamos por necesidad y los que fumamos por placer. El que es buen fumador pertenece a las tres especies en un momento u otro. El que se autodenomina “fumador social” es un pusilánime que no ha aprendido nada del golpe del humo ni de los golpes de la sociedad… por eso mismo es tan insoportable y patético. El fumador pasivo es un resignado, un condenado a la espesura de otros y a la ligereza de sí mismo: o encuentra cierta empatía con el ambiente enrarecido de sustancias, o siente alguna afinidad por los que fuman. <o:p></o:p></span></span></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="text-align: justify;"><br /></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="text-align: justify;"><span class="apple-style-span"><span style="font-family: Arial, sans-serif; font-size: 10pt; line-height: 115%;">El que fuma es un distraído con ínfulas de atención y fijeza; un ansioso, una víctima del deseo y la insatisfacción. El fumador es aire. Y siempre anhela ser respirado aún a sabiendas de que acabará en ceniza: ardiente e inútil. <o:p></o:p></span></span></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="text-align: justify;"><span class="apple-style-span"><span style="font-family: Arial, sans-serif; font-size: 10pt; line-height: 115%;"><br /></span></span></div><div class="separator" style="clear: both; text-align: center;"><object class="BLOGGER-youtube-video" classid="clsid:D27CDB6E-AE6D-11cf-96B8-444553540000" codebase="http://download.macromedia.com/pub/shockwave/cabs/flash/swflash.cab#version=6,0,40,0" data-thumbnail-src="http://0.gvt0.com/vi/BW_qqDBdmOg/0.jpg" height="266" width="320"><param name="movie" value="http://www.youtube.com/v/BW_qqDBdmOg&fs=1&source=uds" /> <param name="bgcolor" value="#FFFFFF" /> <embed width="320" height="266" src="http://www.youtube.com/v/BW_qqDBdmOg&fs=1&source=uds" type="application/x-shockwave-flash"></embed></object></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="text-align: justify;"><span class="apple-style-span"><span style="font-family: Arial, sans-serif; font-size: 10pt; line-height: 115%;"><br /></span></span></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="text-align: justify;"><br /></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="text-align: justify;"><span class="apple-style-span"><span style="font-family: Arial, sans-serif; font-size: 10pt; line-height: 115%;">*** <o:p></o:p></span></span></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="text-align: justify;"><br /></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="text-align: justify;"><span class="apple-style-span"><span style="font-family: Arial, sans-serif; font-size: 10pt; line-height: 115%;">Me fumo un último cigarrillo. Para un fumador, cada cigarrillo es el último, porque la prohibición está siempre latente y hay en cada pared un símbolo tácito que obliga al deseoso a apaciguar sus ganas. <o:p></o:p></span></span></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><br /></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><br /></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><span style="font-family: Arial, sans-serif; font-size: 10pt; line-height: 115%;">Gracias por fumarme.<o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><span style="font-family: Arial, sans-serif; font-size: 10pt; line-height: 115%;"><br /></span></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><span style="font-family: Arial, sans-serif; font-size: 10pt; line-height: 115%;"><br /></span></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><span style="font-family: Arial, sans-serif; font-size: 10pt; line-height: 115%;"><a href="http://atomicdarinka.tumblr.com/post/24182787569/el-ultimo-cigarrillo">El último y nos vamos</a>...</span></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><br /></div>Darinka Rodríguezhttp://www.blogger.com/profile/12652180934668954358noreply@blogger.com4tag:blogger.com,1999:blog-8733212820664543477.post-68808240802436175462012-05-09T03:12:00.000-05:002012-05-09T04:05:33.616-05:00Yo nunca aparecí en Playboy…<br /><div class="separator" style="clear: both; text-align: center;"><a href="http://1.bp.blogspot.com/-SB1pgbmE8sM/T6omsOz_DTI/AAAAAAAAAyU/Rh1Q521ryA4/s1600/Debate.jpg" imageanchor="1" style="margin-left: 1em; margin-right: 1em;"><img border="0" height="224" src="http://1.bp.blogspot.com/-SB1pgbmE8sM/T6omsOz_DTI/AAAAAAAAAyU/Rh1Q521ryA4/s320/Debate.jpg" width="320" /></a></div><br /><br /><br /><div class="MsoNormalCxSpFirst" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><span style="font-family: Arial, sans-serif; font-size: 10pt; line-height: 115%;">Pero yo sí… Yo fui edecán. Y modelo también. También me pagaron onerosamente (menos, naturalmente) y sólo por el hecho de mostrarme. Yo también aparecí 30 segundos a cuadro pero lo mío no causó más alharaca que en mi círculo de conocidos. Yo también usé un vestido largo que no dejaba nada a la imaginación y también fui inoportuna a ciertos ojos. <o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><br /></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><span style="font-family: Arial, sans-serif; font-size: 10pt; line-height: 115%;">Pero yo entonces tenía 17 o 18. Por esas épocas era tan elocuente y tan poco sustanciosa como Julia, que ha dado un millón de entrevistas hasta este día, pero yo no tuve que darle explicaciones a nadie más que a mí misma. <o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><br /></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><span style="font-family: Arial, sans-serif; font-size: 10pt; line-height: 115%;">Quien se dedica a esto, sabe que tiene que vender. <i>¿Vender qué?</i>, se preguntarán los más suspicaces… Venderte, claro.&nbsp;</span><br /><span style="font-family: Arial, sans-serif; font-size: 10pt; line-height: 115%;"><br /></span><br /><span style="font-family: Arial, sans-serif; font-size: 10pt; line-height: 115%;">Pero que no se me malinterprete, por favor. Una persona que vive de su imagen, se vende a sí misma aunque lo que vende no sea lo que se es y pretenda serlo. Lo mismo pasa con modelos y con candidatos… Y nada de eso significa que sea denigrante o misógino, como reclaman ciertos ignorantes puristas. Si no dediqué el resto de mi vida a ser modelo es porque pensé. Y pensé que valía más que sólo dejarse ver. <o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><br /></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><span style="font-family: Arial, sans-serif; font-size: 10pt; line-height: 115%;">Lo que Julia Orayen hizo el día del primer debate presidencial fue un gran trabajo: vendió un producto imposible y lo hizo trascender a fuerza de costumbre, de mostrar un poco de lo que justamente no hay para llamar la atención. Ese fue su trabajo y lo hizo excelente.<o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><br /></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><span style="font-family: Arial, sans-serif; font-size: 10pt; line-height: 115%;">Yo nunca salí en las páginas de una Playboy, pero sé bien lo que significa ser el foco de atención por el oropel de las circunstancias. Lo verdaderamente triste de esto es que hayan personas a quienes les vendieron un debate, el futuro de un país y el sentido de una democracia como si les vendieran un perfume. <o:p></o:p></span></div><div class="MsoNormalCxSpMiddle" style="tab-stops: 68.0pt; text-align: justify;"><br /></div>Darinka Rodríguezhttp://www.blogger.com/profile/12652180934668954358noreply@blogger.com4tag:blogger.com,1999:blog-8733212820664543477.post-64317913607243820582011-06-13T12:38:00.000-05:002011-06-13T12:38:11.314-05:00Con un desnudo en la garganta: de bicis desnudas y villanos en la calle.Ciclista bueno vs. Automovilista malo: la pelea del siglo XXI. Y así vamos por la vida creyendo que por el simple hecho de andar sin carrocería somos pura inocencia. O desnudos, como muchos de los que fuimos el sábado a la sexta rodada al desnudo en la Ciudad de México se sienten.<br /><br />La premisa de la marcha es provocación pura: si no me ves rodando con ropa, si me desvisto entonces sí que me pones atención. Y el antagonista de esta historia no es otro que el que anda en coche.<br /><br />Pero ni el ciclista es pura bondad sólo por subirse a su bicicleta ni el villano de las calles es siempre el automovilista. Haga el favor de no tomar partido antes de tiempo y termine de leer:<br /><br />***<br /><br /><br /><span class="Apple-style-span" style="color: orange;"><b>Abajo la ropa, arriba la bici</b></span><br /><br />¿Cuán desnudo tiene que estar un cuerpo para ser visto? ¿El que se viste con sólo ropa interior o el que porta sólo una máscara y unos calcetines? ¿El que se recubre de pintura o el que sólo usa un par de sandalias? ¿Porqué acudir al voluptuoso recurso de la desnudez para hacerse visibles?<br /><br />Y entonces ahí tienen a cientos de personas vestidos de sí mismos o ataviados con sólo unos pocos centímetros de tela. Algunos de ellos lo dijeron casi entre lágrimas: en la calle se sienten desnudos, vulnerables… ¿es que al ciclista le hace falta carrocería o una armadura para sentirse seguro?<br /><br />No lo creo. La bicicleta es el símbolo de movilidad y libertad por excelencia, porque es el mismo hombre quien le da vida a la bicicleta y viceversa, porque al andar en ella se siente el viento en la cara, el sol en los ojos y el cielo sobre la cabeza. ¿Qué lleva entonces al ciclista a sentirse desprotegido?<br /><br />***<br /><br />Era obvio que una multitud de gentes sin ropa iba a atraer la atención del voyerista curioso. Alrededor de los participantes abundaban los séquitos de mirones con celular en mano tomando fotos al por mayor. ¿Por qué se encueraron? Quién sabe… pero fue un buen momento para deleitar la pupila.<br /><br /><div class="separator" style="clear: both; text-align: center;"><a href="http://4.bp.blogspot.com/-WFg670BxEzc/TfZJfjRToCI/AAAAAAAAAdc/8tA0tEERFEk/s1600/IMG_0283.JPG" imageanchor="1" style="margin-left: 1em; margin-right: 1em;"><img border="0" height="239" src="http://4.bp.blogspot.com/-WFg670BxEzc/TfZJfjRToCI/AAAAAAAAAdc/8tA0tEERFEk/s320/IMG_0283.JPG" width="320" /></a></div><div style="text-align: center;"><span class="Apple-style-span" style="font-size: x-small;">Mirones</span></div><br />Pasadas las once de la mañana el contingente ya estaba listo para salir. Y como reyes en canción de José Alfredo, se enfilaron a rodar y rodar…<br /><br />Daniel y Rox no tenían bicicleta, pero se montaron en una Ecobici (bicicleta pública) como Dios los trajo al mundo y se sumaron a la marcha justo cuando ésta emprendía su camino por Paseo de la Reforma. Un amigo suyo les previno del evento y decidieron sumarse a sus filas aún sin bicicleta propia. Pero su peculiaridad no era la bicicleta prestada ni la desnudez absoluta de sus cuerpos: eran dos personas en una bicicleta. Ya en el camino Rox confesó que no sabe andar en bicicleta, pero le pareció un buen motivo para desnudarse, mientras su pareja se empeñaba en mantener el equilibrio. Ellos no llegaron al final de la rodada.<br /><br /><div class="separator" style="clear: both; text-align: center;"><a href="http://3.bp.blogspot.com/-dQ4C1X5lsdo/TfZKEC-POWI/AAAAAAAAAdg/y8CKI6yv7dc/s1600/IMG_0355.JPG" imageanchor="1" style="margin-left: 1em; margin-right: 1em;"><img border="0" height="320" src="http://3.bp.blogspot.com/-dQ4C1X5lsdo/TfZKEC-POWI/AAAAAAAAAdg/y8CKI6yv7dc/s320/IMG_0355.JPG" width="239" /></a></div><br /><br />Ya en el camino, más ciclistas se fueron agregando al contingente. Algunos posaban para las lentes de la prensa y para los curiosos que flanqueaban el camino, otros más tímidos se cubrían el rostro y se perdían entre la multitud.<br /><br />“Mete la panza y saca la bici” “abajo la ropa y arriba la bicicleta” eran algunas de las consignas que se dejaban oír mientras los asistentes pedaleaban su desnudez primero por Paseo de la Reforma, luego por 5 de Mayo hasta el Zócalo, donde los ciclistas rodearon varias veces la Plaza de la Constitución.<br /><br /><br /><b><span class="Apple-style-span" style="color: orange;">Las piedras rodando se encuentran</span></b><br /><br />También hubo ciclistas en la marcha que infringieron las normas: se subieron a la banqueta, se pasaron varios altos. Una de las críticas más socorridas es que el ciclista es quien más viola el reglamento de tránsito porque circulan en sentido contrario y ni siquiera tienen el pudor de circular con casco.<br /><br />Los ciclistas aseguran por su parte, que el automovilista es siempre el malo de la historia, porque avientan el coche y no tienen respeto mínimo por el que desprotegido anda en su bicicleta.<br /><br />Pero no nos hagamos mensos: ni el ciclista es bueno por ser ciclista ni el automovilista es malo per se. Se suele caer en la triste dicotomía del héroe-villano en un cuento donde la calle es el escenario y los jueces quienes transitan por ella.<br /><br />Yo ando en automóvil y en bicicleta también. Otras muchas veces también me muevo en transporte público y a pié. No satanizo el uso del automóvil porque para quienes no tenemos condición de deportista, recorrer distancias largas suele ser un martirio. O porque el clima no suele ser amable con quien se transporta sin un techo sobre la cabeza. O porque se me hizo tarde y agarro un taxi.<br /><br />Por lo que sea: el que se transporta es libre de escoger el modo en que lo hace. &nbsp;Pero es también un hecho que la bicicleta es sustentable, es limpia y contamina mucho menos que cualquier vehículo motorizado.<br /><br />Pero aquí hay también automovilistas buenos que ceden el paso y ciclistas que no respetan el sentido de la circulación, peatones que no se fijan cuando cruzan una calle y motociclistas que rebasan por la derecha.<br /><br />En la calle no hay nadie bueno: todos son irresponsables en potencia y tiene uno que andar con los sentidos bien puestos en el exterior. <br /><br />Yo fui a la marcha porque estoy a favor del respeto y la coexistencia en la vía pública. El que quiera andar en auto, que lo haga de modo responsable. El que quiera andar en bici porque sabe lo que eso significa, que proceda con precaución. Lo que está en juego es nuestra supervivencia en una ciudad por demás sobrepoblada, atestada de autos y contaminada hasta el hartazgo.<br /><br />Corremos el riesgo que al defender lo que nosotros creemos correcto, desacreditemos gratuitamente al que no comulga con nuestro modo de ver las cosas: “o estás conmigo o en mi contra”. Usted: peatón, ciclista, motociclista o automovilista tiene que pensar que la calle no se hizo exclusivamente para una sola especie. Todos somos humanos y todos nos movemos. Todos somos humanos y todos cometemos errores. Todos somos humanos y tenemos derechos, pero también obligaciones. Y no hay nada que nos dé más libertad que el respeto.<br /><br /><div class="separator" style="clear: both; text-align: center;"><a href="http://3.bp.blogspot.com/--jHO0OwJsx4/TfZKyIB5y9I/AAAAAAAAAdk/QmwDADomqGU/s1600/IMG_0400.JPG" imageanchor="1" style="margin-left: 1em; margin-right: 1em;"><img border="0" height="320" src="http://3.bp.blogspot.com/--jHO0OwJsx4/TfZKyIB5y9I/AAAAAAAAAdk/QmwDADomqGU/s320/IMG_0400.JPG" width="226" /></a></div><br /><br /><br />Aquí otras dos opiniones:<br /><br /><a href="http://razon.com.mx/spip.php?page=columnista&amp;id_article=80025">Ciclistas Militantes</a><br /><br /><a href="http://estebloges.wordpress.com/2011/06/13/una-respuesta-a-gil-games/">Réplica a Ciclistas Militantes</a>Darinka Rodríguezhttp://www.blogger.com/profile/12652180934668954358noreply@blogger.com7tag:blogger.com,1999:blog-8733212820664543477.post-39314623067440766962011-05-10T02:04:00.000-05:002011-05-10T02:04:57.681-05:00Canto al corazón<div class="separator" style="clear: both; text-align: left;"><a href="http://3.bp.blogspot.com/-afE-zZemNmU/TcjjaSKFKpI/AAAAAAAAAdU/UXNHMrtsz5k/s1600/170320113479.jpg" imageanchor="1" style="clear: right; float: right; margin-bottom: 1em; margin-left: 1em;"><img border="0" height="320" src="http://3.bp.blogspot.com/-afE-zZemNmU/TcjjaSKFKpI/AAAAAAAAAdU/UXNHMrtsz5k/s320/170320113479.jpg" width="240" /></a></div>Mi mano entonces tuvo la fuerza que nunca tuvo: abrió la piel, atravesó costillas y lo sacó de su lugar. Las costillas tenían la fortaleza de quien nunca se deja penetrar más allá del calcio. Lo que quedó expuesto fue una masa demasiado grande para merecer el mote de lo que pretendía nombrar: mi corazón.<br /><br />- Mi dibujo no estaba tan errado, entonces… el corazón es así.<br />- Es casi igual… pero mira: el tuyo tiene un hoyo aquí… y de este lado está marchito… como seco.<br /><br />Lo contemplamos entonces… era tan desproporcionado que tenía que sostenerlo con ambas manos. Sangraba poco, pero sus dimensiones aún nos tuvieron boquiabiertos lo suficiente como para que en la realidad pasaran dos horas.<br /><br />- Ya no lo puedo regresar a mi pecho.<br />-No te preocupes, te crecerá otro.<br />- ¿En serio?<br />-Sí… déjalo afuera, el corazón crece rápido.<br /><div><br /></div>Darinka Rodríguezhttp://www.blogger.com/profile/12652180934668954358noreply@blogger.com1tag:blogger.com,1999:blog-8733212820664543477.post-38725888932265874012011-05-08T02:11:00.000-05:002011-05-08T02:11:46.110-05:00El patíbulo del golosoCuando el cinismo se extrapola a límites donde la vergüenza ya no figura ni siquiera como ornamento, uno redacta textos como éstos. Estimados lectores, tras una etapa de silenciosa ausencia en este blog vengo a contarles cómo me sacaron una muela.<br /><br />Y no, no vengo a ofrecerles el relato de quien con naturalidad se deja extraer el poco juicio que le queda en forma de muelas –nunca he entendido cómo es que hay quien a la menor provocación va con infame alegría a dejarse sacar las muelas y todavía pagar por ello-. Lo mío es una vulgar caries de confitería cocinada a fuego lento en el horno de mi golosa bocota.<br /><br />***<br /><br />El que es buen pez, por su boca muere. Pero yo ni siquiera sé nadar y siempre ando mordiendo el anzuelo. Ya desde que visité al primer verdug-ódontologo cuando iba a la primaria, sabía que cualquier consultorio dental que visitara sería a final de cuentas, mi cadalso recurrente. En ese temprano entonces había ido nada más a una revisión de la caída de mis dientes de leche y a corroborar la saludable salida de los permanentes.<br /><br />Pero ya saben que ésta, su inconstancia con patas, no se volvió a parar por un consultorio dental si no era con dolor de por medio. La historia siempre fue la misma: ir a calmar el dolor a sabiendas del espeluznante y agudo sonido de la fresa y salir de ahí con la boca apestando a curación y una cita para continuar el tratamiento… y dejarla pasar por otras cosas más apremiantes.<br /><br />Los años pasaron rápido, como suelen pasar en las historias de los ingenuos y yo seguí siendo la misma golosa que sucumbía por unos bombones con chocolate, que era sobornada por sus compañeros con la selección más fina de la dulcería y su pasatiempo favorito es y será la hora de los postres, caramelos y otras delicias azucaradas. De chicles ni hablemos, pues dejé de frecuentarlos en la secundaria porque gracias a su pegajosa consistencia me hice de mis primeras amalgamas.<br /><br />***<br /><br />Nadie se muere de un dolor de muelas, pero quien lo padece se quiere morir. Empieza uno con ínfimos piquetitos al interior de la boca que empeoran a tal velocidad que en un par de horas soportar la cabeza encima de los hombros es una hazaña. Entonces un analgésico empieza a ser menester para el goloso adolorido, que acude a la farmacia o al cajón de las medicinas y apura la primera pastilla que se le ponga enfrente. Luego va al espejo a evaluar la magnitud del desastre y es entonces y no antes cuando se advierte la dimensión de la trastada: la pequeñísima caries que ayer apenas nos causaba molestia, hoy ya es una monstruosidad que pretende sacarnos otro agujero e inaugurarnos una boca nueva.<br /><br />El condenado (en este caso, quien aquí suscribe) no tiene más remedio que hacer cita con el dentista cuando los paliativos fracasan. En mi caso, ya no regresé con el viejo conocido, sino que fui con el odontólogo de mi mamá, que tan buenos resultados le ha dado.<br /><br />Llegar a la primera cita es saberse de antemano condenado a muerte. Primero, porque el alma se trae en la boca y uno quisiera escupirla en el primer lavabo disponible y luego, porque el doctor dictaminará con ojos de piedad y hasta con cierto tono de burla dirá: ya no hay nada que hacer por esa muela, la infección es inconmensurable; <u>hay que extraer</u>.<br /><br />La sentencia resuena atroz por todo el consultorio. Y uno todavía quiere pelear, quiere salvar la pieza y sugiere una endodoncia. Con toda la sabiduría de su paciencia, el dentista explica por qué no es posible cualquier bienintencionado procedimiento para redimirse de la caries sin perder más que dinero y procede a prescribir antibióticos por siete días para bajar la infección y garabatea la fecha y hora de la muerte en la agenda.<br /><br /><div class="separator" style="clear: both; text-align: center;"><a href="http://3.bp.blogspot.com/-pUk-nDcwezQ/TcZBUxcjLzI/AAAAAAAAAdQ/OrTL1LkuJMQ/s1600/Muela+en+bicicleta.jpg" imageanchor="1" style="margin-left: 1em; margin-right: 1em;"><img border="0" height="251" src="http://3.bp.blogspot.com/-pUk-nDcwezQ/TcZBUxcjLzI/AAAAAAAAAdQ/OrTL1LkuJMQ/s320/Muela+en+bicicleta.jpg" width="320" /></a></div><br /><br />Como todo buen condenado, tuve mi última cena. Una gringa con mucho queso y una generosa cantidad de tacos al pastor. Me habría gustado deleitarme con una cerveza, pero ya se sabe que los antibióticos y el alcohol llevan mucho tiempo peleados y no se sientan a la misma mesa.<br /><br />Tienen ustedes que saber que fue una infamia que el doctor me haya citado a las nueve de la madrugada en su consultorio para una proeza de magnitudes mortales. Claro está, llegué tarde acompañada de mi mamá, que ya es muy cuate del doctor José a secas. Yo estaba lívida, con la presión baja y apenas mostraba señales de vida. Mi mamá y el doctor intercambiaron estampitas y le dijo que me había tomado el medicamento al-pié-de-la-letra y ella podía certificarlo –sepa usted que cada que me tocaba medicamento me llamaba por teléfono y me amenazaba con cosas terribles de no hacerlo-.<br /><br />Habiendo hecho las primeras consideraciones, empezó el martirio. De entrada pareciera que todo va a estar bien y el médico esparce anestesia por la zona afectada con un algodón para dar paso a la dolorosa estocada de la lidocaína inyectada y esperar “unos minutitos” a que el medicamento te idiotice… digo, te haga efecto. En ese preludio al dolor anestesiado, mi mamá y el doctor estaban de lo más campechano hablando de declaraciones de impuestos, de la firma electrónica y otros horrores fiscales.<br /><br />A mí me sudaban las manos, sentía las piernas trémulas como nunca y sólo podía pensar quién podría redactar el epitafio de mi tumba, quién se encargaría de las exequias posteriores y si habría suficientes nardos en mi funeral para disimular el olor a dentista que desprendería mi cuerpo.<br /><br />Los minutitos pasaron en un pestañeo. Cuando abrí los ojos el doctor ya tenía un enorme desarmador sobre mi rostro y me previno que escucharía cosas crujir en mi bóveda craneal. Y empezó… y dolió. Alcanzó su enorme jeringa y suministró una nueva dosis de antestésico que dejó la mitad mi boca sumida en un trance entre el limbo y la inconsciencia. Esperamos “otros minutitos más” y luego vino lo más fuerte. Crack, crack, crack… y en menos de un minuto la muela ya estaba en la charola de utensilios, sangrienta y horrenda, fuera ya de mi boca.<br /><br />El mismo doctor se sorprendió de que haya salido tan fácilmente y me mostró ese monstruo informe y con media cabeza en una gasa. Sentí que había dado a luz a un pequeño Frankie y pedí que lo apartaran de mi vista de inmediato.<br />Debo reconocer el magnífico trabajo del doctor José Ramos Rebollo: me hizo la extracción más rápida y más indolora de la que tenga cuenta. Aunque eso sí, como todo buen doctor me prohibió el café y cualquier tipo de irritante (que son mis preferidos), me recetó más antibióticos y desinflamantes y lo peor: me prohibió andar en bicicleta hasta el lunes.<br /><br />***<br /><br />En la vida del goloso, el momento preferido del día es la hora de los postres. Es esa misma situación la que, a la postre lo llevará sin escalas al infernal patíbulo de las extracciones, endodoncias y otros procedimientos odontológicos sacados de un cuento de terror que ni el mismo Quiroga pudo imaginar.<br /><br />Ahora sólo queda ver cuántas piezas más hay que tratar de caries. Estén pen-dientes.<br /><br /><br /><br /><div style="text-align: right;"></div><div style="text-align: right;">Como</div><div style="text-align: right;">Dijo</div><div style="text-align: right;">Don Wolfango:</div><div style="text-align: right;">Tengo</div><div style="text-align: right;">Dolor</div><div style="text-align: right;">De muelas</div><div style="text-align: right;">En</div><div style="text-align: right;">El</div><div style="text-align: right;">Corazón.</div><div style="text-align: right;"><br /></div><div style="text-align: right;"><a href="http://es.wikipedia.org/wiki/Efra%C3%ADn_Huerta">Efraín Huerta.</a></div><br /><br /><div><br /></div>Darinka Rodríguezhttp://www.blogger.com/profile/12652180934668954358noreply@blogger.com2tag:blogger.com,1999:blog-8733212820664543477.post-86731712950328532062010-10-02T22:25:00.000-05:002010-10-02T22:25:23.027-05:00Impulso Asesino<div class="separator" style="clear: both; text-align: center;"><a href="http://2.bp.blogspot.com/_M4VL_HBl454/TKfzgRpzJnI/AAAAAAAAAdE/YwBqfAlf3MY/s1600/1.jpg" imageanchor="1" style="margin-left: 1em; margin-right: 1em;"><img border="0" height="320" src="http://2.bp.blogspot.com/_M4VL_HBl454/TKfzgRpzJnI/AAAAAAAAAdE/YwBqfAlf3MY/s320/1.jpg" width="240" /></a></div><div style="text-align: center;"><span class="Apple-style-span" style="font-size: x-small;"><span class="Apple-style-span" style="color: #666666;">Mi cuaderno musical de Bach. Para agrandarla, dar click en la imagen.</span></span></div><br />Tuve un impulso asesino. Entonces las ganas no me faltaban, sólo el arma.<br /><br />A veces dibujo, sobre todo cuando no tengo otra defensa de mí misma.<br /><br />Luego llegó la calma. Pero el impulso en ocasiones, persiste.Darinka Rodríguezhttp://www.blogger.com/profile/12652180934668954358noreply@blogger.com6tag:blogger.com,1999:blog-8733212820664543477.post-12097969774856067462010-09-22T03:05:00.002-05:002010-09-22T17:22:45.608-05:00Amar en ayunas: Cien años en la UNAM.El gastado alegato de quienes dicen que saben es que el desayuno es el alimento más importante del día. ¿En qué consiste el alimento primero que lo hace tan importante? Yo siempre fui a la escuela en las mañanas y no hubo una sola en que haya llegado a la primera clase –todas comenzaron religiosamente a las siete de la mañana- con algo más que unos sorbos de café y un cigarrillo.<br /><br /><div class="separator" style="clear: both; text-align: center;"><a href="http://2.bp.blogspot.com/_M4VL_HBl454/TJm4D0DPjWI/AAAAAAAAAc0/N_ANfTQ41C4/s1600/logoUNAM.jpg" imageanchor="1" style="clear: left; float: left; margin-bottom: 1em; margin-right: 1em;"><img border="0" height="320" src="http://2.bp.blogspot.com/_M4VL_HBl454/TJm4D0DPjWI/AAAAAAAAAc0/N_ANfTQ41C4/s320/logoUNAM.jpg" width="285" /></a></div>La historia de mis ayunos escolares comenzó en 2003, cuando entré a la Escuela Nacional Preparatoria: la número seis, la de Coyoacán. Mi mamá ya no se desgastaba en discusiones de tercos: no habría de desayunar ni sortear mis ascos matutinos aunque el yogurt fuera del sabor más exquisito o el cereal tuviera azúcar.<br /><br />Y es que sólo con la panza vacía tenía la certeza de estar recibiendo –amén de la cursilería que estoy a punto de pronunciar- el alimento preciso de los siempre hambrientos: la clase de física o la de Lógica en cuarto año; la de Etimologías o Literatura Universal en quinto; la hermosa clase de problemas sociales de México o de Sociología en sexto. Pasado el trance, entonces sí ya me podía empacar un sándwich, unas burritas o cualquier golosina con un café del Jarocho.<br /><br />Poco importaba la densidad de los caminos para llegar a las clases, ni la espesura de la madrugada postrera que amanecía siempre en el salón de clases, el insomnio impuesto de los estudiantes, o la prisa perpetua que padece el que asiste a la UNAM, ya en su modalidad de bachillerato o en la licenciatura.<br /><br />Recuerdo con una felicidad casi absoluta todo lo vivido en esa escuela, con todo y su positivismo metódico que ve ciencia a la vuelta de la esquina: empezaba entonces mi carrera como universitaria y nada me entusiasmaba más que alimentarme de ideas por las mañanas en la escuela, embriagar mis sentidos de lecturas incesantes por las tardes y la prisa de terminar la tarea por las noches.<br /><br />Con todo, nunca fui una buena alumna. Llegado el momento de escoger licenciatura y campus, mis inconsistencias en la preparatoria prolongaron mis caminos de Coyoacán hasta el mismísimo municipio de Netzahualcóyotl: el papel era irrefutable: estudiarás en la FES Aragón y hazle como quieras.<br /><br />Es este momento del relato y su ubicación en la línea del tiempo son lo que pretenden darle sentido a este post. Si usted cree que hablaré de la grandeza de la Universidad Nacional Autónoma de México sustentado en el preludio cursi que hice sobre mis épocas preparatorianas, mejor deje de leer. Seré merecidamente cruel como lo ha sido mi historia en la época de la licenciatura.<br /><br />A Aragón también llegaba irremediablemente en ayunas, a correr por los pasillos con torpeza y en ocasiones no llegar a tiempo por que el metro se venía parando u otros accidentados sucesos en el camino.<br /><br />En Aragón hubo veces en me quedé con hambre, porque al profesor en turno le venía en gana no llegar a la escuela sin siquiera pretextar excusa alguna o porque mi espíritu llegó a prescindir de esos mendrugos de desayuno que me daba en sus salones: comparado con lo que había vivido en la prepa y las portentosas voces que me llenaban el alma, nada podía saciarme, mucho menos los desplantes despóticos de ciertos individuos que ostentan el titulo de universitarios para ocultar su monstruoso traje de mediocridad.<br /><br />En tercer semestre, sucumbí: confieso que soy una desertora de la Universidad, la misma que hoy todos elogian a cien años de su fundación como la casa de estudios nacional. Me fui, me fui, me fui… dolorosamente huí de los rumbos aragoneses. Si regresé fue porque me fui a otra universidad que me estaba matando de hambre y fustigándome con superficialidades y atenciones gazmoñas. Regresé también a que me lapidaran hasta hoy bajo el yugo de la indiferencia.<br /><br />No hablo sólo de la larga distancia que tengo que recorrer para llegar a la que hasta hoy ha sido mi escuela, sino el desinterés y el olvido que se vive. Argumentarán las autoridades que los alumnos de las instituciones descentralizadas de Ciudad Universitaria reciben la misma atención, pero mi experiencia dice lo contrario.<br /><br />Quienes hayan compartido aulas conmigo, particularmente en la carrera de Comunicación y Periodismo no me dejarán mentir: uno pierde cualquier mendrugo de ánimo al llegar a un salón que lleva días sin que una mano perezosa pase de mala gana una escoba para quitar un poco del polvo fino que cubre a las escuelas; cuando un cúmulo de desechos estudiantiles se posa nauseabundo, asqueroso y hediondo en alguna esquina del aula o cuando tienes que deambular por todos los pasillos buscando un baño con agua para ponerle fin a las necesidades, producto final de un vaso gigante de café que tomaste en la mañana para despertar a tu cruel realidad: salones sucios, instalaciones descuidadas y sanitarios sin agua.<br /><br />Pero tampoco puedo ser ingrata con la FES. En sus pasillos encontré profesores tan sabios como generosos y alumnos tan dedicados como brillantes, menos frecuentes, eso sí, pero refulgentes en el lecho seco de un río que se empeña en fluir pese a la precariedad.<br /><br /><div class="separator" style="clear: both; text-align: center;"><a href="http://3.bp.blogspot.com/_M4VL_HBl454/TJm4bD37qzI/AAAAAAAAAc8/0pjF6v9Vx8A/s1600/100_9213.JPG" imageanchor="1" style="margin-left: 1em; margin-right: 1em;"><img border="0" height="238" src="http://3.bp.blogspot.com/_M4VL_HBl454/TJm4bD37qzI/AAAAAAAAAc8/0pjF6v9Vx8A/s320/100_9213.JPG" width="320" /></a></div><div style="text-align: center;"><span class="Apple-style-span" style="font-size: x-small;">Aquí, con mi hermano Francisco en la escuela, casi al final</span>.</div><br />Celebro sí, los cien años de una institución pública con inconsistencias y deficiencias que he vivido desde adentro y que aún hoy tengo que padecer por no haber concluido mis créditos y con toda la legitimidad que me da el ser alumna. Mala alumna, tal vez, pero preocupada después de todo, por mi alma máter.<br /><br />Enumero los defectos de mi facultad, no con el ánimo punitivo de quien quiere joder a sabiendas de lo recibido, ni tampoco por empañar el esplendor de las fiestas centenarias de mi universidad. Escribo este post porque sé lo que es amar en ayunas a la Universidad Nacional Autónoma de México.<br /><br />Es amar a la universidad no desde el centro -en C.U.-, pero sí desde muy adentro en Aragón; amar a la universidad aunque su trato en la licenciatura no haya sido más que de indiferencia; amar a la universidad como es y no como la que nunca ha sido. Amar a <u>mi universidad</u> porque me alimenta el espíritu estando en ayunas, aunque calle lo que la raza pregona.<br /><br /><br /><div style="text-align: center;"><object height="385" width="480"><param name="movie" value="http://www.youtube.com/v/n17NdgFiWqg?fs=1&amp;hl=es_ES"></param><param name="allowFullScreen" value="true"></param><param name="allowscriptaccess" value="always"></param><embed src="http://www.youtube.com/v/n17NdgFiWqg?fs=1&amp;hl=es_ES" type="application/x-shockwave-flash" allowscriptaccess="always" allowfullscreen="true" width="480" height="385"></embed></object></div><br /><br />P.S. Este post no concluye aquí, porque hablamos de universalidad. Comenten, deshagan mis argumentos, hagan el favor de comerme viva.<br /><div><br /></div>Darinka Rodríguezhttp://www.blogger.com/profile/12652180934668954358noreply@blogger.com13tag:blogger.com,1999:blog-8733212820664543477.post-12346007148257531932010-07-14T14:24:00.001-05:002010-07-14T14:27:15.771-05:00La importancia de llamarse Darinka<div>Soy hija en línea directa del futbol. Habiendo finalizado la euforia mundialista inmediata y quedándonos apenas con las cenizas de una apasionada aunque insípida Sudáfrica; vengo a contarles una bonita historia futbolera, digna de ser comentada como curiosa anécdota en el medio tiempo.</div><div><br /></div><div>Tuve la gracia de nacer justamente un año después del mundial de 1986 en México. Todavía sonaba esa alegre cantaleta: “El equipo tricolor tiene mucho corazón y en la cancha lo demostrará…” en voz de una jubilosa pandilla que hacía poco con la garganta y menos con los pies.&nbsp;</div><div><br /></div><div><br /></div><div><object height="385" width="480"><param name="movie" value="http://www.youtube.com/v/1np1zyi_jts&amp;hl=es_ES&amp;fs=1"></param><param name="allowFullScreen" value="true"></param><param name="allowscriptaccess" value="always"></param><embed src="http://www.youtube.com/v/1np1zyi_jts&amp;hl=es_ES&amp;fs=1" type="application/x-shockwave-flash" allowscriptaccess="always" allowfullscreen="true" width="480" height="385"></embed></object></div><div><br /></div><div>Desde ese entonces ya estaba marcado mi destino. Quiso el acomodo de cromosomas que naciera mujer y la disposición de los días que naciera en junio. Karen ya me llamaba desde antes de que naciera, el problema a debatir al interior de la familia era cuál sería el segundo apelativo de ese bebé que ya tenía nombre en caso de nacer, como finalmente terminó siendo, una niña.</div><div><br /></div><div><span class="Apple-style-span" style="color: orange;"><br /></span></div><div><b><span class="Apple-style-span" style="color: orange;">Primer tiempo: conociendo la cancha</span></b></div><div><br /></div><div>Tuvo mi papá la tremebunda idea de nombrarme Karen Elizabeth… (Este es un buen momento en el relato para espeluznarse). ¿Qué cómo fue que pensó llamarme de ese modo? Supongo que es fácil si nos trasladamos al pensamiento de un hombre de veintiún años viviendo las postrimerías de los ochentas.&nbsp;</div><div><br /></div><div>Y un día (porque en todo buen cuento siempre llega el día) llegó mi tío a la casa con una sonrisa en el rostro y una hermosa propuesta para nombrar a su recién llegada sobrina.&nbsp;</div><div><br /></div><div>Darinka dijo, y al unísono todos respondieron con un largo “¿cómoooo?”. Darinka repitió y la familia entera preguntó nuevamente mientras se rascaban la cabeza de dónde había sacado semejante mote tan singular, insólito y hasta pasado de ordinario.</div><div><br /></div><div>La explicación es tan fácil como cómica, justificada tanto por la época como por las circunstancias y los personajes de esta historia. Aficionado histórico del futbol como muchos millones más en este país, devoto americanista y siempre atento a los resultados de cada torneo, mi tío no fue ajeno a ese mosaico de historias en torno al mundial en 1986.</div><div><br /></div><div>Sepa usted que el director técnico de aquél equipo tricolor era ni más ni menos que el yugoslavo <a href="http://es.wikipedia.org/wiki/Bora_Milutinovi%C4%87">Bora Milutinović</a>, ese simpatiquísimo individuo quien fue además jugador en los Pumas de la UNAM. Pues bien, ese hombre tiene una hija y se llama <a href="http://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-4790">Darinka</a>. Mi tío lo escuchó de la misma boca del entrenador en alguna entrevista y le pareció un magnífico apelativo para su recién nacida sobrina. Tan-tan; he ahí la explicación.</div><div><br /></div><div>Aquéllos curiosos que se han interesado en conocer la historia nominal de quien suscribe estas palabras, siempre suponen de antemano que fue un nombre escogido con premeditación poética y reflexionado no sólo por la disposición fonética, sino pensado además con sumo interés del significado de éste. ¡Qué va! Me llamo Darinka y es un nombre ciento por ciento futbolero.&nbsp;</div><div><br /></div><div><br /></div><div><b><span class="Apple-style-span" style="color: orange;">Segundo tiempo: La democracia empieza en casa</span></b></div><div><br /></div><div>Si usted se pregunta por qué fue mi tío quien me nombró y no mi papá, sus cuestionamientos están firmemente sustentados en una tradición histórica corriente. Naturalmente mi padre hizo un respingo al escuchar al osado que quiso llamar de modo tan extraño a su única hija.</div><div><br /></div><div>El Karen ya era inobjetable, así me llamaban todos y punto; lo siguiente fue una breve pero sustanciosa discusión por el segundo nombre. Que si Karen Elizabeth o Karen Darinka… hasta pensaron en registrarme con los tres nombres: Karen Darinka Elizabeth, todo un espanto desde que son tres y ya se sabe que quien tiene tres apelativos se debe casi siempre a que no hubo un cordial acuerdo en casa y todos metieron su cuchara.</div><div><br /></div><div>¿Cómo decidir, entonces? Diríase, como en cualquier partido de futbol, que un volado es la forma más democrática de decisión o la técnica comodina de dejar en manos del azar lo que no somos capaces de determinar. Si usted piensa que lo dejaron a un volado, cae usted en un segundo o hasta un tercer error. Lo cierto es que se lavaron las manos y le dejaron la responsabilidad ni más ni menos que al azar más ocurrente del que pudieron echar mano.</div><div><br /></div><div>Un juego de poker fue el accidentado comisionado de escoger mi nombre. Y ya sabrá usted quién ganó…</div><div><br /></div><div><br /></div><div><br /></div><div class="separator" style="clear: both; text-align: center;"><a href="http://2.bp.blogspot.com/_M4VL_HBl454/TD4NUdRkwnI/AAAAAAAAAck/glfowTyhCow/s1600/Pique.jpg" imageanchor="1" style="clear: left; float: left; margin-bottom: 1em; margin-right: 1em;"><img border="0" height="200" src="http://2.bp.blogspot.com/_M4VL_HBl454/TD4NUdRkwnI/AAAAAAAAAck/glfowTyhCow/s200/Pique.jpg" width="183" /></a></div><div><br /></div><div><br /></div><div><b><span class="Apple-style-span" style="color: orange;">Tiempos extras: de la mano de Dios a sus regalos</span></b></div><div><br /></div><div>Yo no supe qué significaba mi nombre hasta hace algunos años. Mi tío sabía, claro está, pero nunca se le dio la gana decirme. Darinka significa en yugoslavo regalo de Dios.&nbsp;</div><div><br /></div><div>Veintitrés años y seis copas mundiales después sabemos que Yugoslavia ya no existe con ese nombre sino con el de Serbia y su perpetuo Belgrado; que <a href="http://www.youtube.com/watch?v=6VXbqA1YRqY">la mano de Dios</a> apareció en el mundial del 86 en el estadio azteca y que el regalo de Dios (supuestamente) cayó en mi casa un año después.</div><div><br /></div><div>Pero Dios es mucho menos frecuente que otras diabólicas apariciones. Y en este caso, quién sabe si fue una mano de Dios o del diablo la que hizo ganar a mi tío ese juego de poker y por la que me llamo como me llamo.&nbsp;</div><div><br /></div><div>Así que me llamo Darinka y le voy a los Pumas.&nbsp;</div><div><br /></div>Darinka Rodríguezhttp://www.blogger.com/profile/12652180934668954358noreply@blogger.com19tag:blogger.com,1999:blog-8733212820664543477.post-5754841946340246212010-06-18T13:06:00.007-05:002012-06-18T12:25:23.978-05:00El terrible vicio de subrayar los libros.<div style="text-align: center;"><br /></div><a href="http://2.bp.blogspot.com/_M4VL_HBl454/TBu2IwehRBI/AAAAAAAAAb0/YYZIoFr0rlQ/s1600/180620101827.jpg" onblur="try {parent.deselectBloggerImageGracefully();} catch(e) {}"></a><br /><div>Días como éstos, envueltos de espesas nubes y amenazando siempre lluvia, son propicios para el recogimiento. Días como éstos, justamente hace unos siete años, cuando apenas iba en prepa y la lluvia me escupía sus verdades como dolorosas agujas en la nuca, cayó en mis manos el primer libro de <a href="http://www.elpais.com/articulo/reportajes/nino/leyo/entender/leia/elpepusocdmg/20070121elpdmgrep_9/Tes">José Saramago</a>:<i> El Hombre Duplicado</i> rezaba aquella reseña en el periódico días antes de que vinieran a regalármelo envuelto en papel estraza y sin moño. </div><div><br /></div><div>Quién sabe entonces por qué me empeñé en conseguir un libro del que no tenía mayor certeza que lo que algún desconocido habría escrito en esa lacónica brevedad casi obligatoria del apartado de libros en los diarios. </div><div><br /></div><div>Lo recuerdo entonces, por ser el primero y por cómo me embelesó al grado de devorar ulteriormente unos diez libros del mismo dichoso autor. Hago esta referencia no con un vanidoso afán de presumir cuánto he leído, porque en el mismo empeño se me puede ir la boca; sino como la observación más humilde que se puede hacer a quien escribe: lo he leído por largas horas, he visto con sus ojos, se me ha enredado el pensamiento tras las palabras, he cargado su nombre en la mochila.</div><div><br /></div><div>Hoy desperté con ese sobresalto incierto de la muerte distante. La noticia llegó a mi celular, lapidaria y fulminante: Saramago se fue. El remitente es un ser tan amado como inoportuno... Qué modo de despertar ha sido éste… Supongo que lo mandó a sabiendas de mi gusto, ese que se volvió casi un disgusto al saberlo muerto.</div><div><br /></div><div>En un pasado aún más lejano de cuando comencé a leerlo, cuando aún medía metro y medio y asistía a la primaria, mi mamá y yo nos encontramos a Saramago en el Zócalo a la llegada de los zapatistas. Creo que tenía como diez años en las postrimerías del siglo ese y no tenía ni idea de quién era aquel señor de abundantes y despeinadas cejas. Y al verlo, mi mamá se acercó y fuimos las primeras y las únicas en recibir su firma en un ejemplar especial de la revista Proceso. Supongo que al verme tan pequeña tuvo un gesto de amabilidad medio indiferente, vayan ustedes a saber. Y mi mamá me regaló el ejemplar desde entonces y no conocí su escritura sino mucho después. Hoy guardo esa firma como la prueba fehaciente de que un día me lo topé; pobre niña frente a tamaña personalidad. </div><div><br /></div><div><span class="Apple-style-span" style="-webkit-text-decorations-in-effect: underline; color: #0000ee;"><img alt="" border="0" id="BLOGGER_PHOTO_ID_5484177232821830674" src="http://2.bp.blogspot.com/_M4VL_HBl454/TBu2IwehRBI/AAAAAAAAAb0/YYZIoFr0rlQ/s400/180620101827.jpg" style="cursor: pointer; display: block; height: 300px; margin-bottom: 10px; margin-left: auto; margin-right: auto; margin-top: 0px; text-align: center; width: 400px;" /></span></div><div style="text-align: center;"><span class="Apple-style-span" style="font-size: x-small;">Detalle de mi autógrafo de José Saramago</span></div><div><br /></div><div><br /></div><div><br /></div><div>*** </div><div><br /></div><div>Pocas veces he tenido este vahído sulfuroso de cuando muere a quien se lee. Casi todos los escritores que admiro de antemano los sé muertos; así me evito tener que escudriñar en la memoria aquéllas cosas que me legaron y que por natural consecuencia, se ven reflejadas en estas palabras. </div><div><br /></div><div>Y me he topado, claro está, con un cúmulo interminable de elogios y críticas. Pero por muchos juicios contrarios que pude llegar a leer, mi afición por sus textos nunca disminuyó. No podría renegar de aquél que me hizo gastar tantas horas de modo tan apacible e hizo de una maraña de letras en los ojos, un panfleto de dichas encuadernadas. </div><div><br /></div><div>Bien podría tapizar este post con un montón de sentencias del portugués, porque soy tremendamente mal educada y tengo la infausta costumbre de subrayar (con lápiz, justifico) los enunciados que me vienen en gana. El triste hábito de la torpe memoria, supongo. Recuerdo que leí en uno de esos libros, hoy no recuerdo bien cuál; a Saramago diciendo que subrayar los libros es decir “fíjate, hombre: aquí hay algo importante”. </div><div><br /></div><div><br /></div><div>***</div><div><br /></div><div>Inhumano es no opinar, porque opinando y sólo opinando se oponen los pensamientos. Fue una de mis grandes influencias, aunque no en pocas ocasiones estuve en desacuerdo. Y no recuerdo momento en que no tuviera opinión.</div><div><br /></div><div>Hoy aquí, con este embargo acumulado que traigo desde quién sabe cuándo, pensé también que me hace falta un perro que enjugue mis lágrimas. Y se me acumuló esto… </div><div><br /></div><div>Me faltó conseguir su libro de poesía, ese que nunca pude comprar por barato. Y me faltó terminar<i> Caín</i> porque lo dejé a medias por descuidarme en la vida. Y me faltó hacer un par de reseñas más sustanciosas de sus libros.</div><div><br /></div><div>Y me faltó también memoria para recordar un poco más. Pero ya afilé mi lápiz para seguir con esa exasperante manía de subrayarlo… es que no encontré mejor modo de evocarlo. </div><div><br /></div><div>q.e.p.d.</div><div><br /></div>Darinka Rodríguezhttp://www.blogger.com/profile/12652180934668954358noreply@blogger.com6tag:blogger.com,1999:blog-8733212820664543477.post-83500332530484863082010-06-05T23:09:00.006-05:002010-06-05T23:22:10.097-05:00Las luces que no se extinguen.<div style="text-align: center;"><span class="Apple-style-span" style="font-size: small;"><br /></span></div><span class="Apple-style-span" style="font-size: small;"><a onblur="try {parent.deselectBloggerImageGracefully();} catch(e) {}" href="http://3.bp.blogspot.com/_M4VL_HBl454/TAsgegBnYKI/AAAAAAAAAbc/F2r6eKc8wSQ/s1600/050620101731.jpg"></a></span><div style="text-align: right;"><span class="Apple-style-span" style="font-size: small;">A los niños fallecidos el 5 de junio de 2009 en el incendio en la guardería ABC en Hermosillo</span></div><div style="text-align: right;"><span class="Apple-style-span" style="font-size: small;">A los niños que sobrevivieron.</span></div><div style="text-align: right;"><span class="Apple-style-span" style="font-size: small;">A los que nos quedamos. </span></div><div><br /></div><div><br /></div><div><span class="Apple-style-span" style="color: rgb(0, 0, 238); -webkit-text-decorations-in-effect: underline; "><img src="http://3.bp.blogspot.com/_M4VL_HBl454/TAsgegBnYKI/AAAAAAAAAbc/F2r6eKc8wSQ/s400/050620101731.jpg" border="0" alt="" id="BLOGGER_PHOTO_ID_5479509079991214242" style="display: block; margin-top: 0px; margin-right: auto; margin-bottom: 10px; margin-left: auto; text-align: center; cursor: pointer; width: 300px; height: 400px; " /></span></div><div><span class="Apple-style-span" style="color: rgb(0, 0, 238); -webkit-text-decorations-in-effect: underline; "><br /></span></div><div style="text-align: center;"><br /></div><div>Ciertas heridas no cicatrizan pese a la indiferencia más monstruosa.</div><div>La luz de esos espíritus, los que se extinguieron y los que persisten;</div><div>el fulgor de quienes ya no están llegó hasta esta ciudad.</div><div><br /></div><div>El olvido ha puesto un semblante institucional de indiferencia oficial,</div><div>de insensibilidad gubernamental y desdén burocrático. </div><div><br /></div><div>Pero hay quien los conserva en la memoria,</div><div>como trozos de dicha que se ha ido,</div><div>como quien sabe que el cielo aguarda</div><div>y en la tierra habrá quien no guardará silencio.</div><div><br /></div><div>Por ellos, por los niños de Hermosillo.</div><div>No hay una despedida, sino un recibimiento eterno en el corazón.</div><div><br /></div><div>Son éstas las cosas que no deben de olvidarse.</div><div>Son éstos los sucesos que no deberán de repetirse.</div><div><br /></div><div>Y aunque estamos en apariencia distantes</div><div>nos une la misma sed. De justicia. De Paz. De sosiego.</div><div><br /></div><div>Para ellos. Por ellos. </div><div><br /></div><div><span class="Apple-style-span" style="color: rgb(0, 0, 238); -webkit-text-decorations-in-effect: underline; "><img src="http://1.bp.blogspot.com/_M4VL_HBl454/TAshR_SkzLI/AAAAAAAAAbk/6uH9k3Cm5jU/s400/050620101738.jpg" border="0" alt="" id="BLOGGER_PHOTO_ID_5479509964557175986" style="display: block; margin-top: 0px; margin-right: auto; margin-bottom: 10px; margin-left: auto; text-align: center; cursor: pointer; width: 300px; height: 400px; " /></span></div><div><span class="Apple-style-span" style="color: rgb(0, 0, 238); -webkit-text-decorations-in-effect: underline; "><br /></span></div><div><span class="Apple-style-span" style="color: rgb(0, 0, 238); -webkit-text-decorations-in-effect: underline; "><img src="http://2.bp.blogspot.com/_M4VL_HBl454/TAshsrYWvqI/AAAAAAAAAbs/4Np4_JdFoBc/s400/050620101739.jpg" border="0" alt="" id="BLOGGER_PHOTO_ID_5479510423069179554" style="display: block; margin-top: 0px; margin-right: auto; margin-bottom: 10px; margin-left: auto; text-align: center; cursor: pointer; width: 400px; height: 300px; " /></span></div><div><div style="text-align: center;"><span class="Apple-style-span" style="font-size: x-small;">Vigilia por los niños del ABC. Ángel de la Independencia. Ciudad de México.</span></div><div><br /></div></div>Darinka Rodríguezhttp://www.blogger.com/profile/12652180934668954358noreply@blogger.com3tag:blogger.com,1999:blog-8733212820664543477.post-72082292119704449202010-05-31T01:37:00.004-05:002010-05-31T01:50:21.443-05:00Nocturno ciclista: la alegría de una rodada noctámbula<div style="text-align: center;"><br /></div><a onblur="try {parent.deselectBloggerImageGracefully();} catch(e) {}" href="http://4.bp.blogspot.com/_M4VL_HBl454/TANayTkJ1tI/AAAAAAAAAbU/-IQ9z7VqjBw/s1600/290520101707.jpg"></a><div style="text-align: center;"><br /></div><div>Las mejores celebraciones suceden de noche. El ánimo festivo suele tener una delicadeza única cuando es nocturna y la alegría se multiplica a un exponente casi infinito: conducirse de noche en bicicleta, por las calles del centro con una ligereza inusitada, la magia de quienes se dejan conducir bajo las estrellas por el puro placer de celebrar años de rodadas diurnas. ¿Cómo evitar el guateque sobre ruedas cuando ya los relojes han comenzado a bostezar?</div><div><br /></div><div>Comenzó desde las ocho, pero para el empecinamiento propio de una desvelada sin remedio, las ocho aún siguen siendo horas que tienden su vela hacia la tarde. Llegué al filo de las nueve y media a las calles del centro, colmadas de ciclistas de formas tan variadas como las estrellas consteladas de júbilo. Y había estrellas y había luna, con todo y que la gruesa capa de humo sobre la ciudad apenas si las dejaban asomarse.</div><div><br /></div><div><span class="Apple-style-span" style="color: rgb(0, 0, 238); -webkit-text-decorations-in-effect: underline; "><img src="http://2.bp.blogspot.com/_M4VL_HBl454/TANaREYwYkI/AAAAAAAAAbM/auR-fpwY4oU/s320/290520101705.jpg" border="0" alt="" id="BLOGGER_PHOTO_ID_5477320821094507074" style="display: block; margin-top: 0px; margin-right: auto; margin-bottom: 10px; margin-left: auto; text-align: center; cursor: pointer; width: 320px; height: 240px; " /></span></div><div><span class="Apple-style-span" style="color: rgb(0, 0, 238); -webkit-text-decorations-in-effect: underline; "><br /></span></div><div><br /></div><div>Pero mis mejores estrellas fueron los amigos que me fui encontrando en el camino, amigos que hice mientras rodaba, compañeros del pedal, amistades inconmensurables: <a href="http://twitter.com/Balcondelabici">Ernesto</a>, de Bicitekas y <a href="http://twitter.com/ckuate">Cuauhtémoc</a>, el ckuate.</div><div><br /></div><div>¿Quién mejor que ellos pueden relatarme la alegría de rodar de noche? <a href="http://bicitekas.org/">Bicitekas</a> tiene la saludable costumbre de salir cada miércoles a pedalear por las calles en un intento loable y amable de establecer un espacio en las calles para los no motorizados. Yo, por vulgares cuestiones de trabajo y falta de tiempo no he podido ir con ellos, pero ya estoy planeando un escape… </div><div><br /></div><div>Y al andar, con la noche en los ojos y un ímpetu armonioso en los pies, Ernesto y yo platicábamos sobre la posibilidad de un <a href="http://es.wikipedia.org/wiki/Masa_Cr%C3%ADtica">Critical Mass</a> en las calles del centro. Si bien se han hecho algunos en la Ciudad de México, aún no se ha logrado la convivencia armoniosa entre automovilistas y ciclistas por viejas rencillas y rencores añejos. Pero sepan bien que por ese insensato juego de ver quién gana más espacios en las calles o quién es más poderoso en ellas, muchas vidas <a href="http://www.eluniversal.com.mx/ciudad/101859.html">se han perdido</a>… lo malo es que el ciclista, por su condición, es más vulnerable a salir herido.</div><div><br /></div><div>***</div><div><br /></div><div>Regresemos a las alegrías, que para eso he regresado a este lugar. El recorrido fue breve, pero bastante sustancioso: 2.2. kilómetros de calles vacías. No hay caminos demasiado cortos para los espíritus apasionados y vehementes. </div><div><br /></div><div>La iluminación de los edificios y la suavidad con la que se dibujaban sus sombras me hicieron recordar <a href="http://atomicdarinka.blogspot.com/2009/09/pormenores-de-una-ciclista-amateur.html">Guadalajara </a>y la única ocasión que anduve de noche en bicicleta por unas calles que fueron mías por el simple hecho de haberlas recorrido con tanta pasión.</div><div><br /></div><div>Y es que sólo así, andando y desandando, sucesivamente o en pausas; podemos construir la ciudad sin ese torpe afán de poder ciego al querer controlar las calles. Sea diurno o nocturno, trasnochado o madrugador, el camino es de quien lo anda, ya a pié, en un par o en cuatro ruedas… todos tenemos el mismo derecho de conducirnos por ellas. </div><div><br /></div><div>De noche celebramos, de noche dormimos. Y así, andando en bicicleta nocturna, soñamos el sueño de una ciudad que sabe conducirse con equilibrio por el mundo. </div><div><br /></div><div><span class="Apple-style-span" style="color: rgb(0, 0, 238); -webkit-text-decorations-in-effect: underline; "><img src="http://4.bp.blogspot.com/_M4VL_HBl454/TANayTkJ1tI/AAAAAAAAAbU/-IQ9z7VqjBw/s320/290520101707.jpg" border="0" alt="" id="BLOGGER_PHOTO_ID_5477321392104527570" style="display: block; margin-top: 0px; margin-right: auto; margin-bottom: 10px; margin-left: auto; text-align: center; cursor: pointer; width: 320px; height: 240px; " /></span></div><div style="text-align: center;"><span class="Apple-style-span" style="font-size: x-small;">¡Feliz, feliz!</span></div><div><br /></div><div>P.S. El semestre casi ha terminado. Sírvase de entender este texto como el parteaguas de otros que vendrán a raíz de más horas de sueño y menos de clases. Aquí andaré respondiendo comentarios y demás... o en twitter, como usualmente. ¡Besos a todos!</div><div><br /></div>Darinka Rodríguezhttp://www.blogger.com/profile/12652180934668954358noreply@blogger.com2tag:blogger.com,1999:blog-8733212820664543477.post-58439835526654776882010-03-01T17:15:00.004-06:002010-03-01T17:24:25.978-06:00Y de la bicicleta nació la luz<div style="TEXT-ALIGN: right" align="justify"><span class="Apple-style-span" style="font-size:small;"></span></div><div style="TEXT-ALIGN: right"><span class="Apple-style-span" style="font-size:small;"></span></div><div style="TEXT-ALIGN: right"><span class="Apple-style-span" style="font-size:small;"></span></div><div style="TEXT-ALIGN: right"><span style="font-size:85%;">Nada se compara al simple placer</span></div><div style="TEXT-ALIGN: right"><span style="font-size:85%;">de un paseo en bicicleta.</span></div><div style="TEXT-ALIGN: right"><span style="font-size:85%;"></span></div><div style="TEXT-ALIGN: right"><span style="font-size:85%;">John F. Kennedy</span></div><div style="TEXT-ALIGN: right"></div><p><br /><span style="font-size:78%;">Texto publicado en el blog de <a href="http://tallerdeprensa3.blogspot.com/">Taller de Prensa III </a>de la FES Aragón</span></p><p>Sólo a golpe de pedal se puede abrir un camino. Mucho más, cuando el camino se tiene que abrir paso entre las tinieblas de la ceguera: es andar a ciegas… montado en una bicicleta.<br /></p><p><span class="Apple-style-span" style="COLOR: rgb(0,0,238); webkit-text-decorations-in-effect: underline"><img id="BLOGGER_PHOTO_ID_5443597201301509346" style="DISPLAY: block; MARGIN: 0px auto 10px; WIDTH: 200px; CURSOR: pointer; HEIGHT: 128px; TEXT-ALIGN: center" alt="" src="http://1.bp.blogspot.com/_M4VL_HBl454/S4uK0CvjFOI/AAAAAAAAAZg/VDrSNqEvJNk/s200/Paseo_a_ciegas2.jpg" border="0" /></span><span class="Apple-style-span" style="color:#0000ee;"></span>Organizado por el grupo de ciclistas urbanos Bicitekas y las organizaciones ciudadanas Contacto Braille y Muévete por tu Ciudad, <a href="http://bicitekas.org/?p=163">Paseo a Ciegas</a> tiene el propósito de conducir de manera segura a personas con discapacidad visual en un paseo en bicicleta para personas que han perdido la vista.<br />En punto de las nueve de la mañana comienza la ventura del itinerario, siendo el punto de reunión la glorieta de la Diana. Armados con una carpa, seis bicicletas tándem y herramientas de compostura ciclista, diez miembros Bicitekas esperan la llegada de ellos, los viajeros sin luz.<br />El primero en llegar es Ricardo García Escalera, invidente de 60 años, quien no tuvo que esperar demasiado para que uno de los choferes lazarillos emprendiera la marcha a la vanguardia de la bicicleta doble. Antes de salir se le dan unas breves instrucciones al paseante y a la cuenta de uno, dos y tres… se lanzan a la aventura sobre ruedas.<br /><br /><b><span style="color:#993399;">Aprendiendo a andar en bici tándem</span></b> </p><p><br /><span class="Apple-style-span" style="COLOR: rgb(0,0,238); webkit-text-decorations-in-effect: underline"><img id="BLOGGER_PHOTO_ID_5443597572868604098" style="DISPLAY: block; MARGIN: 0px auto 10px; WIDTH: 150px; CURSOR: pointer; HEIGHT: 200px; TEXT-ALIGN: center" alt="" src="http://3.bp.blogspot.com/_M4VL_HBl454/S4uLJq8DAMI/AAAAAAAAAZo/7t7YKNVM1ZQ/s200/280220101054.jpg" border="0" /></span><span class="Apple-style-span" style="COLOR: rgb(0,0,238); webkit-text-decorations-in-effect: underline"></span>Conducir una bicicleta tándem no es difícil, pero tampoco es una tarea sencilla. Ernesto Corona, integrante de Bicitekas comentó en entrevista que para llevar a cabo este proyecto tuvieron que dar entrenamiento a los choferes. “En realidad empezamos a organizar todo esto desde mediados del año pasado con cursos de sensibilización y prácticas para que todos aprendiéramos a usar bien las bicicletas tándem; pero se nos fue el tiempo y decidimos empezar en enero” comentó.<br />La experiencia del paseo a ciegas se vive desde ambos asientos de la bici. El primer paso es volverse ciego por unos instantes. A oscuras, prescindiendo de la luz con una pañoleta en los ojos, se debe de montar la bici y arrancar según las instrucciones de tu guía. El camino es otro cuando se deja de ver: las vueltas, la trepidación del camino y el acto de pedalear y frenar son acciones que pasan de la simpleza de la cotidianidad a una penumbra vertiginosa. Quien conduce, además de volverse los ojos del viajero, es su guardia.<br />El segundo paso es manejar la bicicleta, de primera instancia con alguien que puede ver, a modo de entrenamiento. Hay que prevenir al paseante de los baches, advertirle de las vueltas y de los frenos. Asimismo, el chofer puede describir el entorno: el contingente de policletos o los niños jugando carreritas; el murmullo de una clase de zumba o la afluencia de ciclistas en el camino.<br /><br /><span style="color:#993399;"><b>A rodar el camino</b><br /></span>Del mismo modo que los conductores recibieron adiestramiento previo, quien pasea en el asiento trasero debe conocer las dimensiones del vehículo. “Hay personas que perdieron la vista en su vida, pero las conocieron; hay otros que nacieron con esta discapacidad. A ellos se les debe de presentar la bicicleta, porque nunca la han visto” comentó Ernesto.<br />En el primer grupo se encuentra Jorge Pulido, presidente fundador de Contacto Braille. “Cuando yo veía, de niño, la bicicleta era uno de mis pasatiempos favoritos. La independencia de andar en bicicleta, la velocidad, el viento y la libertad… es insustituible.” Él perdió la vista a causa del glaucoma a los trece años. Ya en su etapa adulta, cuatro años atrás decidió dar un paseo en bicicleta con sus amigos valiéndose de las bicicletas dobles. Así nació Paseo a Ciegas: del deseo irrefrenable de libertad pese a las limitaciones. <a onblur="try {parent.deselectBloggerImageGracefully();} catch(e) {}" href="http://1.bp.blogspot.com/_M4VL_HBl454/S4uLxZsKEgI/AAAAAAAAAZ4/eJGlZVq-YiA/s1600-h/280220101052.jpg"><img id="BLOGGER_PHOTO_ID_5443598255433323010" style="FLOAT: right; MARGIN: 0px 0px 10px 10px; WIDTH: 200px; CURSOR: pointer; HEIGHT: 150px" alt="" src="http://1.bp.blogspot.com/_M4VL_HBl454/S4uLxZsKEgI/AAAAAAAAAZ4/eJGlZVq-YiA/s200/280220101052.jpg" border="0" /></a><a onblur="try {parent.deselectBloggerImageGracefully();} catch(e) {}" href="http://1.bp.blogspot.com/_M4VL_HBl454/S4uK0CvjFOI/AAAAAAAAAZg/VDrSNqEvJNk/s1600-h/Paseo_a_ciegas2.jpg"></a><br /><br />Caso aparte se encuentra el pequeño Humberto, de tan sólo diez años, quien nació con discapacidad visual. Llegó de la mano de su mamá y fue Amaranta, biciteka también, quien le mostró la bicicleta que habría de montar, recorriendo el asiento, tocando los pedales, y reconociendo el manubrio con las manos. Y a la misma cuenta de tres, Humberto iluminó los ojos de quienes lo miraron con su sonrisa.<br /><br /><br /><br /><br /><b><span style="color:#993399;">La limitación primera: el hombre</span></b><br /><br /><span class="Apple-style-span" style="COLOR: rgb(0,0,238); webkit-text-decorations-in-effect: underline"><img id="BLOGGER_PHOTO_ID_5443597924795647458" style="FLOAT: left; MARGIN: 0px 10px 10px 0px; WIDTH: 150px; CURSOR: pointer; HEIGHT: 200px" alt="" src="http://1.bp.blogspot.com/_M4VL_HBl454/S4uLeJ9_heI/AAAAAAAAAZw/YH7VR6bt06M/s200/280220101049.jpg" border="0" /></span> De acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), en México, un millón 795 mil personas tiene alguna discapacidad, 26% de ellas visual. Considerada por organismos internacionales como la segunda discapacidad más inhabilitante, la baja visión afecta a 467 mil personas en Nuestro país, de un total de poco más de 700 mil discapacitados visuales.<br /><br /><br />Pero el primer obstáculo para ellos no es su ceguera, sino la de los demás.<br /><br />Este domingo fue particularmente difícil poder rodar por Paseo de la Reforma para los ciclistas ciegos y sus choferes lazarillos debido a la grabación del filme “Espacio interior”, para lo cual establecieron su locación a mitad de la avenida.<br /><br />Miembros de la Secretaría de Gobierno del Distrito Federal trataron de impedir el paso a cualquier ciclista por la avenida y obligaban al paso por la banqueta, violando así la Ley de Tránsito para el ciclista, el cual establece que no se puede andar en bicicleta por las aceras.<br /><br />Encarando a los ciclistas, tres representantes del GDF –cuyo nombre no quisieron revelar- se presentaron en la carpa para advertir de modo prepotente que no podían circular por el tramo de Reforma que comprende de la glorieta de la Diana al Ángel de la Independencia.<br /><br />-No vas a pasar por ahí - sentenció amenazante el empleado.<br />-Vamos a pasar por ahí, porque es espacio público –argumentaron los Bicitekas ante la afrenta.<br />-Están grabando la película…<br />- Tú estás completo, tienes todo. Ponte a pensar lo que es no poder ver, vivir hasta casa del diablo y que una sola vez te dieran la oportunidad de andar en bicicleta y que una bola de güeyes te digan ‘no, no puedes pasar porque vamos a filmar en espacio público’. Y no nada más somos nosotros, todos. –replicó Ernesto Corona.<br /><br />Y terminó la discusión, pero impidieron el paso finalmente, cruzando vallas metálicas de un lado a otro de la calle, finalizando tristemente el paseo dominical.<br /><br />De cegueras sabe bien Ricardo García, quien tras haber concluido su recorrido comenta que incluso el arribo a Reforma es complicado. “Hoy es la primera vez que vengo, pero llega uno de verdad a ciegas, porque no hay nadie que nos sepa decir dónde está ubicado el paseo”.<br /><br /><br /><span class="Apple-style-span" style="COLOR: rgb(0,0,238); webkit-text-decorations-in-effect: underline"><img id="BLOGGER_PHOTO_ID_5443599421400704130" style="DISPLAY: block; MARGIN: 0px auto 10px; WIDTH: 200px; CURSOR: pointer; HEIGHT: 150px; TEXT-ALIGN: center" alt="" src="http://3.bp.blogspot.com/_M4VL_HBl454/S4uM1RQcZII/AAAAAAAAAaA/p3wJ-1-ium0/s200/280220101057.jpg" border="0" /></span><br /><span class="Apple-style-span" style="color:#0000ee;"><br /></span><br /><span style="color:#993399;"><b>Este cuento no ha terminado…</b><br /></span>El camino no se cierra aunque el camino esté cercado, y eso lo saben bien los integrantes de Paseo a Ciegas. “La siguiente semana estaremos aquí, como hemos estado siempre, exigiendo que los espacios públicos sean para todos: autos, bicicletas y peatones” señaló Rodrigo, biciteka también desde hace dos años.<br /><br />Este proyecto inició con apenas dos bicicletas tándem y hoy, gracias a la contribución de grupos ciclistas como Tlatilkas, Bicirrosis y Bici Cerdos, ya son seis los vehículos disponibles y diez choferes capacitados para pasear a cualquier discapacitado visual de manera gratuita.<br /><br />Cada una de las bicicletas dobles oscila en un precio de 4 mil a 7 mil pesos en el mercado, siendo las más caras las más funcionales por tener un cuadro bajo, para uso más seguro de ciclistas de baja estatura.<br /><br />Para continuar, además de bicicletas, choferes y paseantes, requieren visión: la de aquéllos que, capacitados para ver el mundo, tengan también los ojos bien abiertos para observar las necesidades de una minoría: los ciegos, que también son humanos y también andan en bicicleta.<br /><br /><br /><a href="http://www.contactobraille.com/">http://www.contactobraille.com/</a><br /><br /><a href="http://www.bicitekas.org/">http://www.bicitekas.org/</a><br /><br /><a href="http://www.muevetextuciudad.org/">http://www.muevetextuciudad.org/</a> </p>Darinka Rodríguezhttp://www.blogger.com/profile/12652180934668954358noreply@blogger.com5tag:blogger.com,1999:blog-8733212820664543477.post-72057339730075084112010-02-27T20:55:00.005-06:002010-02-27T21:12:59.184-06:00La insoportable brevedad del tweet<a onblur="try {parent.deselectBloggerImageGracefully();} catch(e) {}" href="http://4.bp.blogspot.com/_M4VL_HBl454/S4neuKT4EcI/AAAAAAAAAZU/OlkYAOjnHfw/s1600-h/estrellas.jpg"></a><span style="font-weight:bold;">1. Al buen entendedor…</span><br />Es el diablo. Prescinde del sueño, se crispa, se alimenta de sí mismo… Es el artificio del rumor, brevísimo cuentacuentos, hacedor de aforismos, sentencial y contundente. A algunos pusilánimes, hasta <a href="http://impreso.milenio.com/node/8725469">miedo</a> les da y otros igual de imbéciles ya lo creen <a href="http://impreso.milenio.com/node/8716564">en crisis</a>.<br /><br />Una porción significante de personas dilapidamos nuestras horas en tuitah; algunos por ocio, otros por razones mucho más encomiables.<br /><br />No es gratuito el descuido de una de mis bicicletas, este blog caído en desuso por la ociosidad de ésta, su dispersión con patas, quien suscribe estas palabras para contarles cómo se ha gastado las madrugadas en twitter.<br /><br />En ese inmerso salón que es el timeline, donde confluyen la sensatez y la trivialidad para tomar café, hacen falta sólo 140 caracteres. En ellos se suscriben vidas y murmullos, tratados en fragmentos y fotografías encriptadas, poemas como mariposas y secretos en clave de fa.<br /><br />Escritura lacónica y festín de brevedades. Es twitter.<br /><br />Aunque de pronto sentí la imperiosa necesidad de volver a mi vieja bicicleta tras dos meses de merecidas vacaciones.<br /><br /><br /><b>2. Apología de las estrellas</b><a onblur="try {parent.deselectBloggerImageGracefully();} catch(e) {}" href="http://4.bp.blogspot.com/_M4VL_HBl454/S4neuKT4EcI/AAAAAAAAAZU/OlkYAOjnHfw/s1600-h/estrellas.jpg"><img src="http://4.bp.blogspot.com/_M4VL_HBl454/S4neuKT4EcI/AAAAAAAAAZU/OlkYAOjnHfw/s200/estrellas.jpg" border="0" alt="" id="BLOGGER_PHOTO_ID_5443126509277024706" style="float: right; margin-top: 0px; margin-right: 0px; margin-bottom: 10px; margin-left: 10px; cursor: pointer; width: 200px; height: 150px; " /></a><span style="font-weight: bold; "></span><span style="font-weight: bold; "></span><span style="font-weight: bold; "></span><a onblur="try {parent.deselectBloggerImageGracefully();} catch(e) {}" href="http://1.bp.blogspot.com/_M4VL_HBl454/S4nc-acYsNI/AAAAAAAAAZM/wQRno40I2_Q/s1600-h/estrellas.jpg"><br /></a>Gómezdelasernas, Cioranes y Lichtenbergs habrían alucinado twitter. O lo habrían amado, qué se yo.<br /><br /><a href="http://ellatienehambre.blogspot.com/">Pelo</a> ha dicho muy bien lo que es favoritear tweets <a href="http://ellatienehambre.blogspot.com/2010/02/sobre-las-estrellitas-en-tuitah.html">por acá</a>. Cierto es que gracias a ella y a su banda trasnochada, las madrugadas se me han llenado de estrellas. Y no hay más que decir.<br /><br />Es una silenciosa deferencia del entendimiento.<br /><br /><br /><b><br /></b><div><b><br /></b></div><div><b>3. No se hagan bolas</b><br />Que algunos zopencos lo satanicen y lo categoricen bajo la etiqueta del miedo es un trabajo de la ociosidad periodística. En ciertos círculos llevan semanas discutiendo si se puede tomar como fuente de información.<br /><br />Es fácil decirlo: no, no lo es. Twitter es la explanada del murmullo, de los rumores sin confirmar y de la ligereza del chisme. No hace falta estudiar periodismo para entenderlo.<br /><br />Tuitah no es un medio y que les quede bien claro. Puede usted que me lee, dejar de seguirme o dejar un comentario más tarde, tirarme de a loca o tacharme de tradicionalista.<br /><br />Saben ustedes ya de casos de pifias surgidas de la nada con sus subsecuentes reacciones coléricas. Y el enojo les dio por hacerle demasiado caso a las personas que siguen. Son ellos los únicos culpables de su ira porque legitimaron twitter como medio cuando no lo es.<br /><br /></div><div><br /><b>4. El ingrato oficio de la escritura</b><br />Sí, claro: me la he pasado redactando y leyendo tweets. Como dice <a href="http://twitter.com/aasiain">Asiain</a> en <a href="http://docs.google.com/View?id=dc5vz4p7_33fq6c62jb">este tratado</a>, twitter es un acto de escritura. Pero tras meses de estar en sus filas, a mi inconformidad no le ha bastado twitter.<br /><br />Por eso, cuando quiero ser concisa y entablar un diálogo ligero, escribo <a href="http://twitter.com/atomicdarinka">acá</a>, porque es el espacio en que mi inmediatez se regodea; cuando creo que me hace falta un poco más de espacio uso <a href="http://atomicdarinka.tumblr.com/">Tumbrl</a> (o como diría el <a href="http://lelrufianmelancolico.blogspot.com/">Rufián</a>, la necesidad urgente de querer decir algo) y finalmente, mi bicicleta que es este blog, el que dejé un par de meses olvidado debajo de la cama donde descansan mis pensamientos.<br /><br />Esa es la razón. Pero puede usted pensar, si es que le viene en gana, que a mi holgazanería le gusta tener varios espacios donde recrearse.<br /><br />Se lo dejo a su criterio.<br /><br />***<br /><br />De las madrugadas estrelladas o las tardes de sordo debate, de las ganas de entablar conversación o cómo nos llegan las novedades desde el otro lado del mar. De twitter, el diablo que no duerme y su insoportable brevedad, porque en ella se encierra un mundo que se deja vivir a unos y a otros no tanto.<br /><br />Sírvase de entender este post como la advertencia de mi regreso a blogger. Tengo varios cuentos atorados y un cúmulo de anécdotas que se me arremolinan en los dedos.<br /><div><br /></div><div>Si no ha entendido nada de lo dicho en este post, sáquese un twitter, no sé que está esperando.</div><div><br /></div></div>Darinka Rodríguezhttp://www.blogger.com/profile/12652180934668954358noreply@blogger.com8tag:blogger.com,1999:blog-8733212820664543477.post-30845463418933405812009-12-18T03:47:00.006-06:002009-12-18T04:11:53.613-06:00Literalgia VI: Cuando las avenidas saben a memoria...<a onblur="try {parent.deselectBloggerImageGracefully();} catch(e) {}" href="http://3.bp.blogspot.com/_M4VL_HBl454/SytQvfdAcGI/AAAAAAAAAZE/fY6rplDFP7E/s1600-h/DSC00421.JPG"></a><br /><a onblur="try {parent.deselectBloggerImageGracefully();} catch(e) {}" href="http://2.bp.blogspot.com/_M4VL_HBl454/SytQEMWgNHI/AAAAAAAAAY8/HiblKGu3GKU/s1600-h/04092009187.jpg"><img style="float:left; margin:0 10px 10px 0;cursor:pointer; cursor:hand;width: 240px; height: 320px;" src="http://2.bp.blogspot.com/_M4VL_HBl454/SytQEMWgNHI/AAAAAAAAAY8/HiblKGu3GKU/s320/04092009187.jpg" border="0" alt="" id="BLOGGER_PHOTO_ID_5416511009808462962" /></a><i><span class="Apple-style-span" style="font-size: small;"><br /></span></i><div style="text-align: right;"><span class="Apple-style-span" style="font-size:small;"><i><span class="Apple-style-span" style="font-size: small;">De las pertenencias empaquetadas, no hubo nada más voluminoso que los recuerdos</span></i>.</span></div><div><br /></div><div><br /></div><div><br /></div><div><br /></div><div>Como si las despedidas no fueran contratiempo suficiente, como si andar el camino por última vez no fuera dificultad dolorosa; esta tarde anduve los recuerdos.</div><div><br /></div><div>Las aceras guardan en su asfalto la imprecisión de lo acontecido en otras épocas. Esas calles no callan: tienen impresas en sus paredes las historias que un día decidieron contarse y basta poner un pié en ellas para que un viento de nostalgia te murmure como en un suspiro, las anécdotas que a golpe de olvido se guardan en los cajones de la desmemoria más cruel.</div><div><br /></div><div>***</div><div><br /></div><div>La travesía de la irrealidad más virtuosa comienza justo donde termina la Zona Rosa y el camino que con tanta premura recorrí. Ya desde la Calle de Liverpool y dejando atrás la glorieta de Insurgentes se deja leer una Darinka corriendo con el corazón en la mano y la euforia en la otra… las tardes vagabundas en las librerías y los reencuentros fortuitos con personas que hoy quiero olvidar. </div><div><br /></div><div>Pero es Paseo de la Reforma la avenida de mis distancias más largas. Se deja escuchar la urgencia de mis tacones corriendo para alcanzar el autobús bajo el yugo aplastante de un horario diurno, corriendo siempre en sentido opuesto al deseo. </div><div><br /></div><div>Es el circuito de las manifestaciones perpetuas, el festejo tricolor en el Ángel, la ciclopista más extravagante, la galería más excéntrica, el tránsito siempre lento y la indiferencia bursátil. Es la rúa de la saudade y la melancolía, porque desde la Diana hasta la Fuente de Petróleos el otoño se hace permanente.</div><div><br /></div><div>Llegué ahí por un descuido de mi destino sureño y tuve que caminar la furia de su bullicio por más de un año de vaivenes y traspiés. Fue en sus banquetas donde me llovió la ternura más amorosa por vez primera y llegué a la oficina escurriendo mi amor y oliendo a la humedad del deseo más incierto; o aquélla tarde aciaga en que la muerte se desplomó de un avión, dejándome desperdigados trozos de humanidad por todo el corredor. </div><div><br /></div><div>En Reforma dejé mis despedidas más sinceras a las personas que más amo y también a las que luego dejé de querer. Siempre me despidieron con dulzura al abordar el camión y hubo manos trémulas que intentaron detenerme en un torpe afán de romper la responsabilidad que se dirige a trabajar. En la esquina de aquélla avenida tuve mi última despedida que pretextó poesía para dejarme el último beso de cotidianidad. Fue frente al Museo de Antropología donde perdí mis lentes y mi hipermetropía se hizo agudeza perenne. </div><div><br /></div><div>Las horas nocturnas se cuentan por montones en ese camino. Por ahí también trasladé mi cansancio a la salida –ora a pié, ora en nube- para encontrarme con un abrazo, para mediar con mis pensamientos nómadas, para teorizar del desconsuelo…</div><div><br /></div><div>De esos viajes traté de quedarme con aquéllos donde mis piés perdían el suelo en una bicicleta o donde mis pasos eran impulsados por una situación idílica, caprichosa e inverosímil.</div><div><br /></div><div>Conservé los trozos de papel donde anoté mi incertidumbre y mis dichas vividas justo ahí, la avenida de las distancias que no se dejan de andar.</div><div><br /></div><div>*** </div><div><br /></div><div><br /></div><span class="Apple-style-span" style="color: rgb(0, 0, 238); -webkit-text-decorations-in-effect: underline; "><img src="http://3.bp.blogspot.com/_M4VL_HBl454/SytQvfdAcGI/AAAAAAAAAZE/fY6rplDFP7E/s320/DSC00421.JPG" border="0" alt="" id="BLOGGER_PHOTO_ID_5416511753670389858" style="float: right; margin-top: 0px; margin-right: 0px; margin-bottom: 10px; margin-left: 10px; cursor: pointer; width: 240px; height: 320px; " /></span><div>Esta ocasión ya me esperaba desde entonces… Desde que paseé mi distracción en bicicleta un domingo cualquiera, o al trasladar mi prisa para llegar siempre tarde a trabajar; desde que erré por los camellones, esperando siempre y tratando de matar la impaciencia de una llegada o caminando con un cinismo orgulloso tras la travesura de una calle. </div><div><br /></div><div>En ese circuito sembré los recuerdos que hoy coseché por ser la última vez que la pisaré con la constancia usual. Leí en cada muro los textos que redacté con la furia de mis puños invernales, con la ligereza de mi pluma en primavera, con papel hojarasca en otoño y tinta de aguacero en verano. </div><div><br /></div><div>Reforma es el texto más extraño que haya tenido que escribir, porque me redacté a mi misma en cada crucero y pormenoricé mis recuerdos en el asfalto para luego recogerlos de la banqueta porque el olvido los quiso atropellar. Reforma es un verso que no se termina de escribir, el párrafo prolongado de lo inimaginado y el borrador infinito de las coincidencias imposibles.</div><div><br /></div><div>Sé que de tarde en tarde volveré a mi Paseo de la Reforma montada en bicicleta sólo para desandar los recuerdos y reescribir el futuro… </div><div><br /></div>Darinka Rodríguezhttp://www.blogger.com/profile/12652180934668954358noreply@blogger.com11tag:blogger.com,1999:blog-8733212820664543477.post-6810788314787790442009-12-12T02:35:00.005-06:002009-12-12T02:44:52.710-06:00A la Villa en bicicleta: la fe pedalea fuerte<div style="text-align: center;"><br /></div><a onblur="try {parent.deselectBloggerImageGracefully();} catch(e) {}" href="http://3.bp.blogspot.com/_M4VL_HBl454/SyNWwUGA8GI/AAAAAAAAAYE/KIpbxbd5E6E/s1600-h/3.jpg"></a><a onblur="try {parent.deselectBloggerImageGracefully();} catch(e) {}" href="http://1.bp.blogspot.com/_M4VL_HBl454/SyNWkLg7XeI/AAAAAAAAAX8/pBxsqS9smYQ/s1600-h/1.jpg"><img style="float:right; margin:0 0 10px 10px;cursor:pointer; cursor:hand;width: 400px; height: 300px;" src="http://1.bp.blogspot.com/_M4VL_HBl454/SyNWkLg7XeI/AAAAAAAAAX8/pBxsqS9smYQ/s400/1.jpg" border="0" alt="" id="BLOGGER_PHOTO_ID_5414266356595645922" /></a><br /><div>Para llegar al Cerro del Tepeyac, no hace falta más que una bicicleta. El volante va bien agarrado de la fe y los pedales son impulsados por el fervor: aún es 11 de diciembre y ya casi son las doce, momento de cantar las mañanitas. </div><div><br /></div><div>Esta noche todos los caminos conducen a La Villa. Con la Lupita a las espaldas, globos y su devoción sobre ruedas, los ciclistas guadalupanos llenaron las calles y en cada pedaleada demostraban al mundo que sus promesas también andan en bicicleta.</div><div><br /></div><div>Ya se dejaban ver desde temprana hora en las avenidas. Las bicis en marcha y la cadencia de esos humildes rayos: velocípedos de panadero, de montaña y los ciclistas más sencillos agarrando camino al santuario guadalupano.</div><div><br /></div><div>*** </div><div><br /></div><div>Aquél que pudo salir de la cama y volver a mover sus piernas, toma su bici para dar gracias a la morenita del Tepeyac. Tras haber pasado por el quirófano, las piernas de Gerardo recobraron la movilidad como por obra de un milagro. Un accidente casi lo dejó inválido y ahora pedalea cada año a modo de agradecimiento. </div><div><br /></div><div><br /></div><div><span class="Apple-style-span" style="color: rgb(0, 0, 238); -webkit-text-decorations-in-effect: underline; "><img src="http://3.bp.blogspot.com/_M4VL_HBl454/SyNWwUGA8GI/AAAAAAAAAYE/KIpbxbd5E6E/s400/3.jpg" border="0" alt="" id="BLOGGER_PHOTO_ID_5414266565057114210" style="display: block; margin-top: 0px; margin-right: auto; margin-bottom: 10px; margin-left: auto; text-align: center; cursor: pointer; width: 400px; height: 300px; " /></span></div><div><br /></div><div>Ahora mismo, Gerardo está tumbado en el suelo, con la imagen de la virgen a espaldas mientras intenta arreglar el estropicio de la cámara en la llanta de la bici de su compadre. Lleva dieciséis años sin faltar a la cita, y agarrar la bicicleta ya es una tradición entre sus amigos y vecinos de Tulyehualco. “Mientras no esté en la cama y la virgencita me permita llegar a su casa, seguiremos andando”. </div><div><br /></div><div>Cierto fervor comodino promueve que el guadalupano también se mueva en bicicleta: Ricardo salió de prisión hace dos meses, y no teniendo más que su bici, se lanzó a dar gracias con ella. “Pues es más rápido ir en bici” me dice, mientras me observa de modo medio burlón. “Ni modo que me fuera a pié” y alarga con pereza la última sílaba, aguardando que la cámara de su llanta quede finalmente parchada.</div><div><br /></div><div>Son pocas las mujeres que andan montadas en bici para ver a la Virgen de Guadalupe. Argelia tomó su bicicleta desde San Juan Ixtayopan en Tláhuac para ir a ver a su morenita. Hizo una pausa justo frente a mi casa para tomar aire y seguir con su camino, pues tiene una promesa que cumplir. No dudó en pedalear de noche hasta llegar a la Basílica. “Es el esfuerzo de todos los que vamos. Por eso nos vamos en bici”. Y antes de arrancar su Benotto nuevamente, se santigua.</div><div><br /></div><div><br /></div><div><a onblur="try {parent.deselectBloggerImageGracefully();} catch(e) {}" href="http://4.bp.blogspot.com/_M4VL_HBl454/SyNW8pYguVI/AAAAAAAAAYM/oZXiNZvvAE4/s1600-h/2.jpg"><img src="http://4.bp.blogspot.com/_M4VL_HBl454/SyNW8pYguVI/AAAAAAAAAYM/oZXiNZvvAE4/s400/2.jpg" border="0" alt="" id="BLOGGER_PHOTO_ID_5414266776930269522" style="display: block; margin-top: 0px; margin-right: auto; margin-bottom: 10px; margin-left: auto; text-align: center; cursor: pointer; width: 300px; height: 400px; " /></a><br /></div><div><br /></div><div>*** </div><div><br /></div><div>Enfilados con cierto desorden, las bicicletas componían la marcha más perfecta para la Guadalupana, como cuando se entonan las mañanitas en una fiesta, donde siempre hay algunos desentonados, cada uno tiene una modulación distinta en la voz y canturrea cada cual con la alegría que le sale de la garganta.</div><div><br /></div><div>De ese mismo modo, justo a la medianoche, las bicicletas en las avenidas cantaron con efusividad y fervor la serenata de cumpleaños: Estas son las mañanitas… pero ninguno de ellos dejó un instante de pedalear. Aunque hubieran de llegar un poco tarde hasta el Cerro de Tepeyac. </div><div><br /></div><div>Será que el esfuerzo del ciclista foráneo es la oración menos dolorosa, pero no por ello menos honesta a la Guadalupe del Tepeyac; que el equilibrio en bicicleta es la evidencia más virtuosa de que llegarán a la Basílica por su causa o que sólo sobre ruedas no se deja de hacer oración. </div><div><br /></div><div>Y es que aún no sé si la fe mueve montañas, pero vaya que moviliza bicicletas. </div><div><br /></div><div><br /></div><div><span class="Apple-style-span" style="color: rgb(0, 0, 238); -webkit-text-decorations-in-effect: underline; "><img src="http://2.bp.blogspot.com/_M4VL_HBl454/SyNX6qnW4II/AAAAAAAAAYU/kngCiH-2Jkg/s400/11122009762.jpg" border="0" alt="" id="BLOGGER_PHOTO_ID_5414267842412863618" style="display: block; margin-top: 0px; margin-right: auto; margin-bottom: 10px; margin-left: auto; text-align: center; cursor: pointer; width: 400px; height: 300px; " /></span></div><div><br /></div>Darinka Rodríguezhttp://www.blogger.com/profile/12652180934668954358noreply@blogger.com11tag:blogger.com,1999:blog-8733212820664543477.post-37350672865485085382009-11-26T03:17:00.004-06:002009-11-26T03:42:02.469-06:00Post Nuevo<a onblur="try {parent.deselectBloggerImageGracefully();} catch(e) {}" href="http://2.bp.blogspot.com/_M4VL_HBl454/Sw5ImL_poRI/AAAAAAAAAXw/kuoEToM6cfw/s1600/nuevo.jpg"><img style="float:right; margin:0 0 10px 10px;cursor:pointer; cursor:hand;width: 240px; height: 320px;" src="http://2.bp.blogspot.com/_M4VL_HBl454/Sw5ImL_poRI/AAAAAAAAAXw/kuoEToM6cfw/s320/nuevo.jpg" border="0" alt="" id="BLOGGER_PHOTO_ID_5408340023410532626" /></a><div>Pocas cosas reemplazan la amena sensación de romper el empaque. Somos los dueños y seremos también los primeros en probar su lozanía. Lo inédito, lo desconocido, la incertidumbre de lo que vendrá, su frescura dispuesta sólo para nosotros. Flamante e insospechado, accidental o premeditado: es lo nuevo. </div><div><br /></div><div>Hablo de esa incertidumbre deleitosa, la seducción de lo efímero, el placer de un estreno, el deleite de la novedad, la efervescencia emergente, la presentación de lo insospechado… </div><div><br /></div><div>De lo nuevo se llenan las planas de los diarios y de novedad se nos colma la boca y los ojos cuando leemos sus páginas. Quien niegue su gusto por la novedad, miente casi siempre. </div><div><br /></div><div>Bajo ese deseo, asistimos a estrenos de películas, esculcamos en las estanterías de novedades en las librerías, esperamos el lanzamiento del siguiente disco, la presentación de obras en la galería, contemplamos con admiración al <i>nuevo</i> en la oficina, estrenamos atuendos casi siempre en ocasiones que por su singularidad lo ameritan, inventamos palabras y las bautizamos como neologismos. ¿Que no nos gusta lo nuevo?</div><div><br /></div><div>Aceptémoslo: nos regodeamos en ese hervor inmediato de la novedad y no sólo eso, sino que especulamos sobre su llegada: todavía no se publica y ya estamos vislumbrando las letras y la temática; aún no lo escuchamos, pero ya adivinamos la tonada; no se ha terminado de cocinar y ya nos saboreamos el manjar. </div><div><br /></div><div>Decía Lipovetsky en su libro<i><a href="http://www.anagrama-ed.es/titulo/A_107"> El Imperio de lo Efímero</a></i>, que de novedad se llenan las estanterías y fundamentamos los preceptos de la sociedad contemporánea en una futilidad de escaparate. He ahí la moda y su bullicio ataviado de seda. Basados en la apariencia, mandamos al diablo la tradición. ¿A quién le importa una tradición cuando se está <i>in</i>?</div><div><br /></div><div>En el terreno de lo personal, las cosas no distan mucho. No hay inquietud más agradable que imaginar el beso del hermoso extranjero; nada más memorable que el momento –esa breve fracción de tiempo- en que supe por primera vez de ti. Nada como el incierto vahído que sentimos cuando conocemos a alguien.</div><div><br /></div><div>Hay quien gusta tanto de la novedad, que está en permanente cambio; su vida se vuelve una veleta atenta a la volubilidad del tiempo y de la época. A esos los llamamos volátiles e inestables, porque están subyugados a esa sensación irrepetible de lo nuevo. Aquél que se queda embelesado con la innovación está condenado no sólo a la futilidad, sino a la apariencia engañosa de lo pasajero y a la fugacidad momentánea. Son los perpetuos insatisfechos.</div><div><br /></div><div>Ahí tiene usted a nuestros legisladores: reformadores permanentes de la ley, siempre con una iniciativa debajo de la manga. Están también los teóricos empecinados en crear conceptos e innovar en la academia. La actualización constante de los sistemas operativos para que al año tengamos que cambiarlo, el lanzamiento de marcas, la fabricación permanente de ideales. Hay quien inclusive ya envasó el olor a auto nuevo. Nos inventamos problemas, proyectamos escenarios, concebimos lo que sigue, lo que sigue, lo que sigue…</div><div><br /></div><div>¿Por qué gustamos tanto de la novedad? ¿Será que el lastre de la civilización occidental es una ligereza desprovista de raíces? ¿Es cierto eso de que la chancla que yo tiro no la vuelvo a levantar? </div><div><br /></div><div>Esa insatisfacción no es nueva y son ya muchas generaciones disgustadas en permanecer. El anhelo y la inquietud quizá sean lo único que se arranciará en nuestro comportamiento. Yo misma vivo de la inmediatez y por eso hoy escribo este post nuevo. En una semana lo supliré con ideas etéreas, frescas y… nuevas. </div><div><br /></div><div><br /></div><div><span class="Apple-style-span" style="color:#663366;">Renovarse o morir</span></div><div><br /></div><div>Que no se me malinterprete, porque no pretendo que carguemos con los vicios añejos para la posteridad. No es mi intención exhortarlos a que se afanen a todo hasta que ese todo se haga un guiñapo. No se trata de morir o matar… Renovarse también implica corregir y depurar. </div><div><br /></div><div>Quiero suponer que el día en que lo nuevo llegue sin esa urgencia de siempre y aparezca como una mutación natural a algo mejor, entonces sí… seremos una civilización renovada.</div><div><br /></div><div><br /></div><div>N.B. Como diría <a href="http://ellatienehambre.blogspot.com/2009/11/baja-en-la-creatividad-postea-tus.html">Pelo</a>... cuando la imaginación me escasea, cito autores. </div><div><br /></div><div><span class="Apple-style-span" style=" white-space: pre; -webkit-border-horizontal-spacing: 8px; -webkit-border-vertical-spacing: 8px; font-family:Arial;font-size:10px;"><div style="width:300px;"><object width="300" height="110"><param name="movie" value="http://media.imeem.com/m/dv4zt55ptY/aus=false/"><param name="wmode" value="transparent"><embed src="http://media.imeem.com/m/dv4zt55ptY/aus=false/" type="application/x-shockwave-flash" width="300" height="110" wmode="transparent"></embed></object><div style="background-color:#E6E6E6;padding:1px;"><div style="float:left;padding:4px 4px 0 0;"><a href="http://www.imeem.com/"><img src="http://www.imeem.com/embedsearch/E6E6E6/" border="0" /></a></div><form method="post" action="http://www.imeem.com/embedsearch/" style="margin:0;padding:0;"><input type="text" name="EmbedSearchBox"><input type="submit" value="Search" style="font-size:12px;"><div style="padding-top:3px;"><a href="http://www.imeem.com/ads/banneradclick.ashx?ep=0&amp;ek=dv4zt55ptY" rel="nofollow"><img src="http://www.imeem.com/ads/bannerad/152/10/" border="0" /></a><a href="http://www.imeem.com/ads/banneradclick.ashx?ep=1&amp;ek=dv4zt55ptY" rel="nofollow"><img src="http://www.imeem.com/ads/bannerad/153/10/" border="0" /></a><a href="http://www.imeem.com/ads/banneradclick.ashx?ep=2&amp;ek=dv4zt55ptY" rel="nofollow"><img src="http://www.imeem.com/ads/bannerad/154/10/" border="0" /></a><a href="http://www.imeem.com/ads/banneradclick.ashx?ep=3&amp;ek=dv4zt55ptY" rel="nofollow"><img src="http://www.imeem.com/ads/bannerad/155/10/dv4zt55ptY/" border="0" /></a></div></form></div></div><br /><a href="http://www.imeem.com/people/kkDWMZU/music/XTklA6Pp/interpol-the-new/">The New - Interpol</a></span></div><div><br /></div>Darinka Rodríguezhttp://www.blogger.com/profile/12652180934668954358noreply@blogger.com11